5 pasos que debes dar antes de tener una relación abierta

Para tener una relación abierta es fundamental que ambos miembros de la pareja estén de acuerdo y que se establezcan con claridad los límites de la misma para no traicionarse

¿Tu pareja y tú habéis hablado sobre la posibilidad de tener una relación abierta? En la actualidad es cada vez más habitual encontrar parejas que optan por una mayor flexibilidad en sus compromisos.

Esta es una tendencia muy común tanto en parejas jóvenes que quieren experimentar sin complicar sus relaciones como en parejas de muchos años que se han aburrido de la cotidianeidad.

En cualquier caso, hay algunos pasos que debéis dar para tener una relación abierta que haga felices a todos y que no traiga complicaciones.

1. Define qué significa tener una relación abierta y qué espera cada uno

Puede parecer sencillo, pero cada persona tiene límites y expectativas que deben quedar bien claras desde el inicio.

Aunque tú creas que tus ideas y valores son iguales a los de tu pareja, daos tiempo para conversar sobre lo que cada uno desea y puede permitir.

Por ejemplo, podrías pensar que tu pareja solo desea la oportunidad de conocer a otras chicas sin incluir sexo o que solo habrá sexo ocasional.

Sin embargo, él podría estar buscando entablar una relación relativamente seria con otra persona y mantener relaciones sexuales con bastante frecuencia.

En temas tan sensibles como la sexualidad es importante que todo quede bien claro:

  • El número de parejas 
  • Si será una relación casual o algo de larga duración
  • Si la otra persona en algún momento conocerá a tu pareja
  • El tiempo que durará la relación abierta
  • Si tú serás prioridad o solo uno más en la vida de tu pareja

Sabemos que poner sobre la mesa todas estas cosas no es sencillo. Por ello, no deberíais tratar de apresurar la conversación ni tomar una decisión inmediata.

Es mejor que dediquéis un mes o más a pensar y hablar sobre estos aspectos.

Te recomendamos leer: El miedo a volver a estar en una relación de pareja

2. Analiza si realmente estás dispuesta a compartir a tu pareja

Cómo fusionar la comunicación en pareja y las nuevas tecnologías

Luego de entender lo que tu pareja quiere, date tiempo para analizar si te parece bien.

  • Algunas personas no tienen problema en que su pareja charle con otras, pero nunca estarían de acuerdo con compartir su sexualidad.
  • Otras están ansiosas por tener una relación abierta para explorar nuevas cosas, juegos y artículos sexuales sin límites.

En este punto es importante que pienses en ti: ¿hasta dónde podrías permitir que llegue tu pareja sin sentir que te está fallando y sin que tu autoestima se vea afectada?

Imagina todos los escenarios posible y entiende las emociones que eso te genera. Es importante que nunca aceptes más de lo que te parece prudente o aceptable aunque a tu pareja le parezca normal.

3. Estableced los límites bien detallados

Aunque no es necesario, sería bueno elaborar un texto con las reglas que se deben seguir. Cread estas reglas considerando las expectativas y los límites que ambos habéis establecido en los dos pasos anteriores.

Puede parecer algo sin importancia pero en cualquier momento alguno podría sentirse inseguro o dudoso sobre hasta dónde llegar.

Con el tiempo podéis ir haciendo ajustes según tengáis más experiencia y descubráis nuevas cosas que deseéis probar y límites que no queréis pasar.

Lo más importante es que en todo momento respetéis estos límites. De ellos depende en gran medida que la confianza siga intacta después de tener una relación abierta.

4. Conversad sobre vuestra relación abierta y los cambios necesarios con frecuencia

las parejas sanas trabajan en su relación

Las reglas que habéis escrito antes deben ajustarse cada poco tiempo. Para hacerlo con éxito, es importante que cada pocas semanas o meses converséis sobre cómo os sentís y si hay cambios que os harían sentir más cómodos.

Cada conversación debe darle mucha atención al punto 1. No es raro encontrar parejas que una vez que han experimentado tener una relación abierta se dan cuenta de que desean cambios sustanciales.

De nuevo, recuerda que ni tú ni tu pareja debéis aceptar situaciones con las que no estéis cómodos.

Lee también: Tips para mejorar la comunicación en la pareja

5. Aceptad que vuestra relación cambiará

Te ama o te utiliza

Si tenéis una pareja estable de varios años, notarán muchos cambios si decidís tener una relación abierta. Lo común es que al inicio haya mucha emoción, adrenalina y excitación por lo que significa conocer personas nuevas.

Conforme la relación avance, seguramente tendrás sentimientos de duda, inseguridad y celos. También cambiará la relación que has tenido con esa persona, según vuestras personalidades.

Algunas parejas mejoran considerablemente su relación y al cabo de unos meses terminan los problemas que pudiesen tener. En otros casos, la relación evoluciona a un punto en el que descubren que ya no queda nada para continuar.

Lo que es un hecho es que la relación sufrirá cambios considerables y vosotros veréis la vida de otra forma. La forma en que esto cambie la relación de pareja dependerá de la fortaleza que tengáis y del amor que os una.

¿Tu pareja y tú os habéis planteado una relación abierta? ¿Podríais incluirla en vuestra vida realmente o crees que traería muchas complicaciones?

¿Cuál ha sido tu experiencia si lo has hecho?