5 pautas que debes seguir para aliviar la indigestión

Raquel Lemos 10 mayo, 2018
El ejercicio físico moderado, como puede ser salir a caminar, nos ayuda a combatir los síntomas de la indigestión al activar el metabolismo y aliviar la pesadez de estómago

La indigestión suele estar producida por comer en exceso. Esto suele ocurrir en fiestas, en Navidad o en esas fechas señaladas en las que todo lo que hay sobre la mesa es muy apetecible y queremos comerlo todo. Pero ¿qué podemos hacer para aliviar la indigestión?

Una buena manera de evitar la indigestión sería previniéndola, evitando comer más de la cuenta. Sin embargo, si ya no hay vuelta atrás, hoy os vamos a presentar hasta 5 pautas que pueden venirte muy bien para aliviar la indigestión.

Aliviar la indigestión con sencillas pautas

Vamos a compartir contigo 5 consejos para aliviar la digestión. No dudes en probarlas todas para ver cuál es la que mejor funciona en tu caso. Si crees que se podría incluir alguna que a ti te viene muy bien puedes compartirla con nosotros.

1. Preparar una infusión

Cuando nos sentimos mal del estómago, con pesadez e incluso con acidez debido a la indigestión, solemos recurrir a las infusiones para paliar este malestar. No obstante, es importante que tengamos en cuenta qué infusiones son las mejores para conseguir esto:

  • Té de menta: Gracias a sus propiedades ayuda a calmar el dolor de estómago, así como los cólicos.
  • Té de jengibre: Reduce las náuseas y los vómitos.
  • Infusión de manzanilla: Reduce los espasmos o calambres del estómago.
Menta para aliviar la indigestión

2. Beber agua

Beber agua puede ser una ayuda rápida para paliar algunos de los primeros síntomas de la indigestión. Sin embargo, a pesar de que nos proporcionará cierto alivio, es posible que no nos sirva para deshacernos de los molestos síntomas. ¿Qué podemos hacer, entonces?

  • Disolver una cucharadita de bicarbonato de sodio en agua.
  • Optar por las sales de fosfato, que podemos encontrar en pastillas efervescentes.

3. Masticar semillas

En los supermercados podemos encontrarnos con una gran variedad de semillas. Si lo que queremos es aliviar la indigestión debemos acudir a unas en concreto: estas serían las semillas de anís, de hinojo y de perejil.

Puede que te dé reparo, pero masticar este tipo de semillas mejorará tu digestión de manera instantánea. A medida que pasa el tiempo notarás que te sientes mucho mejor, más animado y con muchas menos molestias.

Estas semillas, además, también te ayudan a lidiar con la sensación de náuseas o esos posible vómitos que pueden llegar debido a la indigestión. ¡Pruébalas!

4. Tomar algo de fruta

¿Por qué algunas personas toman de postre fruta? El motivo está en que la fruta es un alimento ligero y que puede ayudar a mejorar la indigestión. También es una gran ayuda si hemos comido de manera copiosa y nos sentimos llenos.

Sin embargo, aunque todas las frutas son buenas, hay unas específicas que pueden aliviar la indigestión. Consumirlas en cuanto empecemos a notar los primeros síntomas los reducirá casi al instante:

  • Naranja: Mejora la digestión y fortalece el sistema inmunitario.
  • Manzana: Rica en fibra, limpia el sistema digestivo.
  • Toronja: Alivia la irritación producida por la indigestión.

5. Salir a caminar

Caminar

La última de las claves para aliviar la indigestión es salir a caminar. El ejercicio siempre es bueno para poner el metabolismo en funcionamiento y aliviar la pesadez del estómago cuando se come demasiado.

Además, salir a caminar evita que te quedes quieto e incluso que tengas la tentación de acostarte. Esto podría hacerte sentir mucho peor y las náuseas y el malestar podrían aumentar. Por lo tanto, además de los consejos anteriores, lo ideal es que también hagamos algo de ejercicio moderado.

La prevención es importante

Si tenemos muchos problemas de indigestión, sería importante que descubriésemos donde está el problema para así prevenirlo. ¿Seguimos comiendo aunque ya no tengamos hambre? ¿Hay alimentos que nos llenan más por la noche pero continuamos comiéndolos?

Tomar comidas ligeras durante la cena, evitar continuar comiendo si ya no tenemos hambre y detectar aquellos alimentos que digerimos con mayor dificultad nos ayudará a prevenir las indigestiones. Así no tendremos que pasar por el mal momento que experimentamos al sufrirlas.

También debemos estar alerta por si hay algún alimento que nos esté haciendo daño. Las personas intolerantes en ocasiones creen que sufren de indigestión, cuando la realidad es que sería mejor que no tomasen ese alimento.

Consultar todo esto con tu médico puede ayudarte a descartar diversas posibilidades que pueden estar provocando tus indigestiones. ¿Sufres demasiado de indigestiones? ¿Has sabido detectar dónde está el problema?

Te puede gustar