5 plantas medicinales que mejoran la circulación sanguínea y la salud del corazón

A pesar de que, en algunos casos, la fitoterapia puede emplearse como tratamiento complementario para ciertos malestares, se desaconseja su uso sin previa consulta con el médico.

¿Existen plantas medicinales que ayudan a mejorar la circulación sanguínea y la salud del corazón? ¿Cómo se utilizan? ¿Los médicos recomiendan recurrir a ellas? A continuación, comentaremos este tema con mayor detalle.

Si bien para la mayoría de los profesionales de la salud, las plantas y, en concreto, la fitoterapia, no suponen una forma de tratamiento adecuada para las distintas afecciones; muchas personas continúan tomando las alternativas naturales a fin de evitar, sobre todo, la sobremedicación.

Para evitar poner en riesgo la salud o, en caso de enfermedad, perjudicarla. Lo más recomendable es evitar hacer uso de la fitoterapia como tratamiento principal. En algunos casos, el médico puede autorizar que se recurra a ella, de forma complementaria y puntual. Asimismo, bajo ninguna circunstancia se aconseja desatender las indicaciones del médico.

¿Qué ofrecen las plantas medicinales hoy en día?

En la Antigüedad, la plantas se utilizaban como tratamiento para todo tipo de molestias y enfermedades. Sin embargo, con el avance de la ciencia y la tecnologí­a, surgieron tratamientos mucho más adecuados para la salud humana.

¿Quiere decir esto que se dejaron de utilizar las plantas? No del todo. Aún se utilizan los principios activos de muchas plantas para fabricar todo tipo de medicamentos. Sin embargo, es un hecho que se ha conseguido aislar los componentes de las plantas e, incluso, modificar su estructura para obtener un efecto determinado.

Si bien se ha popularizado el la ingesta de infusiones y otros remedios naturales así como la aplicación de ungüentos y afines, estos no tienen la misma eficacia que un fármaco.

El caso de los pacientes con mala circulación

Si bien las plantas no suponen una ayuda directa a problemas como la mala circulación, los trastornos sanguíneos y afines, el consumo regular de algunas infusiones naturales, en conjunto con una dieta balanceada y rica en nutrientes esenciales, puede ayudar a mitigar molestias como:

  • La retención de líquidos.
  • La inflamación.

Al tener un efecto diurético, las infusiones ayudan al paciente a eliminar líquidos fácilmente a lo largo del día y a obtener una mejoría. Sin embargo, no suponen una cura en sí a la causa del problema.

Una vez más, es necesario aclarar que ninguna infusión u otro tipo de remedio natural ayudará, de forma directa, a: proteger los vasos sanguíneos, proporcionar mayor flexibilidad de los mismos, eliminar los coágulos, etcétera.

Los pacientes que, por una causa u otra, tienen problemas de circulación, deben cuidar tanto su alimentación e hidratación como el resto de su hábitos de vida para poder mejorar su calidad de vida.

Si el médico lo autoriza, se pueden aprovechar algunas infusiones para mejorar la hidratación diaria y regular la micción.

Diente de leon

5 infusiones para aliviar la mala circulación

A continuación, te presentamos cuáles son las infusiones naturales más populares, cuyos ingredientes consisten en plantas medicinales con propiedades diuréticas, que podrían ayudar a aliviar las molestias causadas por la mala circulación.

  • Ajo (Allium sativum).
  • Ulmaria (Filipendula ulmaria).
  • Diente de león (Taraxacum officinale).
  • Cola de caballo (Equisetum arvense).
  • Corteza de sauce blanco (Salix alba).

Conclusión

A pesar de que fitoterapia y otras alternativas han buscado promover el bienestar a través de un enfoque ‘natural’ que sea poco invasivo con el organismo, hoy en día, es necesario tomar otro tipo de medidas para el tratamiento de una afección, como puede ser la mala circulación sanguínea o un trastorno cardiaco.

No se debe recurrir a ningún tipo de remedio natural sin previa consulta con el médico para evitar efectos contraproducentes, como una reacción alérgica o intoxicación. En especial, porque hay plantas cuyas propiedades pueden alterar la forma en que interactúan los fármacos en el organismo.