5 plantas para tratar de forma natural la artritis

Daniela Castro 26 noviembre, 2015
No debemos olvidar que estas plantas pueden funcionar como complemento al tratamiento que nos recete el médico y nunca sustituirlo. Además, le consultaremos antes de empezar a consumirlas

La artritis es una enfermedad crónica que genera inflamación en las articulaciones, aunque a medida que va evolucionando compromete también otras partes del cuerpo como los huesos o los tendones, entre otros.

Contrario a lo que muchas personas creen, esta afección no es exclusiva de las personas mayores. Los jóvenes también pueden desarrollarla, en especial si están sometidos a constantes problemas de estrés, sufren una lesión o, en el caso de las mujeres, después de su segundo embarazo.

El dolor articular causado por este trastorno es bastante molesto y puede convertirse en un motivo de incapacidad cuando genera problemas en la movilidad.

Por su gravedad y porque suele avanzar con el pasar del tiempo es esencial consultar al médico para recibir un diagnóstico adecuado y un tratamiento oportuno.

Además, quienes la padecen también pueden ayudarse con el consumo de algunas plantas medicinales que son útiles en la disminución de los síntomas.

1. Jengibre

Ver también: Descubre los increíbles beneficios de la infusión de jengibre, canela y miel

Jengibre

La raíz de jengibre está considerada como uno de los remedios naturales por excelencia para combatir los síntomas asociados a la artritis.

Sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas disminuyen la inflamación y el dolor para evitar que estos afecten la movilidad normal de las articulaciones.

¿Cómo consumirlo?

El consumo diario de una o dos tazas de la infusión de la planta es la mejor forma de aprovechar al máximo sus nutrientes y propiedades para la salud.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de jengibre en polvo (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Hierve una taza de agua, agrégale el jengibre y déjala reposar tapada durante 8 minutos.
  • Pasado el tiempo aconsejado, consúmelo.
  • No existe un límite de días para este tratamiento, los pacientes con esta enfermedad lo pueden tomar a diario como complemento a sus medicamentos.

2. Té verde

El té verde es una gran fuente de antioxidantes que pueden mejorar la salud y prevenir el desarrollo de varios tipos de enfermedades.

Por sus nutrientes ha funcionado como un remedio natural para combatir la inflamación y el dolor asociados a la artritis reumatoide.

Su ingesta regular contribuye a fortalecer  los huesos y las articulaciones, ya que contiene una sustancia que bloquea la enzima que destruye el cartílago.

¿Cómo consumirlo?

Una taza de infusión de té verde al día es suficiente para aprovechar estas propiedades. No se aconseja exceder tal dosis porque tiene un ligero efecto laxante que podría resultar contraproducente.

Ingredientes

  • 1 bolsita de té verde
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Hierve una taza de agua y luego viértela sobre la bolsita de té verde.
  • Espera entre 5 y 10 minutos y toma la bebida.

3. Cúrcuma

Cúrcuma en polvo

La cúrcuma es una especia muy popular en todo el mundo, conocida a nivel medicinal por su elevado contenido de sustancias antioxidantes.

Su riqueza en nutrientes la convierte en un excelente remedio para combatir la artritis y el dolor que se genera en las articulaciones por otras causas.

Esta ha demostrado ser eficaz en el alivio de la rigidez y la inflamación articular, lo que ha sido determinante en el tratamiento de esta enfermedad.

1,2 g de cúrcuma tienen el mismo efecto que 300 ml de fenilbutazona, cuando se trata de tratamiento de la artritis.

¿Cómo consumirla?

Por su sabor y versatilidad, la cúrcuma se puede incluir en diferentes platos. Sin embargo, la mejor forma de consumirla es mediante la preparación de un té.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de cúrcuma (5 g)
  • 1 litro de agua
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g)

Preparación

  • Agregar la cúrcuma en el litro de agua hirviendo, bajar el fuego y dejar que se realice la decocción durante unos 15 minutos.
  • Cuando esté listo, colar y añadir la cucharadita de miel para endulzar.
  • Toma entre dos y tres tazas al día, mínimo tres veces a la semana.

4. Ortiga

La infusión de ortiga es otro remedio popular para aliviar las dolencias que comprometen las articulaciones y los huesos.

Esta hierba tiene antiinflamatorios potentes que disminuyen la inflamación, además de reforzar el sistema inmunológico.

¿Cómo consumirla?

Dos tazas de infusión al día son suficientes para obtener todos sus nutrientes y beneficios contra esta enfermedad.

Se puede tomar todos los días, durante dos semanas, o tres veces a la semana todo el mes.

Ingredientes

  • 1 puñado de hojas de ortiga
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Añade unas cuantas hojas de ortiga en una taza de agua hirviendo, tapa y deja reposar.
  • Pasados unos minutos, cuela la infusión y consúmela.

Te recomendamos leer: Depúrate en tres semanas con ortiga

5. Manzanilla

Manzanilla (2)

La manzanilla tiene sustancias antiinflamatorias y calmantes que pueden ayudar a los pacientes con dificultades en sus articulaciones.

Su efecto en el cuerpo disminuye el dolor y desinflama los tejidos afectados por la acumulación de líquidos retenidos.

¿Cómo consumirla?

Preparada en infusión la puedes tomar hasta tres veces al día, todos los días. Aunque no hay un tiempo límite para tomarla, es bueno que descanses entre  5 y 7 días.

Ingredientes

  • 1 cucharada de flores de manzanilla seca (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Coloca a hervir la taza de agua y agrégale las flores de manzanilla seca cuando llegue ebullición.
  • Reserva por unos 8 minutos, cuela y consúmela.

Estas hierbas deben ser consideradas solo como un complemento a la terapia recomendada por un especialista. Para óptimos resultados también es esencial mejorar los hábitos de vida, en especial lo que tiene que ver con la alimentación.

 

Te puede gustar