5 platos de la dieta mediterránea que te ayudan a adelgazar

25 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
El principal beneficio de esta dieta es el excelente aporte de grasas saludables provenientes del aceite de oliva y otros alimentos ricos en omega 3 y 6. Descubre algunas recetas para tu dieta. 

La comida mediterránea corresponde a uno de los mejores modelos de alimentación en todo el mundo. Además, incluye preparaciones deliciosas y fáciles de hacer en casa. ¿Quieres aprender a hacer platos de la dieta mediterránea para apoyar tu dieta para adelgazar?

Esta dieta se basa en incluir alimentos de todo tipo, excluyendo aquellos con un alto contenido en grasas. Por lo anterior, su adopción ayuda a reducir el colesterol en la sangre, lo cual nos permite prevenir enfermedades cardiovasculares.

El principal beneficio de esta dieta es el excelente aporte de grasas saludables provenientes del aceite de oliva y de otros alimentos ricos en ácidos grasos como el Omega 3 y 6. Además, también asegura el aporte de otros nutrientes esenciales. Descubre más al respecto.

¿Cuáles son los beneficios de la dieta mediterránea?

Alimentos de la dieta mediterránea
La dieta mediterránea es una de las más completas. Incluye todos los grupos de nutrientes y sugiere basar los platos en alimentos sanos y variados.

La dieta mediterránea es un modelo de alimentación con patrones dietéticos pertenecientes a los países mediterráneos como España, Portugal, Francia, Italia, Grecia y Malta. Está enriquecida con los principales grupos de alimentos que deben estar presentes para que tu alimentación sea variada, equilibrada y sana.

El objetivo de toda dieta consiste en dosificar adecuadamente los nutrientes; en el caso de la mediterránea, no hay quien le gane. Además, la pirámide alimenticia se elaboró con el fin de ordenar todos sus productos para entender cómo tomarlos. Esto es lo que nos indica:

  • El aceite de oliva es fundamental en la gastronomía del Mediterráneo.
  • Usa los alimentos  de temporada, no congelados.
  • Los hidratos son suministrados mediante los cereales como el arroz, la pasta y el pan, un producto fundamental.
  • Cinco piezas de fruta y verdura al día son esenciales. Fruta fresca como postre no podemos olvidar.
  • Los lácteos son esenciales: leche desnatada, quesos tiernos y yogur natural.
  • Cuatro huevos de media a la semana son un aporte de nutrientes vital para nuestra salud, así como el pescado azul y blanco, y la carne blanca.
  • Evita el exceso de grasas animales, carne roja, dulces.
  • El agua mineral natural es necesaria para vivir. Dos litros de agua al día es la media por persona. Esta cantidad varía en función de la edad, el peso y otros parámetros.
  • Evita aditivos como la sal o el azúcar.
  • Complementar la dieta con ejercicio cada día.

Lee  también: 10 aspectos básicos para iniciarte en la dieta mediterránea

¿Sirve para perder peso?

Al contrario que sucede con otros hábitos alimenticios, la dieta mediterránea es el tipo de alimentación que necesitamos para vivir bien. No es agresiva, no tiene carencias nutricionales. No adelgazarás rápidamente, pero si mantienes las cantidades de alimento adecuadas y realizas deporte diariamente, no solo perderás kilos sino que beneficiarás tu corazón.

Esta dieta no consiste en perder 5 kilos en 3 días, como ocurre con la dieta de la piña o la alcachofa, sino que lo que queremos es mantener nuestro índice de masa corporal en la media recomendada, y disfrutar de comidas deliciosas y variadas. Es algo que requiere una educación, que nuestro cuerpo agradecerá.

Platos de la dieta mediterránea que te ayudan a adelgazar

A continuación te presentamos 5 platos típicos de la cocina mediterránea que gracias a sus ingredientes te podrían ayudar a perder peso. Son sencillos de preparar, además de nutritivos. Anímate a prepararlos no solo para perder peso sino también para salir de la rutina y mejorar tu salud.

1. Bonito marinado al curry

Para escapar de la monotonía de nuestra alimentación, es interesante apostar por sabores nuevos o poco comunes en la dieta mediterránea. El bonito marinado con especias al curry y sazonado con sésamo u otras semillas puede ser un plato que se salga de lo común y conserve la ligereza que buscamos.

2. Brochetas de marisco y pescado

platos de la dieta mediterránea
Las brochetas de pescados y mariscos hacen un aporte importante de omega 3 y proteínas.

La dieta mediterránea propone una serie de cenas a base de proteína (sin verdura ni otros alimentos con hidratos de carbono) para bajar peso durante las primeras semanas de la dieta. Unas brochetas de pescado y marisco, aliñadas con especias, limón o ajo y perejil puede ser una buena opción para escapar del aburrimiento.

3. Pollo relleno de espárragos, espinacas y queso batido

El pollo relleno de verduras y queso batido es una forma sana y deliciosa de escapar del típico filete a la plancha. Para cocinarlo, únicamente tienes que hacer el pollo a la plancha y enrollarlo sobre las verduras y el queso. Cinco minutos al horno y tendrás una comida sabrosa y saludable.

Puede interesarte: 10 claves de la dieta mediterránea

4. Salmón al papillote

El salmón es un alimento infaltable en la dieta mediterránea. Es bajo en calorías y aporte importantes dosis de omega 3, proteínas y vitaminas y minerales.

El salmón suele ser uno de los alimentos más recurrentes en cualquier dieta. Tiene múltiples beneficios, es muy rico en ácidos grasos y su sabor es exquisito. Una comida deliciosa y ligera, pero con todos los beneficios, es el salmón al papillote, servido sobre una base de calabacín, espárragos verdes y puerros y un toque de vino blanco.

5. Ensalada fresca de judías verdes

Otro de los problemas que solemos encontrar en una dieta para bajar peso es la falta de ideas para cocinar la verdura de forma sabrosa. Esta ensalada es ideal para llevar al trabajo o comer fuera. El atún al natural, la pechuga de pavo y las claras de huevo cocidas aportarán la proteína que necesitamos.

Estos platos de la dieta mediterránea, cumplen con todos los requisitos: son variados, equilibrados e incluyen todos los grupos de alimentos. ¡No dejes de probarlos!

  • Carbajal, A., & Ortega, R. (2001). La dieta mediterránea como modelo de dieta prudente y saludable. Revista chilena de nutrición28(2), 224-236.
  • Arós, F., & Estruch, R. (2013). Dieta mediterránea y prevención de la enfermedad cardiovascular. Revista Española de Cardiología66(10), 771-774.
  • De la Montaña, J., Castro, L., Cobas, N., Rodríguez, M., & Míguez, M. (2012). Adherencia a la dieta mediterránea y su relación con el índice de masa corporal en universitarios de Galicia. Nutr clin diet hosp32(3), 72-80.
  • Gil, Á., Ruiz-López, M. D., Fernández-González, M., & Martínez de Victoria, E. (2015). Guía FINUT de estilos de vida saludable: más allá de la Pirámide de los Alimentos. Nutrición Hospitalaria31(5), 2313-2323.