5 poses de yoga que te ayudarán a mejorar tu sistema digestivo - Mejor con Salud

5 poses de yoga que te ayudarán a mejorar tu sistema digestivo

Ten en cuenta que las posturas que te ayudarán a mejorar tu sistema digestivo tienen que hacerse de manera relajada. De lo contrario, puede dañarse la espalda
Mujer haciendo yoga en el parque

Cuando pensamos en mejorar nuestra relación con la comida y forma física, lo primero que se nos viene a la cabeza es el aporte calórico.

Vamos al supermercado y leemos los etiquetados buscando esa cifra, como si se tratara de la piedra filosofal.

Sin embargo, la clave para tener una vida saludable y una buena figura está en la digestión.

Cuando esta operación no se hace de manera correcta, las consecuencias no tardan en aparecer.

  • En primer lugar, el vientre se inflama, por lo que se puede producir dolor abdominal.
  • Asimismo, también pueden aparecer problemas como presión arterial alta, obstrucción de las arterias, calambres, varices…

En realidad, sabiendo que el sistema digestivo es aquel que decide qué va a parar a nuestra sangre y qué no, cualquier dolencia puede estar vinculada a una dificultad.

Te preguntas ¿por qué yoga? Es muy sencillo: determinadas posturas posibilitan que los órganos funcionen de manera correcta.

Así, desbloquean nuestro interior y permiten que el movimiento de los órganos se realice de una manera mucho más fluida.

Por ello, queremos traerte unas cuantas poses o asanas con las que te sentirás mejor.

5 posturas de yoga que te ayudarán a mejorar tu sistema digestivo

1. Mira por encima del hombro

  • Colócate de rodillas y siéntate, de forma que tu trasero esté sobre tus talones.
  • Adopta una posición cómoda, no nos interesa que tengamos tensión ni dolor.
  • Una vez que lo hayas logrado, mira al frente y sin bajar la cabeza, gira torso y cuello hacia la derecha y hacia la izquierda alternativamente.
  • Inspira profundamente y permanece ahí durante diez segundos.
  • Espira, vuelve al centro y gira hacia el otro lado.

Con esto, descomprimes la zona y facilitas el movimiento, desde el esófago hasta los intestinos.

2. Asana de la oración

Todavía sentada, estira los brazos hacia el frente.

  • Después, baja el tronco hasta tocar el suelo, con la máxima distancia posible entre la punta de los dedos y tu cintura.
  • Cuando lo hayas conseguido, afloja durante 30 segundos de este modo.
  • Recuerda que tienes que respirar sin tensión, ya que otro de los objetivos de los ejercicios de yoga que te ayudarán a mejorar tu sistema digestivo es oxigenar tu organismo.

yoga

3. Postura del gato

Es el momento de cambiar de posición y apoyar rodillas y brazos en el suelo, como si fuéramos un gato.

No obstante, el felino en el que nos vamos a convertir no está muy feliz, sino que está enfadado o en actitud de ataque.

  • Para esto, pega la barbilla al pecho, sube la pelvis y arquea la espalda hacia arriba.
  • Los brazos tienen que estar alineados con las rodillas.
  • Mantente aquí entre 10 y 15 segundos.

4. Postura del triángulo

triángulo de yoga

Ya podemos ponernos de pie.

  • Primero, alinea los pies con las caderas.
  • Después, alarga una pierna hacia el lateral, hasta que la tengas bien extendida, sin flexionar la otra rodilla.
  • Al mismo tiempo, gira el el tronco hasta conseguir un ángulo recto con respecto al suelo, de manera que los brazos forman una línea recta. 
  • Quédate aquí unos 10 segundos.

En esta posición, los músculos abdominales ejercen una presión sobre los órganos, por los que se estimula el movimiento en los mismos y se agiliza la digestión.

5. Volvemos al suelo

Esta vez, nos tumbaremos boca arriba.

  • Asegúrate de tener los hombros bien relajados.
  • Ahora, levanta la cadera con los talones.
  • El trasero tiene que estar en paralelo con el suelo y el arco de la rodilla en ángulo recto durante 15 segundos.

Levantamiento de pelvis

Teniendo en cuenta esto, no necesitarás más de cinco minutos para practicar los ejercicios de yoga que te ayudarán a mejorar tu sistema digestivo.

Gracias a ellos, sentirás una mayor comodidad en tu día a día, y sin tomar medicaciones que puedan presentar efectos secundarios.

No obstante, hacer cualquier deporte será útil en este sentido. Asimismo, puedes completar esta acción con alimentos que te permitan metabolizar mejor todo aquello que ingieras.