5 posturas sexuales en la ducha

Claudia Pamela Forestello 1 marzo, 2018
El baño puede convertirse en el lugar más erótico de la casa si la pareja deja volar su imaginación y derriba las barreras de la vergüenza en las relaciones sexuales.

Algunos tal vez ya hayan agregado la ducha como una zona sexual. Pero existen muchos amantes que solo ven esas escenas en las películas. Las posturas sexuales en la ducha son variadas y logran un nivel de placer sumamente elevado.

Hay días que entregarse al sexo en la cama se hace tedioso. Por las condiciones climáticas o la invasión de niños a la habitación. O simplemente porque ya se torna aburrido. Entonces, es bueno observar el baño como un ambiente muy sensual. El lugar para encerrarse con tu pareja y experimentar otras sensaciones.

Está claro que las posturas sexuales en la ducha no son aptas para los más tímidos. Los cuerpos al desnudo absoluto se juntan bajo la luz. Cada movimiento y gesto es disfrutado por tu pareja. No hay lugar para intentar ocultar zonas corporales o imperfecciones. Se trata de una manera de hacer el amor con plena entrega y confianza.

Posturas sexuales en la ducha que puedes hacer a partir de  hoy

1- El Lobo

El Lobo

Ambos de pie bajo la ducha. Ella se coloca delante de su amante pero de espaldas a él. Para iniciar la penetración las opciones son que la mujer sea quien une los genitales. También ella puede tirar su torso hacia adelante para facilitar la acción. Mientras tanto, pueden utilizar jabón, esponjas u otros elementos para acariciar al otro.

Visita este artículo: 4 posturas para practicar sexo con la regla

2- En su regazo

Tantas veces vista en las grandes pantallas. Ella se cuelga de su cuello rodeándolo con sus piernas. Como una niña que pide que la tengan en brazos. Está claro que el hombre necesita fuerza y equilibrio para no terminar lesionados. En esta posición se pueden sumar besos apasionados en el rostro. La penetración es más profunda y las sensaciones son extremas.

3- Sentados

Sentados

A veces, sumar elementos también ayuda a la diversión. Un asiento dentro de la ducha puede convertirse en protagonista de una gran escena de pasión. La mujer se sienta sobre su pareja y los juegos son interminables. Además pueden cambiar de posición con el mismo elemento. También los riesgos de caerse disminuyen así.

4- El perrito

Una de las posturas sexuales en la ducha, preferida por los hombres. Su mujer se coloca en 4 patas mientras la lluvia cae en su espalda. Él, parado por detrás comienza a penetrarla. La toma de sus caderas y juega con los movimientos.

5- Pierna arriba

Pierna arriba

Si tiene suficiente flexibilidad esta postura sexual le permitirá llegar al éxtasis total. Parada contra la pared de la ducha eleva la pierna hacia el hombro de su amado. Él, de frente, hará su trabajo suavemente. Puede tomarse de su cuello para tener más equilibrio.

Lee también: 6 posiciones sexuales más excitantes y placenteras

Ventajas de las posturas sexuales en la ducha

Hacer el amor bajo el agua es una experiencia gratificante. Quienes la probaron la repiten y aconsejan a los demás.

Es una buena opción para aumentar la confianza en la pareja. Ambos se encuentran en su estado más natural y puro. Además, dependen del otro en la mayoría de las posturas para no lastimarse.

Sube la autoestima. Está comprobado que las personas aumentan la imagen que tienen de sí mismos. Es una manera de comprobar todo lo que generan en la pareja.

Incentiva la creatividad. Es un buen ejercicio para poner a trabajar la imaginación. Si bien, existen muchas posturas sexuales en la ducha que se conocen, en ese momento se comienza a improvisar.

Mayor orgasmo. El agua es un estimulante para conseguir los mejores orgasmos.

Las posturas sexuales en la ducha pueden adaptarlas a sus propias condiciones físicas. Modificarlas e incluso crear nuevas. Lo esencial es animarse a conocer nuevas formas de amar. Siempre hay que tener presente el cuidado personal. Tomar las medidas necesarias para la seguridad íntegra de ambos mientras se entregan al placer.

El sexo es una fuente de placer en todos los ambientes. Y las posturas sexuales indicadas para cada uno son aquellas que los hacen sentir cómodos y felices. Para poder identificarlas hay que experimentar sin miedos.

Según sea ducha o bañera hay juguetes sexuales que pueden agregarse a la experiencia. Depende de cada pareja cómo y cuándo ir por un poco más.

Otro consejo: no olviden practicar sexo oral en la ducha. Es realmente una manera muy higiénica de ejercerlo.

Te puede gustar