5 posturas sexuales para los principiantes

Conocer varias posturas sexuales es una forma sencilla de innovar el sexo cuando hay poca experiencia. Lo mejor de todo es que hay posiciones perfectas para cualquier principiante

Después de tener relaciones sexuales por primera vez es normal sentir curiosidad por conocer nuevas posturas sexuales. El deseo de complacer a la pareja y la necesidad de experimentar otras sensaciones son motivos para querer innovar esos primeros encuentros íntimos.

Es cierto que al principio existe cierto sentimiento de inseguridad o vergüenza que pueden limitar el sexo. No obstante, conforme aumenta la confianza en pareja, los temores desaparecen y ambos empiezan a buscar la forma de romper la rutina para sentirse más plenos.

Por fortuna, en la actualidad se habla de forma más abierta sobre el tema y hay un gran abanico de posibilidades para empezar a disfrutar más el sexo, aun cuando no hay demasiada experiencia. ¿Todavía no conoces las mejores posturas para principiantes? Descubre las 5 más interesantes.

Posturas sexuales que todo principiante debe conocer

La práctica de distintas posturas sexuales es una de tantas formas de mejorar la experiencia al momento de tener relaciones. A través de estas se despiertan distintas sensaciones, casi siempre en función de la zona estimulada o del nivel de penetración que permite.

Muchas parejas principiantes se limitan a una sola postura por la falta de conocimiento o por temor a lo que diga uno del otro. Sin embargo, es de gran importancia informarse sobre cómo innovarlo, ya que es la manera en que ambos descubren cómo se sienten más cómodos.

Hay decenas de posturas que pueden ayudar a tener encuentros más apasionados y divertidos. Ahora bien, si hay poca experiencia, lo mejor es empezar por aquellas que no requieren demasiadas maniobras o movimientos extraños. ¿Cuáles son?

1. Posición del deleite

Deleite.

El deleite es una de las mejores posturas sexuales para quienes tienen poca experiencia sexual. Es una posición de mucho contacto visual, lo que resultará muy estimulante para los hombres. Dado que la cadera de la mujer queda levantada, las penetraciones son más profundas y controladas.

¿Cómo hacerla?

  • La mujer se coloca en el borde de la cama o una superficie firme. Él se arrodilla frente a ella y la toma por las caderas.
  • Tras realizar la penetración, ella envuelve a su compañero con las piernas o, bien, las pone encima de sus hombros.

2. Amazona

Esta postura es una de las favoritas de las mujeres, dado que les permite tomar el control de la situación. Al permanecer encima de su chico, pueden controlar el ritmo de las penetraciones y los movimientos de su cadera. Sin lugar a dudas, es perfecta para volverlos locos.

¿Cómo hacerla?

  • El hombre se debe tumbar boca arriba en la cama y ella se debe sentar sobre su pene erecto. Él puede aprovechar para tocar sus senos mientras ella se mueve a su antojo.

3. Misionero invertido

Dragón.

Una de tantas formas de variar el clásico misionero es haciéndolo de manera invertida. Esta postura sexual les permite a ellos tener más control y variar el ritmo de sus penetraciones. Dado que ellas quedan boca abajo, la excitación masculina se eleva por el constante contacto con los glúteos.

¿Cómo hacerlo?

  • La mujer se recuesta boca abajo y su pareja se pone encima para penetrarla desde atrás. Para mayor deleite, ella puede levantar un poco las caderas.

Puede interesarte leer: ¿Más sexo o mejor sexo?

4. Cucharita

Una de las posturas sexuales más conocidas es la llamada “cucharita”. Implica una posición romántica, en la cual ellos pueden disfrutar con sus manos el cuerpo de la mujer. De hecho, dado que las manos quedan libres, pueden estimular los senos o el clítoris.

¿Cómo hacerla?

  • Ambos se acuestan en posición fetal, el hombre penetra desde atrás y ella encorva un poco más su cuerpo. El ritmo y las profundidades de la penetración corren por cuenta de ellos.

5. Loto

Flor de loto.

El loto es otra de las posturas sexuales donde la mujer puede asumir el papel de dominante. Es una de las favoritas para ambos miembros de la pareja, dado que es muy estimulante y tiene más contacto corporal y visual. Él puede sentir los senos de ella cerca de su cuerpo y la puede acariciar.

¿Cómo hacerla?

  • El hombre se sienta con las piernas cruzadas y ella se pone encima sobre su pene erecto. A continuación abraza el torso de él con las piernas y empieza a moverse a su ritmo.

¿Aún no intentas estas posturas sexuales con tu pareja? Deja a un lado los miedos y disfrútalas en tus siguientes encuentros sexuales. Adicionalmente, permítete usar la imaginación. Aunque no lo creas, será tu mejor aliada para alcanzar la plenitud.