5 posturas sexuales para no cansarse rápido

Yamila Papa 22 marzo, 2018
Hay determinadas posiciones que nos ayudan a pasar horas sintiendo a nuestra pareja sin hacer grandes esfuerzos físicos. Te presentamos algunas opciones placenteras y cómodas, ideales para no cansarte.

La resistencia es muy importante en varias actividades cotidianas y el sexo no es la excepción. Por eso, en el siguiente artículo te contaremos cuáles son las mejores posturas sexuales para no cansarse rápido. ¡Ponlas en práctica!

¿Qué posturas sexuales elegir para no cansarse?

A veces, estamos muy cansados como para disfrutar de encuentros íntimos duraderos, pero en ocasiones sí nos gustaría pasar más tiempo teniendo relaciones con nuestra pareja. El problema reside en que el cuerpo no siempre soporta tanta exigencia.

¿Qué debemos hacer en esos casos, entonces? Como primera medida realizar algún tipo de ejercicio físico donde se trabaje el aparato respiratorio y se entrenen los músculos. De esta manera, tendrás más resistencia a la hora del sexo.

En segundo término, pueden elegir una o varias de las siguientes posturas sexuales para no cansarse y que al mismo tiempo permiten pasarlo de maravillas:

Ver también: Postura del misionero y sus 8 variantes

1. El Molde

relajarse-en-el-sexo-confianza

En esta posición ambos están acostados -por lo tanto hay menos esfuerzo físico- y, además, el hombre puede acariciar a la mujer sin problemas. Ella debe colocarse de costado, flexionar las piernas y elevar las caderas. Él apoyará las rodillas en la cama y la tomará de los glúteos o caderas para no caerse.

El movimiento es lento, acompasado y suave. Se trata de una posición perfecta para conectar con la pareja, disfrutar del sexo prolongado y no cansarse en el intento. Ideal para una noche de placer asegurado.

2. La cuchara

Es similar a la anterior, pero en este caso, ambos están apoyados en la cama y de lateral. La mujer debe flexionar levemente las rodillas y abrir un poco las piernas para permitir la penetración; cuando eso ocurre, el hombre -que está detrás de su pareja- también puede besar su cuello, hombros, espalda alta, etc.

A su vez, tiene las manos libres para una sesión de caricias más que románticas y placenteras. Sin dudas, esta postura no solo ayuda a no cansarse sino que también es muy erótica y se disfruta plenamente.

3. La tabla de surf

pareja-sexo

En este caso, se trata de una postura en la cual ella toma el control de la situación y elige la velocidad y la cadencia de sus movimientos. Lo mejor de todo, es que permite disfrutar del sexo por bastante tiempo sin realmente cansarnos y, como si no fuese suficiente, podemos mirar a los ojos y besar en los labios: la conexión es completa.

Para llevar a cabo esta postura, el hombre se coloca boca arriba en la cama con las piernas juntas (el sofá o la alfombra también pueden ser opciones interesantes) y la mujer se sube encima de él. Apoya su vientre contra el de su pareja y luego de la penetración se mueve hacia atrás y adelante o realiza movimientos circulares.

Cuando ella se cansa, si quieren cambiar un poco, pueden hacer lo que se conoce como ‘tabla de surf inversa’ la cual también es placentera para los dos y no requiere mucho esfuerzo físico.

¿Cómo se hace? La mujer se tumba boca abajo en la cama y él se coloca encima de ella; tendrá que moverse hacia adelante y hacia atrás embistiendo con fuerza o lentamente, según lo prefiera.

4. La flor de loto

Esta es una de las mejores posturas sexuales que existen para no cansarse si, además de poner a prueba nuestra resistencia, estamos buscando opciones para conectar con nuestra pareja en cuerpo y alma.

También conocida como ‘la silla’ es una posición más que romántica, placentera y cómplice. Podrán conseguir toda la intimidad que necesitan, ya sea que recién se conocen o hace tiempo que están juntos. El motivo es muy simple: se ven a los ojos en todo momento y pueden besarse en los labios continuamente.

La posición es, además, fácil de llevar a cabo. Primero el hombre se sienta (puede ser en cualquier lado siempre y cuando sea cómodo) en posición de loto, es decir con las piernas flexionadas. Luego la mujer se coloca encima de él y lo ‘envuelve’ con las piernas apoyándolas en la espalda.

Los movimientos pueden ser hacia adelante y atrás, arriba y abajo, en círculos… ¡Hay muchas opciones! Y, por supuesto, podrán ser más lentos o más rápidos según el momento, o cuánto les falte para alcanzar el clímax o si quieren disfrutar de horas de placer sin gastar demasiadas energías.

Te recomendamos leer: La posición de la Indra: para estimular el punto G

5. La libélula

alorgasmia-sexo

Antes que nada debes saber que para hacer la última de las posturas sexuales para no cansarse de esta lista, la mujer tiene que contar con cierta flexibilidad, pero con la práctica y la paciencia, todo se puede.

Se conoce como ‘la libélula’ por la posición de las piernas de ella. Para comenzar, es similar a la ‘tabla de surf invertida’, es decir, que la mujer se coloca boca abajo y el hombre sobre su espalda.

Pero ahora el ejercicio se complica: flexionar una pierna -por ejemplo la derecha- y llevarla hacia atrás, para apoyarla sobre los muslos de la pareja. La otra pierna queda estirada.

El ritmo, en este caso, también dependerá de la situación, pero si lo practican pausado y a ella no le duelen las piernas por la postura, es excelente para pasar horas en la cama disfrutando del buen sexo.

Te puede gustar