5 prácticos ejercicios para la papada

Jesus 7 mayo, 2013
Dado que la aparición de la papada puede indicar un exceso de kilos, es importante combinar estos ejercicios con actividad física regular y una dieta balanceada

Todos sabemos que la papada es uno de esos lugares de nuestro cuerpo que tiende a acumular más grasa. Así, cuando empezamos a subir de peso, rápidamente es la papada la que nos indica que estamos acumulando algunas libras de más. Acumular grasa en esta parte es algo bastante común, y si quieres resolverlo no tienes que acudir necesariamente a la cirugía, pues existen ejercicios para la papada bastante efectivos, cinco de los cuales te mostramos a continuación.

Para empezar, es necesario tener presente que estos ejercicios por sí solos no van a solucionar tu problema de papada, pues lo principal es ejercitarse regularmente y tener una dieta balanceada. Asimismo, en algunas ocasiones tener una papada pronunciada se puede deber a factores genéticos o al envejecimiento, ante lo cual no deberías decepcionarte, simplemente tener en cuenta que puedes contrarrestar ese efecto con estos ejercicios.

Ejercicio número 1

Estando en una posición erguida, con tu mano derecha abierta (o la izquierda si eres zurdo), cierra los cuatro dedos del índice al meñique y coloca tu mano bajo tu mentón, a la vez que tus dedos cerrados tocan tus labios. Ejerciendo un poco de presión con tu mano, abre tu boca y ciérrala lentamente. Repite este movimiento entre 15 y 20 veces.

Ejercicio número 2

Aunque talvez el gesto para realizar este ejercicio no es necesariamente estético, en realidad puede ser de mucha ayuda para trabajar esos músculos bajo tu mentón. Abre tu boca ampliamente, bajando tu mandíbula inferior, y luego ciérrala de manera que tus labios inferiores cubran o envuelvan tus labios superiores. Este ejercicio lo puedes realizar cuando te encuentres a solas en cualquier momento del día.

Ejercicio número 3

Mientras estás en una posición erguida, cuidadosamente mueve tu cabeza un poco hacia atrás, mirando hacia arriba, y mueve tu boca como si estuvieras masticando comida con la boca llena. Repite este movimiento unas 15 veces.

Ejercicio número 4

Este ejercicio es como una versión de los abdominales, pero enfocado en los músculos del cuello, específicamente los que se encuentran bajo la papada. Con el cuerpo acostado sobre una colchoneta o esterilla, y con las piernas y brazos extendidos, levanta tu cabeza hasta que el mentón toque o se acerque a tu pecho, manteniendo la posición por unos pocos segundos.

Ejercicio número cinco

Por último, este ejercicio bastante fácil de realizar consiste en posicionarte de manera derecha, abrir tu boca ampliamente y sacar tu lengua, estirándola. Espera unos pocos segundos con tu lengua afuera y repite el movimiento.

Esperamos que, como complemento de la actividad física y la buena alimentación, estos ejercicios te ayuden a tonificar los músculos de tu cuello y barbilla, quemando la grasa acumulada de más en esa región y dándole elasticidad a la piel de esa zona.

Imagen cortesía de CharleneApril.

Te puede gustar