5 preocupantes motivos por los que estás perdiendo peso sin desearlo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 11 diciembre, 2018
Raquel Lemos Rodríguez · 11 diciembre, 2018
Si no estamos siguiendo ninguna dieta específica y aun así seguimos perdiendo peso es conveniente acudir al médico para que nos examine y verifique si tenemos algún problema de salud

¿Estás perdiendo peso sin desearlo y no sabes por qué? La pérdida de peso involuntaria puede estar alertando de un problema grave, como la existencia de una enfermedad sistémica.

Por eso, aunque nos pueda alegrar perder unos kilos, es importante que si no estamos haciendo nada para perder peso, acudamos a nuestro médico.

Algunos motivos por los que estás perdiendo peso sin desearlo

Vamos a descubrir algunos motivos que te hacen adelgazar involuntariamente y que pueden ocasionarte graves problemas de salud.

1. Consumo de determinados fármacos

Aunque las medicinas suelen proporcionarnos el alivio de un síntoma o la solución a algún problema, en ocasiones pueden tener una repercusión negativa en nuestro peso.

  • Los fármacos que suelen provocar pérdida de peso inexplicable suelen ser aquellos que se usan en tratamientos para el cáncer, debido a la quimioterapia, o los destinados a la tiroides.

Sin embargo, dentro de los fármacos no podemos evitar hablar de las drogas. El consumo de cocaína o de anfetaminas puede provocar pérdida de peso involuntaria, además de tener un efecto negativo en la salud.

Lee: Efectos de la quimioterapia en el organismo

Fármacos

2. Estrés, ansiedad y depresión

Los problemas emocionales suelen ser uno de los motivos por los que estás perdiendo peso sin desearlo, debido a que nuestras emociones tienen un gran efecto en nuestro cuerpo.

La pérdida de apetito y alimentarnos de una manera inadecuada son algunos de los motivos que te hacen adelgazar.

  • En los casos de ansiedad o depresión, los fármacos también pueden inducir esa falta de apetito que favorezca a esa pérdida de peso. Por eso, hay que atender a sus contraindicaciones.

3. Infecciones persistentes

Debido a un sistema inmunitario debilitado, puede que estés expuesto a gripes, gastroenteritis y una serie de infecciones que pueden estar haciendo que pierdas peso.

  • En los casos de gastroenteritis, por ejemplo, la diarrea puede provocar, además de deshidratación, pérdida de peso.

Asimismo, tendríamos que vigilar si han cambiado nuestros hábitos para ir al baño. Por ejemplo, si antes sufríamos estreñimiento a menudo y ahora diarrea, o si existen periodos en los que se intercalan. En ocasiones, puede ser un indicio de cáncer de colon.

Diarrea

Antes de irte no te pierdas: Dieta vegetariana; ¿cubren todas nuestras necesidades?

4. Cirugía oncológica

Si recientemente has pasado por una cirugía oncológica en la que te han extraído parte del intestino delgado, es muy probable que estés perdiendo peso debido al consumo de energía y la fatiga después de la operación.

Muchos cirujanos ya advierten de que es totalmente normal que exista una pérdida de peso después de la cirugía. Sin embargo, esta debería ser temporal.

Si el problema perdura en el tiempo, tendríamos que descubrir qué está originando esa pérdida de peso.

5. La enfermedad de Addison

¿Has escuchado hablar alguna vez de la enfermedad de Addison? Esta enfermedad ocurre cuando existe una insuficiencia de hormonas, en especial el cortisol, que afecta a las glándulas suprarrenales.

Cuando la enfermedad está avanzada puede haber debilidad, náuseas y vómitos. También se le suma una alteración en la función gastrointestinal, pudiendo surgir heces sueltas.

Todas estas condiciones pueden ser uno de los motivos por los que estás perdiendo peso sin desearlo.

Lee: Enfermedad de Alexander

Cuidado con los cambios en la dieta

En muchas ocasiones un cambio en la dieta puede provocar que bajemos de peso de manera inexplicable. Por ejemplo, el hecho de introducir más vegetales y fruta puede conducir a esta pérdida de peso.

Bol de verduras

También si modificamos radicalmente nuestros hábitos. Por ejemplo, optar por el vegetarianismo o el veganismo podría conducir a una pérdida de peso.

  • Muchas veces, durante el periodo de adaptación de nuestro cuerpo, sufrimos cambios en nuestra función gastrointestinal.
  • Puede que nuestro cuerpo no sea capaz de absorber los nuevos nutrientes de manera correcta hasta que se acostumbre.
  • Si introducimos nuevas comidas que jamás hemos ingerido, tenemos que darle un tiempo a nuestro organismo para que se habitúe a ellas.

En las primeras semanas es normal ir más al baño. Muchas personas denominan a esto “periodo de desintoxicación”.

Lo importante es detectar si nuestra pérdida de peso inexplicable es momentánea o perdura en el tiempo.

En todo caso, será necesario acudir al médico para que nos tranquilice al respecto, y nos indique cuál de los motivos anteriores está detrás de esa pérdida de peso.

  • Lankisch, P. G., Gerzmann, M., Gerzmann, J. F., & Lehnick, D. (2001). Unintentional weight loss: Diagnosis and prognosis. The first prospective follow-up study from a secondary referral centre. Journal of Internal Medicine. https://doi.org/10.1046/j.1365-2796.2001.00771.x

  • Alibhai, S. M. H., Greenwood, C., & Payette, H. (2005). An approach to the management of unintentional weight loss in elderly people. CMAJ. https://doi.org/10.1503/cmaj.1031527

  • Payne, C., Wiffen, P. J., & Martin, S. (2017). Interventions for fatigue and weight loss in adults with advanced progressive illness. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD008427.pub3

  • Chlebowski, R. T., Aiello, E., & McTiernan, A. (2002). Weight loss in breast cancer patient management. Journal of Clinical Oncology. https://doi.org/10.1200/JCO.20.4.1128