Tobillos hinchados: 5 problemas de salud

28 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Si regularmente tendemos a tener los tobillos hinchados, lo más recomendable es que acudamos al médico para que nos haga un chequeo y nos indique cuál es el tratamiento más adecuado para nuestro caso.
 

Comúnmente, tener los pies y los tobillos hinchados puede ser deberse a la retención de líquidos o a una lesión después de haber hecho cierto movimiento, pero no solo a ello. Existen otras razones a tener en cuenta y a continuación te las comentaremos con mayor detalle.

Es importante tener en cuenta las posibles causas y acudir al médico para averiguar cuál es la que nos está afectando directamente para entonces poder comenzar un tratamiento apropiado.

Por lo general, el tratamiento suele consistir en una serie de medidas muy sencillas. Por otra parte, hay métodos complementarios que ayudan a obtener alivio ante determinadas molestias.

1. Insuficiencia venosa

Pie dormido con sensación de hormigueo

A menudo, los pacientes acuden a consulta y comentan sus molestias y hacen referencia a que tienen mala circulación y es posible que su intuición no les falle. Los tobillos hinchados y otras molestias pueden presentarse como consecuencia de esto y, en concreto, por un problema vascular.

 

Las enfermedades vasculares en las extremidades inferiores se clasifican en arteriales o venosas:

  • Arteriales: pueden deberse a un defecto local en las arterias, por ejemplo, los aneurismas. O bien ser consecuencia de otras dolencias como la arteriosclerosis.
  • Venosas: incluyen varices y trombosis venosas.

De acuerdo con el Manual MSD: “la insuficiencia venosa crónica es un daño en las venas de las piernas que impide que la sangre fluya con normalidad. El síndrome posflebítico es una insuficiencia venosa crónica causada por un coágulo de sangre en las venas”.

Descubre: ¿Por qué sufrimos de retención de líquidos?

2. Coágulos de sangre

Los coágulos sanguíneos en las venas de las piernas puede ser la causa de que tengamos los tobillos hinchados y otras molestias.

Los expertos de MedicalNewsToday explican: “si se desarrollan coágulos sanguíneos en las venas de las piernas, estos pueden evitar que la sangre regrese al corazón. Esto puede ocasionar que los tobillos y pies se hinchen”. Y añaden que la trombosis venosa profunda (TVP) se presenta cuando los coágulos sanguíneos se forman en las piernas. En estos casos, la persona también puede experimentar:

 
  • Dolor.
  • Fiebre de bajo grado.
  • Cambios de color en la piel de las piernas.

3. Hacer ejercicio de manera incorrecta

Si haces ejercicio por tu cuenta propia quizá lo estés haciendo mal. Para asegurarte, observa si tienes algún tipo de hinchazón en los tobillos.

Llegados a este punto debemos tener cuidado, porque no hay que confundir la hinchazón con una inflamación de origen muscular.

  • Estas últimas son diferentes porque están acompañadas por dolor, y se sienten por dentro, en lugar de superficialmente.
  • Las inflamaciones musculares son más frecuentes en una sola extremidad. Pero si se presentan en las dos, deberías preguntarte si estás haciendo ejercicio de forma incorrecta o con un mal calzado.

4. Malos hábitos de vida

El hambre desmedida puede ser una de las señales de que tienes el azúcar alto.

Así como una dieta balanceada puede contribuir en gran medida con la salud, una dieta rica en sal y grasas puede perjudicarla y hacer que aparezcan todo tipo de problemas, como la retención de líquidos y la hinchazón de las extremidades. Por otra parte, el tabaquismo y el alcoholismo suelen desencadenar varios problemas de salud y, a su vez, reforzar otros.

 

Descubre: Los efectos del alcohol en el corazón

5. Alguna medicación

Existen algunos medicamentos que pueden tener efectos secundarios como la hinchazón de las extremidades inferiores. Por ejemplo, los fármacos para la diabetes, los antidepresivos, los antiinflamatorios no esteroideos, los corticoesteroides, entre otros.

En caso de que la hinchazón de los tobillos se deba a algún medicamento en concreto, no debemos suspender su consumo, sino consultar con el médico. En algunos casos puede ser un efecto que habrá que tolerar, pero en otros es un indicador de que la medicación debe regularse o cambiarse por otra.

Remedio natural para aliviar los tobillos hinchados

Además de seguir las indicaciones del médico, para obtener alivio también es posible recurrir a ciertas medidas, como por ejemplo, hacerse un masaje suave en casa, con un poco de aceite esencial de manzanilla.

 

Este aceite tiene propiedades antiinflamatorias, por ello, se utiliza para obtener el alivio en caso de hinchazón.

Ingredientes

  • 2 tazas de agua (500 ml).
  • Aceite esencial de manzanilla.
  • 2 cucharadas de flores de manzanilla (20 g).

Preparación

  • Primero, calienta el agua y cuando comience a hervir, agrega unas cuantas gotas de aceite esencial de manzanilla.
  • Luego, deja que se realice la decocción durante 10 minutos.
  • Agrega las flores de manzanilla y deja cocer durante 5 o 6 minutos más.
  • Después, retira del fuego y espera a que se enfríe.
  • Finalmente, cuela y vierte sobre las piernas de a poco.
  • Durante unos minutos, realiza masajes con movimientos circulares, desde los pies hasta las rodillas.

Recuerda que este es un remedio que puede contribuir con el alivio, pero no es una cura para el problema como tal. Por ende, utilízalo solo como complemento de lo que te paute el médico.