5 problemas estéticos comunes que podrían estar diciendo algo más grave

Carolina Betancourth 8 marzo, 2016
Aunque muchas veces relacionamos las ojeras y las bolsas en los ojos con la falta de sueño, si aparecen sin motivo podrían indicar algún problema renal o hepático

Todas las personas tienen que luchar contra varios tipos de problemas estéticos que afectan la calidad de la piel, el cabello y las uñas.

Por desgracia, la constante exposición al sol, las toxinas del ambiente y muchos hábitos de la rutina diaria influyen de forma negativa en su estado hasta causar un deterioro notable.

Para solucionarlo, muchas empresas de cosmética y belleza han desarrollado una serie de productos y técnicas profesionales que permiten restaurarlos de forma eficaz.

Sin embargo, lo que algunos no se alcanzan a imaginar es que más allá de lo estético se puede estar escondiendo un trastorno de salud más complejo.

Como sabemos que muchos no han considerado esta posibilidad, en esta ocasión queremos compartir esos 5 problemas de belleza que revelan aspectos sobre la salud.

1. Cabello quebradizo

Cabello quebradizo

Tener cualquier descuido con la salud capilar se traduce en un pelo sin brillo, con sus puntas abiertas y su cuero cabelludo enfermo.

Este requiere de la aplicación constante de productos nutritivos como el champú, el acondicionador o los tónicos capilares.

Si pese a utilizarlos el pelo continúa deteriorándose, es primordial prestarle más cuidado y, en lo posible, consultar al médico.

En muchos casos el deterioro de la melena tiene como origen las deficiencias nutricionales o enfermedades como la anemia.

También puede ser que se estén usando demasiados elementos de calor o productos químicos fuertes.

Lee también: ¿Quieres fortalecer tu cabello? No dudes en probar este acondicionador 100% natural

2. Puntos negros y granos de acné

Los puntos negros y el acné se producen cuando los poros de la piel se obstruyen por el exceso de grasa y la suciedad. Se estima que alrededor del 80% de los adolescentes los padecen, aunque también es común en la edad adulta.

Surgen debido a la interacción de ciertas hormonas, con el sebo y las bacterias que viven sobre o dentro de la piel.

Esto puede indicar un incremento en la actividad de las glándulas sebáceas y también alerta un trastorno hormonal o estrés.

En algunas personas llega a producirse por los efectos de ciertos medicamentos o el uso de determinados cosméticos.

En cualquier caso  bueno consultar al dermatólogo para estar más seguros del tipo de tratamiento que se le debe dar.

3. Vello facial demasiado grueso

Vello facial demasiado grueso

El vello corporal y facial es muy común tanto en hombres como en mujeres. En todos suele variar en cantidad, pero en la mayoría de los casos suele ser muy fino.

Cuando este es demasiado grueso y aparece en áreas visibles como la parte superior del labio, las piernas y el cuello es posible que haya algún tipo de alteración hormonal que lo está causando.

La consulta médica es muy importante porque es la única forma de encontrar su verdadera causa y el tratamiento más adecuado.

Es esencial saber que, en el 70 y 80% de los casos, suele haber algún tipo de relación con el síndrome del ovario poliquístico (SOP), una de las principales causas de infertilidad en las mujeres.

4. Uñas débiles y pálidas

Las uñas son una de las partes del cuerpo que más nos alertan sobre la presencia de enfermedades graves.

Si estas tienden a quebrarse con facilidad, lo más probable es que estén sufriendo las consecuencias del uso constante de productos químicos de limpieza o cosmética.

Sin embargo, de no ser así, puede ser que se esté teniendo una deficiencia nutricional o surja como síntoma del hipotiroidismo.

Si el problema es una alteración en su color, puede que sea el indicio de una enfermedad hepática o del sistema cardiovascular.

Por otro lado, si empiezan a ponerse pálidas o manchadas podría indicar un cuadro de anemia o infección por hongos.

Visita este artículo: ¿Por qué morderse las uñas es perjudicial para la salud?

5. Ojeras y bolsas

Ojeras

Tanto las ojeras como las bolsas que se forman en el contorno de los ojos son el producto de una mala noche de sueño o el mal hábito de fumar.

La acumulación de toxinas y el exceso de líquidos en los tejidos son los factores que más complican su tratamiento.

Si pese a mantener hábitos saludables y dormir bien, aparecen, es primordial consultar al médico porque puede deberse a una enfermedad renal o del hígado.

Como puedes ver, muchos de esos trastornos que consideras como un problema estético son una señal de alerta sobre una enfermedad o dificultades en el organismo.

Aunque es claro que no siempre es así, es bueno considerar estas posibles causas para elegir un tratamiento oportuno y adecuado.

 

Te puede gustar