5 problemas que los plátanos resuelven mejor que las pastillas

Los plátanos contienen triptófano, que es un aminoácido esencial que al entrar en nuestro organismo se convierte en serotonina, cuyo efecto inmediato es mejorar nuestro ánimo.

Los plátanos son frutas tropicales que combina energías, minerales y vitaminas, y lo hacen adecuado para todo tipo de dietas, incluidas las que tienen como fin el adelgazamiento.

Este alimento, también conocido como “banana”, es uno de los más consumidos en todo el mundo, y también uno de los más saludables.

A menudo las personas procuran evitar el consumo de plátano, especialmente cuando llevan una dieta con fines de perder peso.

Esto se debe a la mala fama que le han hecho al plátano, al ser considerado como la segunda fruta más calórica después del aguacate.

Sin embargo, un plátano contiene sólo 90 calorías por cada 100 gramos.

Por lo que incluirlo en porciones adecuadas no alterará ningún tipo de dieta y nos beneficiará de múltiples formas.

¿Cuáles son las principales propiedades de los plátanos?

Los plátanos  son una fuente significativa de azúcares y diferentes minerales.

Como el potasio, magnesio, algo de hierro y betacaroteno.

También destacan por sus grandes contenidos de vitaminas del grupo B, ácido fólico, vitamina C, algo de vitamina E y fibra.

Adicional a todo esto, los plátanos son ricas en hidratos de carbono, por lo que son una de las mejores formas de proporcionarle energía vegetal a nuestro cuerpo.

Gracias a todas estas propiedades, las bananas son muy recomendadas en el proceso de nutrición de los niños.

Al ser ricos en potasio, los plátanos también ayudan a eliminar los excesos del líquido del organismo, lo que nos ayuda a mantener nuestro cuerpo equilibrado y tratar problemas como la hipertensión o la gota.

Presión arterial alta

Hipertension come los plátanos

Cuando una persona consume sodio en exceso y carece de potasio, es muy probable que empiece a sufrir de hipertensión arterial.

Es muy importante proporcionarle potasio a nuestra sangre y los plátanos son una fuente rica de este mineral.

Lo recomendado es consumir una banana todos los días por las mañanas.

Con este buen hábito, su presión arterial podrá estar en un nivel óptimo.

Depresión

Muchas personas con depresión aseguraron sentirse mejor después de comerse una banana.

Esto se debe a que la banana contiene triptófano, que es un aminoácido esencial.

Debe estar presente en nuestra dieta porque nuestro organismo no lo puede sintetizar por sí solo en las cantidades adecuadas.

Además, al entrar en nuestro organismo se convierte en serototina, que es también conocida como la hormona de la felicidad.

Con tan solo comer una banana basta para aprovechar este beneficio.

En cuestión de minutos nos sentiremos más relajados y con mejor estado de ánimo.

Lee más sobre: Serotonina, importancia y funciones

Estrés

Estres

El estrés puede alterar nuestro metabolismo y esto puede hacer que los niveles de potasio tiendan a disminuir.

Para lograr un equilibrio, es ideal consumir los plátanos que, como ya sabemos, son una de las mejores fuentes de potasio que podemos encontrar.

En este sentido, los beneficios de la banana irán más allá de proporcionarnos potasio.

Al igual que en el caso anterior, nos ayudará a sentirnos mejor y a tranquilizarnos.

Estreñimiento

Las bananas son uno de los alimentos más recomendados para tener una mejor digestión.

Por sus contenidos de pectina, una fibra dietética que acelera la digestión y nos ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo, el plátano es ideal para combatir el estreñimiento o tránsito intestinal lento.

Además, por sus propiedades probióticas, reducen las flatulencias y alivian la hinchazón y la tensión.

Síndrome premenstrual

Sindrome premenstrual

Al ser ricos en vitamina B6, los plátanos actúan con un efecto positivo en el nivel de azúcar en la sangre.

A su vez, las vitaminas del grupo B también ayudan a disminuir algunos síntomas del síndrome premenstrual.

El consumo diario de plátano puede ayudar a reducir los dolores en el abdomen.

Así como la retención de líquidos que suele ser más frecuente en este ciclo.

Asimismo, sus beneficios también ayudan a mejorar el estado de ánimo y calmar los nervios, que suelen estar algo tensos durante estos días.