5 productos naturales para limpiar los oídos

Martín Perez · 31 agosto, 2018
Limpiar los oídos de manera regular puede ayudar a prevenir obstrucciones e infecciones en el canal auditivo. Aprende a limpiar los oídos de forma correcta con ingredientes naturales para mantenerlos limpios y sanos.

¿Se deben limpiar los oídos? ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo? En general, los médicos recomiendan no introducir objetos en los oídos, ni siquiera los bastoncillos de algodón, ya que pueden dañar la membrana y el interior, y provocar tapones. 

El conducto auditivo externo está revestido por folículos pilosos (origen de los pelitos), y por glándulas que producen un aceite ceroso denominado cerumen que es importante para mantener la salud de los oídos.

Sin embargo, sucede que cuando uno trata de limpiar los oídos, puede empujar el cerumen más hacia lo profundo y bloquear el conducto auditivo. El tapón de cerumen es una de las causas más comunes de pérdida de la audición. Por este motivo, los especialistas médicos no recomiendan hurgar en el oído para limpiarlo.

Normalmente, la cera se abre paso hasta la abertura del oído. Una vez ahí se cae o se elimina mediante el lavado. Por eso, a continuación te presentamos cinco productos naturales que podrás usar para limpiar tus oídos.  Con un simple lavado, lograrás oídos limpios y sanos.

Lee también: Consejos para tener oídos saludables

 

Función de la cera en los oídos

Hay quienes se preguntan si es buena o mala la cera en los oídos. La cera es una secreción natural y normal de los oídos. Por lo tanto, cumple con una función fisiológica.

De hecho, la cera protege al oído en las siguientes formas:

  • Atrapa e impide que el polvo, bacterias y otros microorganismos, o pequeños objetos, penetren y le causen daño al oído. Así puede prevenir la aparición de infecciones.
  • También podemos decir que actúa como lubricante, pues impide que los canales auditivos se sequen y lleguen a agrietarse.
  • Protege la delicada piel del conducto auditivo para evitar que se irrite cuando le entre agua.

Sin embargo, la presencia de cera en exceso podría indicar la existencia de una infección. O la producción excesiva de cerumen puede endurecerse en el conducto auditivo y bloquear el oído.

En resumen, el mismo órgano te indicará cuándo tus oídos necesitan una limpieza para reducir un poco los niveles de cera. Cuando esto suceda, debes estar preparado para limpiarlos de una forma segura y, a la vez, eficiente.

Por qué se deben limpiar los oídos

Los oídos se encargan de percibir los sonidos para enviarlos al cerebro. Además, su rol es fundamental porque contribuyen a mantener al cuerpo en equilibrio. La parte del oído que ayuda con el equilibrio se conoce como el sistema vestibular o el laberinto, una estructura en el oído interno compuesta por hueso y tejido blando.

Por lo tanto, limpiar los oídos no solo es importante para evitar la acumulación de cera y suciedad, o prevenir infecciones, sino también para tener una buena audición.

La higiene de los oídos abarca principalmente la limpieza de las orejas, que al estar expuestas de forma externa pueden limpiarse de forma sencilla. Pero, para limpiar el conducto principal del oído se debe tener más cuidado.

De todos modos, no debes limpiar los oídos con demasiada frecuencia ni con demasiada fuerza.

Productos naturales para limpiar los oídos

Hay muchas opciones para limpiar los oídos de una manera que resulte inofensiva para ellos. Así, las alternativas naturales son buenas porque, en general, no son tan costosas. Del mismo modo, no serán perjudiciales para el buen funcionamiento de este órgano.

De todas formas, es importante que ante la menor duda consultes a un médico especialista para que examine los oídos, y decida si es necesario un tratamiento. 

limpiar los oídos con aceite

1. Manzanilla

Una solución hecha a base de manzanilla puede ser una gran aliada para limpiar los oídos. Las propiedades de esta planta ayudan a liberar los canales auditivos.

¿Qué debes hacer?

  1. Primero, prepara una infusión con flores de manzanilla y agua.
  2. Una vez fría, la introduces suavemente en el oído externo con ayuda de una jeringa o similar, sin hacer presión, para hacer una especie de lavado.

Ver también: 6 propiedades medicinales de la manzanilla

2. Aceite de oliva

Es uno de los mejores productos naturales para facilitar la eliminación de la cera que obstruye las vías auditivas.

Ingredientes

  • 8 gotas de aceite de oliva (4 por oído)

¿Qué debes hacer?

  1. El aceite debe estar levemente tibio, ¡nunca caliente!
  2. Luego, aplicas algunas gotas en el oído.
  3. El proceso puede repetirse por un lapso de dos a tres días.

3. Aceite de almendras

La aplicación del aceite de almendras se realiza de la misma forma que con el de oliva. Sin embargo, puede que exista una variación en la densidad de cada uno de ellos. En todo caso, el uso de estos dos tipos de aceites se justifica porque ambos tienen glicerina en su constitución. Esta sustancia actuará como una especie de lubricante para liberar parte de la cera que se aloja en los conductos auditivos.

Ingredientes

  • 8 gotas de aceite de almendras

¿Qué debes hacer?

  1. Aplica 4 gotas de aceite en cada oído.
  2. Puedes entibiar levemente el aceite para potenciar su efecto.

4. Agua oxigenada

Conocida también como peróxido de hidrógeno, este ingrediente también funcionará como un liberador de los conductos. Debe mezclarse con agua en partes iguales y aplicarse en el interior del oído con algunas gotas.

Ingredientes

  • ½ taza de agua oxigenada (125 ml)
  • ½ taza de agua (125 ml)

¿Qué debes hacer?

  • El objetivo es hacer una especie de lavado que finalizará con el proceso de drenaje del líquido en cada oreja.

Al utilizar cualquiera de estos productos, asegúrate de hacerlo de forma separada en cada oído, adoptando una posición cómoda. No olvides que en los casos en que ingrese una abundante cantidad de líquido, debes voltear la cabeza hacia el lado contrario para que esta salga.

 

Finalmente…

Después de extraer el cerumen:

  1. Seca el oído completamente. Puedes usar un secador de pelo en potencia baja para ayudar a secarlo.
  2. Puedes limpiar el conducto auditivo externo con un pañuelo o papel higiénico envuelto alrededor de tu dedo.
  3. Se puede utilizar aceite mineral para humectar el oído y evitar que el cerumen se seque.
  4. Acude al médico especialista si tienes los oídos obstruidos con cerumen y no puedes extraerlo.