5 razones por las que tener un “frasco de la felicidad”: ¡A tus hijos les encantará!

Aunque no nos digamos lo mucho que nos queremos en este frasco de la felicidad podemos meter cada día mensajes positivos para que los nuestros vean cuánto nos importan

A menudo, suele decirse que la felicidad es tan frágil como el cristal.

Sin embargo, el cristal que es bien cuidado cada día brilla y reluce, y si además lo cubrimos con el barniz del cariño y la dedicación puede llegar a ser tan fuerte como el grafeno.

Ahora bien, para atender ese material tan valioso que es el propio bienestar y el de los nuestros, se necesita de actos llenos de voluntad, de atención de la buena y de ese saber hacer que no sigue actos espontáneos, sino que lo tiene todo bien previsto.

Un modo de lograrlo es mediante la propuesta que ahora queremos hacerte.

Se trata del “frasco de la felicidad”: una técnica motivadora que suele obtener buenos resultados en pequeños grupos de personas, tales como un aula de escuela, un departamento laboral y, ante todo, en el núcleo de una familia.

El objetivo es simple: llenarlo a diario de pensamientos positivos acerca de los demás.

Deben ser pensamientos y frases auténticas, sentidas, llenas de motivación, de cariño y de aliento para los nuestros.

Te explicamos a continuación cómo hacerlo y qué beneficios puedes obtener.

1. Trabajamos la Inteligencia Emocional

frasco de la felicidad
En nuestro día a día no siempre encontramos el momento adecuado para decirles cuánto los queremos a nuestros padres, hijos o pareja.

Siempre cuesta un poco, siempre es complicado “arrancar” en palabras esa emoción interior.

Si tenemos en casa esta frasco de la felicidad la cosa va a ser más sencilla, y además, trabajaremos a diario esa Inteligencia Emocional con la cual aprender a gestionar un poco mejor el mundo de las emociones.

Unos ejemplo sencillos de las frases que podemos poner en el frasco son las siguientes:

  • Me siento orgulloso de ti por cómo has afrontado ese problema que tenías”.
  • “Me encanta cuando sonríes, eres alguien muy especial”.
  • “Gracias por ese detalle que tuviste conmigo ayer, eres muy importante en mi vida”.
  • “Hoy en el trabajo me he acordado mucho de ti, tenía muchas ganas de volver a casa para verte”.
  • “Perdona si ayer te hice enfadar, a veces hablo sin pensar y luego me arrepiento. Solo quiero que sepas que eres lo más bonito de mi vida”.

Lee también ¿y si dejáramos de quejarnos?”

2. El frasco de la felicidad, una ayuda en la educación de nuestros hijos

técnica de la tortuga

El frasco de la felicidad es una estrategia muy adecuada en la educación de los niños. Les va ayudar en lo siguiente:

  • Cada día recibirá un refuerzo positivo de nuestra parte que le ayudará a crecer, a madurar:

“Estoy orgulloso por cómo te esfuerzas en el colegio”, “me gusta cómo te responsabilizas de tus cosas”, “no te preocupes por ese error que has tenido, papá y mamá confían en ti y saben que la próxima vez lo harás mejor”…

  • A su vez, ellos mismos deben también dejar sus tarjetas con frases para nosotros. De ese modo están obligados a hacer ejercicios de reflexión, de expresión emocional y de análisis.

Asimismo, el hecho de que el frasco de la felicidad enfatice “lo positivo” es algo muy adecuado, algo que les confiere motivación y seguridad cuando más lo necesitan.

Lee también “como afectan las redes sociales a nuestras emociones

3. Revalorizamos los pequeños detalles del día a día

Los pequeños detalles son los que construyen la felicidad, son actos llenos de intención donde se aprecia el amor, el cariño auténtico y la dedicación de esa mirada que atiende y que sabe lo que necesitamos, lo que nos gusta.

El frasco de la felicidad es el hogar donde habitarán los pequeños detalles cotidianos, ahí donde recibiremos un “gracias por ser así” o “me gusta cómo eres” o “me encanta estar tu lado”…

Son frases sencillas, cortas y elementales que alegrarán nuestro día, que darán brillo a nuestra jornada, motivación a nuestro corazón

frasco con corazón

4. Cultivaremos la gratitud

Cuando vivimos en familia muchas veces damos las cosas por sentadas. Pensamos que el que nuestra pareja haga esto o lo otro es normal, que es lo esperable.

  • Nos decimos a nosotros mismos que nuestra madre, abuelo o hermanos nos hacen tal favor porque es lo habitual en el seno de una familia…
  • Sin embargo, en el momento en el que damos las cosas por sentadas se pierde la magia, e incluso la persona que lleva a cabo esos actos puede sentirse decepcionada e incluso poco valorada.
  • Por ello, nunca está de más darles un “gracias”, escribirles un “te quiero”, un “qué haría yo sin ti…”.

Es una estrategia sencilla con la que se puede conseguir mucho.

5. Nos focalizamos en lo positivo

frasco con frases

En nuestro día a día abunda en exceso la crítica, el cansancio, ese estrés que nos obliga a ir deprisa sin centrarnos en quien tenemos delante, en lo que es esencial al corazón y que a veces, descuidamos.

  • El propósito de los mensajes que dejaremos escritos cada día en el frasco de la felicidad, es focalizarnos solo en lo positivo.
  • Al hacerlo, cambiaremos el chip, dejaremos de dar tanta relevancia a lo que nos molesta o nos preocupa para percibir lo bonito de los nuestros, para recordar qué es lo que amamos de verdad, y lo que nos hace ser felices.

Lee también qué ejercicios llevar a cabo para fortalecer las relaciones familiares

Para concluir, te recomendamos hacerlo, te invitamos a que. en casa, y con ayuda de los más pequeños, elijas un bonitos frasco de cristal, lo decores, y empieces hoy mismo a escribir tus mensajes positivos.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar