5 razones por las que duelen los senos

Brunilda Zuñiga 18 agosto, 2016
¿Has pensado alguna vez que tu alimentación puede ser una de las causas por las que te duelen los senos? Además de esta, hay otros posibles desencadenantes del dolor que probablemente desconozcas.

El dolor de senos se produce cuando aumenta la sensibilidad al roce o la presión. También puede presentarse un dolor espontáneo que no es habitual, aunque este puede ser normal al final de los ciclos menstruales y durante el embarazo.

El dolor puede aparecer en uno o en los dos senos, o incluso en la zona axilar. La intensidad de la molestia es variable y hay muchas posibles explicaciones.

Posibles causas por las que duelen los senos

¿Te duelen los senos? Aquí te explicaremos las posibles razones.

1. Mastitis

La mastitis provoca la inflamación de los senos y se origina, principalmente, por la obstrucción de los conductos de leche. En algunos casos, también puede deberse a una infección en la mama.

Cuerpo de la mujer.

Aparte del dolor, viene acompañada de:

  • Inflamación
  • Malestar general
  • Fiebre
  • Sensibilidad en la mama
  • Enrojecimiento
  • Sensación de dureza

La causa principal de la mastitis suele ser que los pezones se agrietan y esto hace que ciertos organismos infecciosos entren. Tener el sistema inmunitario debilitado o que en el momento del parto la madre quede expuesta a ciertos organismos también ocasiona este problema.

Para sanar la mastitis y el dolor de senos que provoca, basta con seguir el tratamiento indicado por el médico. También debes asegurarte de que tu bebé se alimente de la forma correcta.

Por otra parte, para evitar la aparición de las grietas en los pezones, debes drenar la leche cada dos horas y aplicar una crema hidratante.

Lee también: Alimentos que empeoran tu inflamación

2. Quistes en los senos

Este padecimiento resulta muy común en las mujeres. Es una bolsa benigna con pequeñas bolitas de líquido que suele aparecer por cuestiones hormonales. También suelen crecer cuando los senos cambian de tamaño y, aunque no hay una causa aparente para su aparición, pueden llegar a ser muy dolorosos.

Es importante que acudas al médico cuanto antes para eliminar el problema con medicación oral. La mayoría de las veces se puede sanar sin seguir un tratamiento quirúrgico.

En caso de que el médico considere que se trata de un problema grave, podría recetar un tratamiento más avanzado. No te preocupes, esto ocurre muy pocas veces y casi nunca se trata del cáncer al que tanto le temen muchas mujeres.

Si estás presentando este problema, procura evitar ciertos alimentos como el chocolate y los refrescos. Asimismo, es recomendable agregar un suplemento de vitamina E y complejo B.

3. Fibromas

Los fibromas son tumores benignos. Para comprender en profundidad el tema, debes entender, en primer lugar, que los tumores y los quistes no son lo mismo.

Mientras que la definición de un quiste fue comentada en el punto anterior, un tumor es la formación de células que crecen muy rápidamente y forman tejido sobrante. Estos suelen ser duros y rígidos.

Por lo general, los fibromas mamarios benignos aparecen en forma de pequeños bultos milimétricos. Estos nódulos suelen variar según:

  • La actividad hormonal.
  • El periodo menstrual.
  • Embarazo.
  • Lactancia.

Aunque en ocasiones pueden ser muy grandes y se requiere la extirpación quirúrgica, por suerte, la mayoría de las veces desaparecen con un tratamiento menor.  

4. La alimentación

Comer chocolate.

Hay ciertos ingredientes que pueden explicar por qué te duelen los senos. Los alimentos con alto contenido de grasa, sal o cafeína son excelentes ejemplos. Por este motivo, debes evitar o reducir su consumo.

Entre estos alimentos que pueden desencadenar molestias, están:

  • Chocolate.
  • Frutos secos (nueces, cacahuetes, almendras).
  • Bebidas que contengan cafeína (refrescos, té negro, té verde).
  • Comidas rápidas.
  • Palomitas de maíz y papas fritas con sal.
  • Salsas embotelladas.
  • Carnes rojas y embutidos.

Si, a pesar de reducir el consumo de estos alimentos, el dolor de senos no disminuye, tienes que solicitar una revisión médica especializada. Además, cada mes, debes realizarte un autoexamen de los senos.

5. La menstruación

Durante el ciclo menstrual, puedes padecer muchos síntomas; uno de ellos es que te duelan los senos. Esta es una zona muy sensible y puede llegar a ser intocable días antes o durante este periodo. Algunas mujeres se quejan de mucho dolor, ya que incluso el roce de la ropa en los senos y pezones puede ser intolerable.

Las hormonas son las principales protagonistas en la menstruación y también en los cambios que se producen en tu cuerpo durante estos días. Tienen que ver con la hinchazón general, la fatiga o el dolor de pecho.

Te puede interesar: Anormalidades del periodo menstrual a las que debes prestarle atención

El estrógeno y la progesterona son las dos hormonas implicadas y que preparan a la mujer para un posible embarazo. Son las encargadas de causar los síntomas premenstruales y menstruales, como el aumento de peso y la dolorosa hinchazón en los pechos.

Para evitar este molesto síntoma antes o durante la menstruación, existen varios métodos. Uno de los favoritos es usar anticonceptivos como la píldora, los parches o los anillos, ya que disminuyen considerablemente el dolor de los senos.

Otra buena alternativa es limitar el consumo de cafeína, sal, grasa animal y productos lácteos antes de comenzar con el período.

En resumen, las razones por las que duelen los senos son muchas. Cada mujer es muy distinta y no debes pensar que la situación de una amiga o familiar es igual a la tuya. Si tienes cualquier duda, asegúrate de hablar primero con tu médico.

Finalmente, recuerda que en ningún caso debes automedicarte. Aunque algunos medicamentos de venta libre ayudan con el problema en un inicio, consumirlos indiscriminadamente puede hacer que pierdan efectividad y, peor aún, podrían generar trastornos graves para la salud.

Te puede gustar