5 razones por las que no deberías volver a tomar agua embotellada nunca más

Aunque existen algunas botellas de agua biodegradables, incluso estas, son fabricadas con materiales que no se descomponen tan fácilmente como parece

El agua es una bebida indispensable para nuestra vida, cumple un papel imprescindible en nuestro organismo. Teniendo en cuenta la importancia del agua para nuestro cuerpo, muchas empresas han hecho negocio vendiendo agua embotellada asegurando que es más saludable que la del grifo.

Sin embargo, aunque aparentemente es muy saludable, lo cierto es que algunas industrias distribuyen agua de baja calidad a precios que son muy altos para los consumidores.

El agua embotellada no es una alternativa sostenible, aunque la industria quiera hacerlo ver así. Por un lado, el reciclaje del plástico usado para embotellar el agua, no siempre es efectivo, terminando muchas veces las botellas en la basura normal.

Por otro lado, y aunque las empresas se esfuercen por controlar el agua y hacernos pagar por ella, este producto es un imprescindible en la supervivencia humana, y no se debería especular ni jugar con su precio sobre la salud del ser humano.

No estamos diciendo que el agua del grifo sea 100% segura para su uso, pues todo esto depende del tratamiento que reciba para hacerla apta para el consumo humano.

Teniendo esto claro, te presentemos 5 razones por las que no deberías volver a consumir agua embotellada nunca más.

Las botellas de plástico no son sostenibles

Diferencias entre el agua embotellada y el agua potable

Como ya lo habíamos mencionado anteriormente, la industria ha querido hacer creer a los consumidores que las botellas de plástico son biodegradables y amigables con el medio ambiente. Sin embargo, estas botellas son fabricadas con materiales que pueden tardar cientos de años en descomponerse.

Actualmente hay varias campañas de reciclaje para reducir el impacto de las botellas de plástico en el medio ambiente, pero esto solo ha disminuido una mínima parte de la contaminación.

De acuerdo con varios estudios, son más las botellas que van a parar a la basura que las que son recicladas. Además, las botellas “biodegradables” no se descomponen tan fácilmente como parece, pues éstas solo utilizan menos plástico que las demás.

El agua potable y el agua embotellada contienen contaminantes

Existen tóxicos para nuestra salud en las botellas de plástico que, cuando entran en contacto con el agua, pueden pasar a esta y luego nosotros consumirlos.

Algunos de estos tóxicos que encontramos en el agua embotellada son el metal antimonio o el compuesto bisfenol A. Se sabe también que, hoy en día, el agua embotellada contiene sustancias químicas disruptoras endocrinas que rompen el equilibrio de nuestras hormonas, siendo partícipe en los problemas hormonales que hoy en día sufre la mayoría de la población femenina.

Por otro lado, el agua del grifo también contiene contaminantes para la salud humana (sobre todo con el consumo continuo), entre ellos el cloro o el flúor. Pero, además, una investigación realizada por Orb Media, asegura que también consumimos partículas de fibras de plástico en el agua potable del grifo.

Frente a estos datos, ambos tipos de agua están contaminadas y no son 100% sanas para nuestra salud, pero el agua embotellada además te cobra un precio alto por disponer de un agua de “mejor calidad”.

Lee también: Consumir agua: la clave de una vida sana

Muchas aguas embotelladas contienen toxinas

Tipos de agua embotellada

El plástico utilizado en las botellas de agua no solo es malo para el planeta, sino que puede hacerte daño a ti. Las empresas embotelladoras están utilizando un tipo de plástico libre de BPA, que es menos tóxico que otros plásticos.

Sin embargo, esto no las libra de tener otros compuestos químicos que pueden llegar a filtrarse en caso de que las botellas se expongan al calor durante mucho tiempo.

El agua local es el complemento de la comida orgánica

Los alimentos orgánicos se han vuelto muy populares estos días, después de determinarse que son mucho más saludables que aquellos que son sometidos a pesticidas y otros químicos. Cocinar estos alimentos con agua del grifo también es una forma de apoyar la comida sostenible y saludable.

Lee también: Opciones para tomar en casa agua de calidad

Existen varias alternativas saludables al agua embotellada

Para ahorrar dinero, tener una opción más saludable y ser amigables con el medio ambiente, una buena opción es conseguir una botella reutilizable, a ser posible de vidrio, en cualquier tamaño o forma que te guste. En el mercado hay muchas botellas ideales para cargar agua desde casa y tener siempre a mano este líquido tan necesario para nuestra vida.

En el caso del hogar, también hay productos muy  novedosos que pueden aumentar la confianza a la hora de beber agua del grifo. Una buena opción es una jarra con filtro biodegradable, el cual garantiza un agua más segura. Otra opción es conseguir filtros para el fregadero, los cuales se instalan fácilmente y mejoran la calidad del agua.

  • Villanueva, C. M., Kogevinas, M., & Grimalt, J. O. (2001). Cloración del agua potable y efectos sobre la salud: Revisión de estudios epidemiológicos. Medicina Clinica. https://doi.org/10.1016/S0025-7753(01)72000-3
  • Martínez-Ferrer, Á., Peris, P., Reyes, R., & Guañabens, N. (2008). Aporte de calcio, magnesio y sodio a través del agua embotellada y de las aguas de consumo público: implicaciones para la salud. Medicina Clinica131(17), 641–646. https://doi.org/10.1157/13128721
  • Wagner, M., y Oehlmann, J. (2011). Interruptores endocrinos en agua mineral embotellada: Actividad estrogénica en la E-Screen. Diario de bioquímica de esteroides y biología molecular127(1-2), 128-135. https://doi.org/10.1016/j.jsbmb.2010.10.007