5 reacciones de las personas altamente sensibles que sorprenden a los demás

Raquel Lemos Rodríguez · 12 mayo, 2020
Para entender a las personas altamente sensibles es importante intentar ponerse en su lugar y, sobre todo, no juzgarlas si no somos capaces de comprender su visión del mundo.

Las personas altamente sensibles pueden despertar la incomprensión en los demás. En muchas ocasiones, se las ve como demasiado «exageradas» o se cree que sufren algún tipo de desorden emocional.

Es algo normal, si tenemos en cuenta que, ante una situación cotidiana, ellas responden automáticamente de una manera algo llamativa. A veces, incluso de una forma demasiado impactante.

Por ello, hoy vamos a enseñarte un poco más sobre estas personas y sus reacciones más comunes.

¿Qué caracteriza a las personas altamente sensibles?

1. No soportan la presión

Las personas altamente sensibles no soportan la presión

Tener muchas tareas que realizar puede agobiarles. Prefieren concentrarse en una sola y dar todo su afán en ella. De hecho, suelen ser personas muy creativas y perfeccionistas.

Trabajan mucho mejor en soledad y bajo un ambiente tranquilo. Cuando esto no es así, el estrés hace acto de presencia y son incapaces de ser eficaces y productivas.

Como exista ruido a su alrededor o alguien que les inste a estar atentas a diversas cuestiones, empezarán a sentirse bloqueadas. Cuando esto sucede, las personas altamente sensibles se vuelven irritables y con un humor difícil de soportar.

2. Rechazan los ambientes caóticos

Las personas altamente sensibles rechazan los ambientes caóticos

En la sociedad actual, el caos es siempre bien recibido. Parece que se busca el ruido, la música alta, los estímulos fuertes que alejan del silencio. Sin embargo, las personas altamente sensibles huyen de todo esto.

Recibir demasiados estímulos al mismo tiempo puede resultarles enloquecedor. Olores, sonidos, interrupciones… Todo esto elimina el equilibrio que tenían hasta el momento.

A veces, llegan hasta tal punto que les molesta el mero sonido de masticar o incluso el tic tac del reloj. La reacción que muestran antes estas «pequeñas cosas» es muy intensa y termina enfadando a las personas que están a su alrededor. Ellas no entienden el motivo de su incomodidad.

Lee: Cómo el ruido afecta nuestra salud

3. Se toman las cosas como algo personal

Para una persona que es altamente sensible la mayoría de las situaciones que experimenta son «personales». Esto ocurre así porque son muy empáticas.

Reaccionan de una manera muy intensa ante injusticias sociales. También ante el daño que una persona haya podido ocasionarle a otra de forma gratuita.

Esto también viene dado debido a que se fijan mucho en los detalles. Son expertas en analizar el lenguaje no verbal, que muchas veces comunica más que las palabras.

Debido a esto, serán capaces de detectar siempre si eres de fiar o si estás escondiendo algo. Por lo general, las personas normales no tienden a fijarse y analizar esas microexpresiones humanas.

Algunos creerán que son imaginaciones suyas, otros intentarán decirles que «no se lo tomen como algo personal». Pero nada de esto funcionará.

4. Necesitan la soledad como el aire que respiran

Personas altamente sensibles

Esto puede sorprender bastante al resto del mundo, pues, por lo general, la gente evita estar sola, tiene miedo a sentirse apartada de todo y de todos.

persona-altamente-sensible
Sin embargo, las personas altamente sensibles buscan la soledad. Ese momento de paz y tranquilidad donde nada de lo anterior les afectará.

No obstante, esto puede causar enfados por parte de sus amistades, pues es normal que declinen invitaciones, que apaguen el móvil durante todo un día o que no le apetezca contestarte a los mensajes.

Esto no significa que no les guste pasar tiempo en compañía, pero sí que necesitan más tiempo que el resto para ellas mismas. Una situación que les acarrea, a veces, problemas con su pareja o familiares.

No te pierdas: Una dosis de soledad es necesaria en nuestras vidas

5. Si les duele algo, no serán las mismas

Personas altamente sensibles

El equilibrio de las personas altamente sensibles no solo procede de su interior. También viene de su exterior, tal vez porque están muy vinculadas con su cuerpo.

Un dolor de cabeza o de tripa, tener hambre o cualquier otro tipo de malestar puede resultar insoportable y cambiar su humor de una manera muy brusca. Todo esto provoca cambios instantáneos en su comportamiento que desconciertan a las personas que se encuentran a su alrededor.

¿Cómo podemos lidiar con ellas?

A veces, es difícil lidiar con las personas altamente sensibles, pues ponerse en su piel es muy complicado. Sin embargo, no juzgarlas, intentar preguntar para comprender y abrir la mente para ser capaces de entender cómo ven el mundo será de gran ayuda.

Si lo consigues, habrás ganado a una persona muy especial, y ella contará con la suerte de tener en su vida a alguien capaz de ver más allá de sus muros.

  • Benham, G. (2006). The Highly Sensitive Person: Stress and physical symptom reports. Personality and Individual Differences. https://doi.org/10.1016/j.paid.2005.11.021
  • Acevedo, B. P., Aron, E. N., Aron, A., Sangster, M. D., Collins, N., & Brown, L. L. (2014). The highly sensitive brain: An fMRI study of sensory processing sensitivity and response to others’ emotions. Brain and Behavior. https://doi.org/10.1002/brb3.242
  • Smith, A. (2006). Cognitive empathy and emotional empathy in human behavior and evolution. Psychological Record. https://doi.org/10.1007/BF03395534