5 recomendaciones para tener un hijo cariñoso

Para tener un hijo cariñoso, tú debes ser su ejemplo. Tu forma de tratar a los demás, y en especial, de tratarlo a él, influirá en cómo tu niño expresa sus sentimientos.

¿Cuántos padres sueñan con esos grandes y ricos abrazos que reciben de sus hijos? Cuando llegan a casa del trabajo, disfrutan de que sus niños sean afectuosos. Tener un hijo cariñoso es satisfactorio para los padres, y aunque no lo creas, es algo fácil de lograr.

Hay casos en los cuales los hijos están cerrados a expresar sus buenos sentimientos. Algunas de estas razones, pueden ser justamente por traumas emocionales o falta de cariño. Si no logras tener un hijo cariñoso, lo inicial sería averiguar qué le sucede a tu hijo y cómo puedes ayudarlo.

¡No todo está perdido! Si le brindas momentos de amor y comprensión a tus hijos, los malos hábitos que puedan tener, desaparecerán. Es por eso por lo que hoy te traemos las mejores recomendaciones para hacer de tu hijo uno más dulce y cariñoso.

¿Cómo tener un hijo cariñoso?

A los hijos les encanta imitar a sus mayores. Por eso es muy importante tener una buena imagen delante de ellos. Si quieres tener un hijo cariñoso, uno de los puntos primordiales para lograrlo es enseñarle a ser amoroso con la gente y tener dichas acciones como hábitos, las cuales pueden ser: sonreír, saludar con afecto y ser atento con las demás personas.

Te interesa leer: ¿Cómo acercarnos a nuestros hijos para poder aconsejarlos?

Varios padres le suelen dar como premio a sus pequeños cosas sin afecto, como juguetes, golosinas o dinero. Al hacer esto, en vez de cumplir como padres, están más bien creando un vacío. Hay momentos en los cuales la mejor recompensa puede ser un abrazo o un beso de su mamá o papá.

Padres cariñoso educan hijos cariñosos.

Darles amor es lo que ellos necesitan. Si tener un hijo cariñoso es lo que quieres, puedes empezar tú como guía para ayudarlo a expresar mejor sus sentimientos hacia las personas mas cercanas que tiene. Todo primer paso da buenos resultados.

1. Demuéstrale afecto

Despierta a tu hijo con besos y abrazos, al igual que en el momento de ir a dormir. Al convertir este gesto en un hábito, él lo repetirá con sus seres amados, como sus amigos y familiares. Esto hará que mejoren sus relaciones personales y, a la vez, lo convertirá en una persona más cariñosa.

Debes leer: ¿Cómo enseñar a tu hijo a dormir toda la noche?

El amor nunca está de más. La generosidad es un valor que debe fomentarse desde temprana edad. Dar amor, contrario a lo que muchos creen, es de personas fuertes y sin complejos. El cariño está profundamente vinculado a las buenas acciones. Quien hace bien, sin duda, tiene cariño en su corazón.

2. Hazlo sentir seguro

Muchos niños dudan del cariño de sus padres debido a la ausencia de gestos o porque no expresan el amor que sienten por sus hijos. Muchos de esos niños pueden volverse rebeldes con el tiempo.

Hay momentos que puedes compartir con tu pequeño, como ver televisión, leer, comer, jugar, e incluso, dormir juntos. Al pasar estos momentos únicos con tu niño, lo harás sentir más seguro y podrás tener un hijo cariñoso.

Niño rebelde.

3. Garantiza para él un hogar libre de violencia

Quizá tu hijo pueda causarte estrés o molestias, pero siempre es bueno saberlo controlar.

De no hacerlo, puedes gritarle y herirlo físicamente sin necesidad. Así lo único que lograrás será que se aleje de la idea de ser cariñoso con los demás, y principalmente, contigo. Al aprender  cómo manejar dichas emociones, podrás evitar consecuencias que lamentarás en un futuro.

4. Enséñale el valor del respeto

Cuando tu hijo te acompaña a hacer las compras, ir de paseo o algún otro lugar, capta con atención cómo tratas a las demás personas. Si eres de aquellas que saluda con mucho amor y respeto, probablemente, tener un hijo cariñoso no será difícil para ti. Al enseñar dicho gesto, le estás demostrando el sentido de respeto que se debe tener con los demás.

5. Sé un ejemplo

Saluda a todos con afecto, habla de las cosas que amas hacer, sé generoso con los más necesitados e inculca estos hermosos valores a tu pequeño.

Los hijos siempre querrán llegar a ser como sus padres, así que siempre luce como un superhéroe para ellos, ya que eres la persona que más van a admirar.

Madre e hijo cariñosos.

Conclusión

Hoy en día, la tecnología nos aleja del afecto que damos como personas. Al dejar todo nuestro cariño en una pantalla, nos cuesta el trato con nuestros familiares, amigos y demás individuos que conocemos. No permitas que esto lastime a tus hijos, ya que para ser cariñosos, necesitan que tú lo expreses primero.

Cada hijo es un mundo diferente. Habrá unos que, por sus propios rasgos de personalidad, no querrán ser muy expresivos. Sin embargo, hay casos en los que tú como padre puedes ayudar.

Hazlos sentir más seguros, enseñándoles buenos valores y dando muchos besos y abrazos. Dedícale momentos a tus pequeños, porque te lo agradecerán en un futuro.

Te puede gustar