5 recomendaciones para mejorar tu postura y aliviar el dolor de espalda

Además de cuidar de tu postura, si pasas muchas horas sentado delante del ordenador procura dedicar unos minutos cada cierto tiempo para levantarte y estirar. Así evitarás los dolores de espalda

Los dolores de espalda pueden presentarse por diferentes factores, algunos de ellos más complejos de sobrellevar.

Entre los más destacados, y considerado como uno de los principales, se encuentra la mala postura.

En términos generales, aparecen por asumir posiciones incorrectas del cuerpo.

En específico una mala postura de los hombros y la espalda contribuye a la aparición de diversas dolencias. Entre ellas destacan los dolores:

  • Lumbar
  • Cervical
  • De cuello
  • De hombros

No obstante, la mala postura no llega por sí sola, existen hábitos poco saludables para el cuerpo.

Es el caso del esfuerzo físico mal realizado, dormir en superficies incomodas y el más relevante: el sedentarismo.

El sedentarismo y la postura

mejorar la postura
A lo largo de la historia el hombre ha ido evolucionando sus costumbres, desde el trabajo hasta las formas de pasar el tiempo libre.

En la actualidad, la mayoría de actividades se realizan bajo techo y en la comodidad del hogar. Aunque nos puede parecer cómodo, esta práctica ha llevado al ser humano a volverse sedentario.

Sumado a los computadores y dispositivos móviles presentes en las casas, se encuentran la universidad, el instituto y la oficina.

Dichos lugares promueven el sedentarismo, y traen consigo posturas inadecuadas y poco naturales para el cuerpo.

Cabe recordar que el sedentarismo se presenta debido al exceso de pasividad corporal en una posición. Un ejemplo claro de ello es el que se presenta en las jornadas laborales de oficina.

Recomendaciones para mejorar la postura y combatir el dolor de espalda

Con base en lo anterior vamos a exponer una serie de recomendaciones para contribuir a adoptar una postura adecuada. Esta nos ayudará a combatir el dolor de espalda de buena forma.

1. Priorizar la comodidad

Es complejo dejar tiradas las responsabilidades de la noche a la mañan, ya sea los estudios o el trabajo de oficina. No obstante, dichas obligaciones deben realizarse con la mayor comodidad posible.

Para fomentar un lugar cómodo se recomienda fijarse en el entorno que se destina para pasar la mayor parte del día; teniéndolo en cuenta es necesario modificarlo un poco, dentro de lo posible.

Así, para llevar a cabo nuestro trabajo de la mejor forma se recomienda:

  • Emplear una silla cómoda.
  • Mantener la espalda recta sobre la superficie de la misma y las piernas en ángulo recto: es la postura adecuada para trabajar en el computador.
  • Por otra parte, la altura de la pantalla debe ser recta con los ojos; de tal manera la espalda no se encovará fácilmente.

2. Utilizar la imaginación

libertad-para-pensar

Quizá el tema de la postura y la prevención de dolores en la espalda se torne un poco estricto o cuadriculado. No obstante, no todo debe ser de ese modo; también es posible divertirse, aprender y ayudar al cuerpo.

Una alternativa para conseguirlo es empleando la imaginación.

  • Para ello basta con pensar en una cuerda que se encuentra amarrada a la parte superior de la cabeza (puede ser al cabello).
  • Cuando el cuerpo comience a decaer o encorvarse, debemos pensar en esta cuerda que nos ayudará a mantenernos rectos.

3. Utiliza ropa cómoda

Esta recomendación se asocia con priorizar la comodidad. No obstante, la indumentaria gira en torno a un punto mucho más personal de lo normal.

Utilizar vestimenta suelta o cómoda no solo favorece una adopción de la postura más adecuada: también contribuye a la prevención de dolores en el cuerpo, incluyendo el de la espalda.

  • Esta recomendación también abarca el calzado. Entre más suave y menos elevado, mucho mejor.

Seguir al pie de la letra lo escrito favorece la circulación sanguínea, ya que evita aglomeración de la misma y mejora la oxigenación del organismo en general.

4. Realizar pausas activas

Cambiar de postura o hacer estiramientos
En la actualidad muchas empresas se han centrado en contratar profesionales de la salud física con el fin de capacitar a sus empleados con respecto al sedentarismo.

Sin embargo, esto puede realizarlo uno mismo. Para corregir la postura y combatir el dolor de espalda basta con hacer pausas activas.

  • Realizar estiramientos, trotes estáticos o caminatas a lo largo del piso donde se ubica la oficina, sirven para conseguir el objetivo. Con quince minutos o veinte es suficiente para establecer una buena pausa activa.

5. Manejar la respiración

Puede ser de manera común y corriente, inhalando por la nariz y exhalando por la boca. No obstante, practicar disciplinas como el yoga o el pilates favorecen el trabajo de postura.

Por otra parte, al aprender a manejar la respiración, el oxígeno llega a cada rincón del cuerpo, y nos ayuda también a combatir el dolor de espalda.

Te puede gustar