5 recomendaciones para controlar la ansiedad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Valeria Sabater el 15 noviembre, 2018
A la hora de tratar la ansiedad siempre necesitaremos ayuda experta. Asimismo, prácticas complementarias como el Minfulness también pueden ayudarnos

La ansiedad sigue siendo uno de los problemas más recurrentes entre la población.

Esta sensación de angustia, de aprehensión, preocupación o miedo hacia ciertos acontecimientos o actividades, puede aparecer de manera puntual o dar forma a condiciones clínicas más serias como el trastorno de ansiedad generalizada.

Por otro lado, cabe decir que a pesar de la gran incidencia existente de esta condición psicológica, no todas las personas dan el paso en busca de ayuda especializada.

Más aún, datos como los revelados en un estudio llevado a cabo por el doctor  doctor Jordi Alons, del Instituto de Investigación Médica de Barcelona, ​​España, nos indican que los servicios de salud aún deben mejorar mucho el aspecto de la identificación de estos casos.

Sea como sea, hay un aspecto que nunca podemos dejar de lado. Los trastornos de ansiedad deben ser tratados lo antes posible, es necesario ser sensibles ante este tipo de realidades y buscar siempre ayuda experta y especializada.

Asimismo, y de manera complementaria, también podemos llevar a cabo mejoras en nuestros hábitos de vida.

Veamos más datos al respecto.

La ansiedad y los factores de predisposición

La aparición y el mantenimiento de la ansiedad depende de múltiples factores que es conveniente conocer. Son los siguientes:

  • Factores predisposicionales: nuestra genética. Estudios como el llevado a cabo en el Hospital Universitario de Würzburg, nos revelen que, efectivamente, a la hora de desarrollar determinados trastornos de ansiedad puede existir una predisposición biológica.
  • Los factores activadores: como nuestro contexto social y nuestra forma de reaccionar ante determinados estímulos.
  • Factores de mantenimiento: nuestra personalidad , el estilo educativo y nuestro estilo de vida también determina la aparición y mantenimiento de la ansiedad.

Recomendaciones para controlar la ansiedad

A pesar de ser una problema complejo, existen diversas alternativas para hacer frente al cuadro sintomatológico de esta condición.

Son enfoques sencillos, técnicas que podemos aplicar en el día a día y con las que podremos no solo reducir el impacto de la ansiedad, sino también (y no menos importante) prevenirla.

Expresar y gestionar emociones

Uno de los problemas más frecuentes en las personas con ansiedad es la dificultad a la hora de gestionar sus emociones.

Así, no falta el día en que contengamos un desacuerdo, en que nos callemos una ofensa, en que guardemos para nosotros mismos una preocupación tras otra para no cargar sobre nuestro entorno las propias tensiones.

mujer que sufre ansiedad

Esta práctica tan común acaba generando agotamiento psicológico. No dudemos por tanto en ser un poco más asertivos, en atrevernos a verbalizar necesidades, poner nombre a nuestras emociones, compartir nuestras preocupaciones, en defender los límites personales

Expresar emociones, al fin y al cabo, es clave de salud mental.

Escribir

La escritura terapéutica es otra gran herramienta para manejar y afrontar mejor la ansiedad.

  • Este ejercicio es apto y muy efectivo para clarificar necesidades, para exponer preocupaciones y traducir en palabras la tensión mental…
  • Basta con un cuaderno y un lápiz para ponerlo en práctica, así como disponer de esa hora al día para nosotros mismos donde desnudar emociones en una hoja en blanco.

Tiempo para el autoconocimiento

Hay muchas estrategias para canalizar y aliviar el cuadro sintomatológico de la ansiedad. Una de estas alternativas es permitirnos profundizar un poco más en nosotros mismos para practicar el autoconocimiento.

¿Qué nos permite esta estrategia?

  • Saber cuáles son nuestras necesidades reales.
  • Entender qué nos motiva, dónde están nuestros límites, donde el potencial.
  • Es también ese camino mediante el cual, hallar un propósito vital que vaya con nosotros. Ese con el que despertar nuevas ilusiones apagando a su vez parte de nuestros miedos.

Lee también: 8 remedios naturales que controlan la ansiedad nerviosa

El mindfulness

Tal y como nos revelan desde estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Boston, el Mindfulness es una práctica catártica y sanadora para reducir los efectos del estrés y la ansiedad.

  • Nos permite estar más presentes, conectar con nuestras necesidades, aprender a respirar mejor...
  • Asimismo, este tipo de enfoques nos permiten integrar nuevas técnicas de relajación con las que reducir la tensión mental, tener mayor control sobre nuestros pensamientos y emociones…
  • El mindulness es esa herramienta accesible para todos con la que hacer uso de una conciencia más plena, ahí donde mejorar nuestra atención y aprender a aprovechar las oportunidades del aquí y ahora.
Mindfulness trabajo para reducir la ansiedad

Realizar ejercicio físico

Salir a caminar, a correr, a bailar, nadar, pasear en bici… Todos estos ejercicios tan comunes nos ayudan a producir endorfinas, oxigenar el cerebro, aumentar nuestra dosis de serotonina y reducir el nivel de cortisol de nuestro organismo.

Por lo tanto, el ejercicio físico es siempre esa herramienta excelente y saludable con la que reducir los síntomas de la ansiedad.

Para concluir, no dudemos en incluir en nuestro día día estos consejos para reducir el impacto de esta condición psicológica. Se trata solo de hacer uso de aquello que más vaya con nosotros y con nuestras necesidades particulares.

No obstante, no nos olvidemos de lo más importante: consultar con profesionales especializados.

  • Kasper, S., Boer, J. A. d., & Sitsen, J. M. A. (2003). Handbook of depression and anxiety (2nd ed.). New York: M. Dekker.
  • Root, B. A. (2000). Understanding panic and other anxiety disorders. Jackson: University Press of Mississippi.
  • Veeraraghavan, V., & Singh, S. (2002). Anxiety disorders: psychological assessment and treatment. New Delhi; Thousand Oaks, CA: Sage Publications.