5 remedios antiinflamatorios para el líquido en la rodilla

Daniela Echeverri Castro·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
04 Enero, 2019
La acumulación de líquido en la rodilla requiere un tratamiento médico específico, según sea la causa. El uso de remedios caseros puede ayudar, pero siempre se ha de consultar con el profesional antes de consumirlos o aplicarlos.

Los remedios antiinflamatorios que se recomiendan para el líquido en la rodilla y otras dolencias afines tienen como objetivo principal contribuir con el alivio de algunas molestias, lo cual viene a ser positivo para los pacientes.

Sin embargo, esto no quiere decir que sean sustitutos adecuados para el tratamiento pautado por el médico. En todo caso, pueden considerarse como un complemento a sus pautas y un estilo de vida saludable.

Antes de comentarte en qué consisten cada uno de los remedios antiinflamatorios, te daremos un breve repaso acerca de lo que significa tener líquido en la rodilla.

¿Líquido en la rodilla? Algunas cuestiones que debes saber

En ocasiones, ciertas lesiones en la rodilla o enfermedades como la artritis reumatoide pueden ocasionar la aparición del quiste de Baker. Este viene a ser un bulto lleno de líquido sinovial que puede generar diversas molestias. 

El líquido sinovial es un tipo de fluido está presente en la mayoría de las articulaciones del cuerpo y, aunque es necesario para su lubricación, su producción excesiva incrementa la inflamación.

Claramente, la acumulación de líquido en la rodilla puede ocasionar inflamación, dolor (de intensidad variable) y dificultades de movimiento. Aunque no siempre es de carácter grave, su tratamiento oportuno es clave para prevenir complicaciones.

Es fundamental acudir al médico para recibir el tratamiento más adecuado. De manera adicional, se puede consultar con el profesional cuáles pueden ser las mejores medidas coadyuvantes.

Remedios antiinflamatorios para el líquido de la rodilla

De acuerdo con la sabiduría popular, el consumo de algunas bebidas diuréticas podría ayudar a aliviar la inflamación y, por ende, el dolor que ocasiona la acumulación de líquido en la rodilla. En su mayoría, se trata de infusiones con ingredientes que tienen cierto efecto antiinflamatorio.

No se ha comprobado científicamente que estos remedios puedan ser útiles a la hora de tratar un quiste de Baker, acelerar la recuperación de las molestias, mejorar la circulación y reducir la hinchazón; sin embargo, hay quienes deciden incorporarlos, como tratamiento coadyuvante.

Té de jengibre y cúrcuma

remedios antiinflamatorios

Ingredientes

  • Agua.
  • 2 cucharadas de miel de abejas (50 g).
  • ½ cucharadita de jengibre en polvo (2 g).
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo (2 g).

Preparación

  • Pon a hervir dos tazas de agua y, cuando lleguen a ebullición, incorpora el jengibre y la cúrcuma en polvo.
  • Reduce la llama del fuego y deja que se concentren durante dos minutos más.
  • Pasa el líquido a través de un colador, endúlzalo con miel de abejas y consume.

Nota: el jengibre es una especia que está contraindicada en varios casos. Por ejemplo,  caso de embarazo y periodo de lactancia. Por ello, es recomendable informarse bien antes de consumirla.

Descubre: Jengibre para las náuseas

Bebida de aloe vera y aguacate

La bebida de aloe vera y aguacate, además de ser una buena excusa para consumir este delicioso y cremoso fruto, es una buena opción para saciar el apetito y mitigar las molestias que ocasiona el líquido en la rodilla.

Ingredientes

  • La pulpa de medio aguacate.
  • 3 cucharadas de aloe vera (45 g)
  • Opcional: miel de abejas.

Preparación

  • Extrae la pulpa de medio aguacate y mézclala en la licuadora con el gel de aloe vera.
  • Puedes agregar un poco de agua para hacer la mezcla menos espesa.
  • Procesa hasta homogeneizar.
  • Sirve y bebe.
  • De manera opcional, podrías endulzar con un poco de miel de abejas.

3. Cataplasma de aceite de oliva y ajo

Mascarilla de ajo y aceite de oliva

Ingredientes

  • 8 dientes de ajo.
  • ½ taza de aceite de oliva (100 g).

Preparación

  • Corta los dientes de ajo en pequeñas láminas y viértelos en un frasco de cristal.
  • Incorpora el aceite de oliva y asegúrate de que cubra por completo los ajos.
  • Deja que se macere durante una semana y, pasado este tiempo, consume una cucharada en ayunas todos los días.
  • De forma opcional, toma una pequeña cantidad del producto, caliéntala en el microondas y aplícala sobre las rodillas.

4. Infusión de diente de león

La infusión de diente de león es uno de los mejores remedios antiinflamatorios, según creencias populares. Por ello es muy común que lo recomienden como complemento en caso de dolor de rodilla, articulaciones y huesos.

Ingredientes

Preparación

  • Agrega una cucharada de diente de león en una taza de agua hirviendo y déjala reposar durante 15 minutos.
  • Pasado este tiempo, pásala por un colador y consúmela.
  • Consume como máximo hasta tres veces al día.

Lee: Según un estudio, el diente de león nos ayuda a tratar el eczema

5. Compresas con infusión de salvia

Salvia

Otro de los remedios antiinflamatorios que se suele recomendar en estos casos son las compresas de salvia, que pueden prepararse fácilmente en casa. Esta planta ayuda a reactivar la circulación en la zona afectada y, de paso, promueve la expulsión del líquido retenido.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de salvia (30 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

Preparación

  • Agrega las cucharadas de salvia en una taza de agua hirviendo y, una vez obtengas una infusión, sumerge un paño limpio en el líquido.
  • Finalmente, aplícalo sobre la rodilla afectada y deja que actúe 20 minutos.
  • Repite su aplicación cada noche antes de ir a dormir.

¿Qué más puedes hacer para obtener el alivio?

Los remedios antiinflamatorios caseros pueden contribuir con el alivio en algunos casos, pero no son suficientes, por sí solos, para eliminar el problema. Por ello, lo más recomendable es que acudas al médico, sigas sus indicaciones y consultes con él acerca de cuáles son las mejores medidas complementarias. De esta manera, evitarás recurrir a cuestiones que puedan agravar el problema.