5 remedios caseros efectivos para la gingivitis

El uso de hilo dental y el cepillado correcto es indispensable para prevenir el sarro en los dientes y eliminar los residuos de alimentos que pueden provocar el desarrollo de la gingivitis

Muchas veces nos acostumbramos a vivir con placa y sarro en los dientes sin tomar en cuenta que las bacterias provocan la gingivitis, es decir una inflamación en las encías.

Es muy común que las personas que la padecen experimenten sangrado de manera frecuente. No obstante, la gingivitis no se considera una enfermedad grave.

Puede desaparecer con una buena rutina de cepillado, el uso de hilo dental y, por supuesto, se debe acudir a una limpieza general con el dentista.

Es la única manera de combatir la enfermedad periodontal y evitar que se pierda el tejido o el hueso que sostiene a los dientes. ¿Descubrimos cómo cuidar nuestros dientes?

De gingivitis a periodontitis

Cuando dejamos estar la placa o sarro en nuestros dientes, la gingivitis puede convertirse en periodontitis. Lo que indica que hay una inflamación más severa alrededor del diente.

  • Las encías se separan de los dientes y forman aftas bucales.
  • Entonces el sistema inmunitario pone en marcha sus defensas contra la infección.
  • Las toxinas de las bacterias y la defensa natural del cuerpo destruyen el hueso y los tejidos, así que el diente termina por aflojarse y la única solución es retirarlos.

Factores de riesgo de la gingivitis

Factores de riesgo

  • Fumar es uno de los hábitos que provoca que se desarrollen enfermedades en las encías.
  • Los cambios hormonales hacen que las encías se vuelvan más débiles.
  • Las personas con diabetes tienen más probabilidad de desarrollar infecciones.
  • Los tratamientos para el cáncer o el sida perjudican la salud de las encías.
  • Hay personas que al consumir ciertos medicamentos segregan menos saliva y la boca queda susceptible a las bacterias. 

Síntomas de la gingivitis

  1. Mal aliento
  2. Enrojecimiento en las encías
  3. Inflamación en el área
  4. Dolor al masticar
  5. Dientes flojos
  6. Sensibilidad en los dientes

¿Cómo tratar la gingivitis?

Lo primero que se tiene que hacer es controlar la infección. Hay diferentes tratamientos según la etapa de gravedad en la que se encuentre la gingivitis.

Independientemente de la solución que elijas, la clave está en darle seguimiento de forma diaria.

Prueba los siguientes remedios caseros, ¡te sorprenderán!

1. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un antiácido que tiene propiedades alcalinas, capaz de combatir hongos y equilibrar el pH.

Ingredientes

  • ½ taza de agua (175 ml)
  • 3 cucharadas de bicarbonato (30 g)
  • Hilo dental

Preparación

  • Primeramente vierte las cucharadas de bicarbonato en el agua.
  • Enseguida añade 2 cucharadas más de agua caliente.
  • Posteriormente sumerge el hilo dental en la mezcla y aplica en los huecos de las encías y en los espacios donde se acumula la comida.
  • A continuación, mete el cepillo en la mezcla y cepilla tus dientes de forma habitual.
  • Para terminar, enjuaga con agua abundante.

2. Hojas de menta

La menta es una planta que tiene propiedades antisépticas y antibacterianas. Por lo tanto, ayuda a combatir las bacterias y la inflamación por la gingivitis.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de hojas de menta (30 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

  • En primer lugar, pon el agua a calentar.
  • Enseguida machaca las hojas de menta.
  • Cuando el agua esté hirviendo, agrega la menta.
  • Mantén en el fuego durante 30 minutos.
  • Posteriormente pon a enfriar la infusión.
  • Enjuaga tu boca 3 veces al día con la infusión. 

Te recomendamos: 12 usos curativos de la menta 

3. Cúrcuma

Cúrcuma

La curcumina que contiene la cúrcuma le confiere beneficios antioxidantes, antivirales y antiinflamatorios. De esta manera, ayuda a remover la acumulación de placa y desinflamar las encías.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de cúrcuma (40 g)
  • ½ cucharada de sal (5 g) 
  • ½ taza de agua (125 ml)

Preparación

  • En primer lugar, agrega la cúrcuma y la sal en la taza de agua y mezcla hasta formar una pasta homogénea.
  • Una vez lista, con ayuda de las yemas de los dedos, frota en las encías y deja reposar durante 15 minutos.
  • Repite el procedimiento 2 veces al día.
  • Finalmente, enjuaga con agua tibia.

4. Agua oxigenada

El agua oxigenada o peróxido de hidrógeno es un compuesto químico que elimina los gérmenes de manera inmediata.

Ingredientes

  • 1 cucharada de agua oxigenada (10 ml)
  • 1 cucharada de agua (10 ml)

Preparación

  • Mezcla ambos líquidos en un vaso: con ayuda de una cuchara bate durante unos segundos.
  • Después de lavarte los dientes de forma habitual, enjuaga con la mezcla.
  • Además haz gárgaras durante 1 minuto.
  • Para terminar, enjuaga con agua tibia.

Lee también: Usos que debes conocer del agua oxigenada 

5. Sal y limón

Sal y limón para limpiar los dientes

El limón es un potencial limpiador y antibacteriano, mientras que la sal cura cualquier tipo de herida y evita que la infección se propague.

Ingredientes

  • El zumo de un limón 
  • 3 cucharadas de agua (30 ml)
  • ½ cucharada de sal (5 g)

Preparación

  • Antes que nada debes saber que el objetivo es preparar tu propio enjuague bucal.
  • Para empezar, vierte el zumo de un limón en un recipiente y añade el agua.
  • Seguidamente agrega la sal y combina con una cuchara.
  • Utiliza la mezcla para enjuagarte varias veces al día, sobre todo después de cepillar tus dientes.

Y bien, ¿listo para recuperar tus encías?

  • Page, R. C. (1986). Gingivitis. Journal of Clinical Periodontology. https://doi.org/10.1111/j.1600-051X.1986.tb01471.x
  • De Vries, K. (2015). Gingivitis. Australian Journal of Pharmacy. https://doi.org/10.1016/j.cemconres.2009.06.012
  • Deinzer, R., Weik, U., Kolb-Bachofen, V., & Herforth, A. (2007). Comparison of experimental gingivitis with persistent gingivitis: Differences in clinical parameters and cytokine concentrations. Journal of Periodontal Research. https://doi.org/10.1111/j.1600-0765.2006.00951.x