5 remedios caseros para los pólipos nasales

Carolina Betancourth 27 diciembre, 2017
Aunque estos remedios pueden ayudarnos a combatir los pólipos nasales es conveniente acudir de manera periódica al médico para mantenerlos bajo control y evitar posibles complicaciones

Los pólipos nasales son crecimientos blandos, no cancerosos, que se forman en el revestimiento de los conductos nasales y los senos paranasales.

No producen dolor y pueden no causar síntomas, aunque cuando aumentan de tamaño bloquean los conductos y dificultan la respiración y el olfato.

Aparecen debido a la inflamación que se sufre por infecciones respiratorias recurrentes, alergias o enfermedades crónicas como el asma.

Si bien hay tratamientos médicos que ayudan a encogerlos o eliminarlos, los casos más leves se pueden controlar con la ayuda de algunos remedios caseros.

Causas de los pólipos nasales

Hasta el momento no se ha podido establecer una causa exacta de los pólipos nasales. No está claro por qué algunos los sufren de forma crónica, mientras que en otros ni siquiera aparecen.

Algunos factores de riesgo son:

  • Sensibilidad al ácido acetilsalicílico (aspirina)
  • Asma
  • Infecciones sinusales crónicas
  • Fibrosis quística
  • Rinitis alérgica
  • Síndrome de Churg-Strauss, una extraña enfermedad que causa inflamación de los vasos sanguíneos

Lee también: Senos paranasales: 5 cosas que deberíamos saber

Síntomas de los pólipos nasales

polipos-nasales

Los pólipos nasales son blandos y no tienen sensibilidad. Si son demasiado pequeños es probable que el paciente no se entere de que los tiene.

Los crecimientos múltiples o un pólipo de gran tamaño generan un bloqueo en los conductos y los senos paranasales que sí desencadenan molestias.

Los síntomas pueden incluir:

  • Resfrío
  • Congestión persistente
  • Goteo nasal
  • Estornudos
  • Pérdida o ausencia del sentido del olfato
  • Pérdida del sentido del gusto
  • Dolor facial o de cabeza
  • Dolor en los dientes superiores
  • Ronquera

Remedios caseros para aliviar los pólipos nasales

Los compuestos antiinflamatorios, mucolíticos y calmantes de algunos ingredientes naturales pueden contribuir a acelerar la recuperación de los pólipos nasales cuando no es necesaria la intervención médica.

Si estos ya están causando un bloqueo, es necesario recibir otros tipos de tratamientos e intervenciones antes de que generen complicaciones.

1. Cebolla

cebolla

Por sus compuestos volátiles con efecto descongestionante, la cebolla es una de las mejores alternativas caseras para el alivio de los pólipos nasales.

Ingredientes

  • 1 cebolla pequeña
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Corta la cebolla en varios trozos y ponla a hervir en una olla con agua.
  • Cuando llegue a ebullición, tapa la bebida, reduce el fuego a mínimo, y déjala durante 5 minutos más.
  • Pasado este tiempo, apaga la bebida y realiza el tratamiento.

Modo de uso

  • Cúbrete la cabeza con una toalla, destapa la olla, e inhala los vapores durante 5 o 10 minutos.
  • Si lo consideras necesario, vuelve a hervir el remedio y repite el tratamiento 2 veces al día.

2. Vinagre de manzana

Rico en ácidos naturales y antioxidantes, el vinagre de manzana es un ingrediente antifúngico, antiviral y antiinflamatorio que ayuda a combatir los problemas respiratorios asociados con la aparición de estos crecimientos.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre de manzana (30 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Diluye el vinagre en una taza de agua tibia y, para mejorar el sabor, endúlzalo con miel.

Modo de uso

  • Ingiere la bebida en ayunas y repite la toma 2 o 3 veces al día.

Visita este artículo: 5 curiosos usos del vinagre de manzana que te gustará conocer

3. Pimienta de cayena

Scharf!

El efecto de calor que produce la pimienta de cayena en el organismo sirve para reducir la congestión nasal que se genera por la presencia de pólipos.

Su compuesto activo, la capsaicina, combate la inflamación y ayuda a mejorar la circulación.

Ingredientes

  • ¼ de cucharadita de pimienta de cayena (1 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Vierte la pimienta de cayena en una taza de agua hirviendo, tapa la bebida y espera que repose 10 minutos.

Modo de uso

  • Consume la bebida a media mañana y, si gustas, repite la toma en la tarde.
  • Toma máximo 2 tazas al día.

4. Cúrcuma

Los compuestos antibióticos y antiinflamatorios de la raíz de cúrcuma pueden evitar la hinchazón de los senos paranasales.

La curcumina, su principal compuesto activo, contribuye a detener el crecimiento de los pólipos y favorece el alivio de la congestión.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de cúrcuma (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Diluye una cucharadita de cúrcuma en una taza de agua hirviendo y endúlzala con miel.

Modo de uso

  • Bebe la bebida a sorbos antes que se enfríe.
  • Tómala 2 veces al día.

5. Rábano picante

rabano picante

Los vapores con rábano picante son uno de los remedios tradicionales para las dificultades respiratorias y la irritación de los senos paranasales.

Ingredientes

  • 1 rábano picante
  • 2 tazas de agua (250 ml)

Preparación

  • Corta el rábano en varios trozos y ponlo a hervir con las tazas de agua.
  • Cuando llegue a ebullición, reduce el fuego a mínimo y déjalo durante 5 minutos más.

Modo de uso

  • Retira la bebida del fuego, destápala e inhala los vapores durante 10 minutos.
  • Haz el tratamiento 2 veces al día.

La aplicación de estos remedios caseros puede ayudar a controlar algunos de los problemas que tienden a empeorar los pólipos.

Sin embargo, es importante revisarlos de forma periódica con el médico, ya que muchas crecen a tal punto de ser necesaria una cirugía.

Te puede gustar