5 remedios caseros con menta que te gustará conocer

Aunque la menta puede ser muy útil para aliviar afecciones digestivas, si tenemos la presión arterial alta o estamos embarazadas es conveniente consultar con nuestro médico antes de consumirla.

La menta es una planta originaria de Asia Central y el Mediterráneo que, por sus propiedades, se usa con fines culinarios y medicinales.

Se caracteriza por tener un gran aroma y, además, se valora por su alto contenido de compuestos digestivos, antiespasmódicos y antisépticos.

Si bien se ha utilizado para darle un toque especial a cócteles y recetas, también ha sido un ingrediente base en la elaboración de remedios naturales.

Tanto sus extractos como sus hojas y aceites esenciales se emplean en el tratamiento de problemas de salud internos y externos.

De hecho, gracias a sus compuestos sedantes, sirve como complemento para tratar el estrés y otros trastornos emocionales que afectan el bienestar mental.

Teniendo en cuenta que muchos aún no conocen sus bondades, en esta ocasión queremos compartir 5 remedios con los que se puede aprovechar.

¡Toma nota!

1. Remedio para aliviar las digestiones lentas

digestion-lenta

Por sus propiedades digestivas, carminativas y antiinflamatorias, las hojas de menta son útiles en el tratamiento de las digestiones lentas y el exceso de gases.

Sus compuestos optimizan el proceso de descomposición y el aprovechamiento de los alimentos y, a su vez, facilitan el paso de los desechos a través del intestino.

Ingredientes

  • Agua (250 ml).
  • Menta (10 g).
  • Zumo de limón (10 ml).

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, añádele las hojas de menta.
  • Tapa la bebida y déjala reposar 10 minutos.
  • Luego, fíltrala con un colador y agrégale una cucharada de zumo de limón.

Modo de uso

  • Toma 2 o 3 tazas de bebida de menta con limón al día.
  • Consúmela después de comer platos copiosos.

Ver también: Cuida tu digestión con estas 6 plantas curativas

2. Remedio para las quemaduras superficiales

Los antioxidantes, vitaminas y minerales contenidos en las hojas de menta son ideales para promover el proceso de regeneración de la piel en casos de quemaduras superficiales.

Los aceites naturales de la planta actúan como refrescantes sobre la zona afectada, reduciendo la irritación y el ardor.

Ingredientes

  • Hojas de menta frescas (10 g).
  • Agua (10 ml).
  • Miel (25 g).

Preparación

Tritura las hojas de menta en un mortero y, a continuación, mézclalas con el agua y la cucharada de miel.

Modo de uso

  • Extiende la pasta sobre la zona de la quemadura y déjala actuar 15 minutos.
  • Enjuaga y repite su uso dos veces al día.

3. Remedio de menta para la tos

mujer-tos

Los aceites esenciales de las hojas de menta ayudan a descongestionar el sistema respiratorio y, gracias a esto, son útiles para el tratamiento de la tos y los resfriados.

Ingredientes

  • Hojas de menta (10 g).
  • Agua (250 ml).
  • Zumo de limón (5 ml).
  • Miel de abejas (25 g).

Preparación

  • Añade las hojas de menta en una taza de agua hirviendo y tápala.
  • Deja reposar la bebida durante 10 minutos y, posteriormente, cuélala.
  • Añádele el zumo de limón y la miel de abejas, y remueve.

Modo de uso

  • Bebe la infusión en ayunas y repite su consumo a media tarde y antes de dormir.
  • Toma este remedio hasta aliviar por completo la tos.

4. Remedio para calmar el estrés

Los compuestos calmantes de las hojas de menta ayudan a reducir los síntomas del estrés y, de paso, promueven la sensación de sueño en caso de insomnio.

En este caso potenciamos sus efectos con otras plantas sedantes y, por lo tanto, solo es conveniente tomarlo por la noche.

Ingredientes

  • Hojas de menta (5 g).
  • Flores de tilo (5 g).
  • Valeriana (5 g).
  • Agua (250 ml).
  • Miel (25 g).

Preparación

  • Incorpora las plantas en una taza de agua hirviendo, tápalas y déjalas reposar 10 minutos.
  • Pasado este tiempo, cuela la infusión y endúlzala con una cucharada de miel.

Modo de uso

  • Ingiere la bebida 30 minutos antes de acostarte.
  • Tómala 2 o 3 veces a la semana.

¿No lo sabías?: Mitos sobre el estrés que deberíamos desterrar

5. Remedio para cuidar el hígado

cuidar-higado

Las propiedades digestivas y antiinflamatorias de las hojas de menta se combinan con el boldo para brindarnos un completo tratamiento para proteger el hígado.

Estas plantas promueven una correcta digestión de las grasas y, por si fuera poco, desintoxican los tejidos hepáticos y la vesícula biliar.

Ingredientes

  • Hojas de menta (10 g).
  • Boldo seco (10 g).
  • Agua (250 ml).

Preparación

  • Incorpora las hojas de menta y el boldo en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la bebida, déjala reposar 10 minutos y cuélala.

Modo de uso

  • Ingiere una taza de remedio en ayunas y, para lograr mejores resultados, repite su consumo a media tarde.
  • Tómalo durante 2 o 3 semanas.

¿Conocías estos usos de la menta? Esperamos que te puedan servir de ayuda y que pongas en práctica todos estos remedio. Recuerda que, aunque es saludable, debes evitarla en caso de embarazo y presión arterial alta.