5 remedios caseros para atender de inmediato las quemaduras solares

Las quemaduras solares son unas lesiones que se producen cuando los rayos ultravioletas logran atravesar la capa superior de la piel y generan daños en los tejidos superficiales, aunque en casos más graves llegan a afectar los vasos sanguíneos que alimentan las células.

En la mayoría de las ocasiones los primeros signos incluyen sequedad y un leve enrojecimiento en las áreas afectadas del cuerpo. Sin embargo, los síntomas suelen empeorar con el pasar de las horas, generando una molesta irritación, comezón e incluso dolor.

En función de su gravedad, estas pueden desaparecer en cuestión de días con el apoyo de una nutrición adecuada en la zona dañada. No obstante, una de las razones por las que es mejor evitarlas es porque los daños cutáneos que ocasionan pueden ser permanentes y perjudiciales a largo plazo.

Casi todos los que las padecen presentan un intenso dolor entre las 6 y las 48 horas posteriores a la exposición al sol.

Por suerte, existen algunos remedios naturales que se pueden aplicar para acelerar su recuperación y proporcionar una sensación de frescura.

1. Leche disuelta en agua

Leche

El ácido láctico de la leche tiene un efecto que favorece la humectación de la piel cuando esta ha perdido sus aceites naturales por culpa del sol.

Una de las formas para potenciar su efecto refrescante es mezclándola con una parte de agua helada o a temperatura ambiente.

¿Cómo utilizarla?

  • Después de diluir tres partes de leche en una de agua, sumerge un paño limpio en el líquido y aplícalo en las zonas afectadas.
  • Repite esta acción varias veces al día, todos los días, para buenos resultados.

Ver también: ¿Cuál es la mejor leche que podemos consumir?

2. Vinagre de sidra de manzana

Uno de los ingredientes por excelencia para restaurar el pH natural de la piel y disminuir los efectos del sol es el vinagre de sidra de manzana.

Este interesante producto cuenta con una cantidad significativa de ácidos naturales que ayudan a retener la humedad natural mientras estimulan la reparación.

¿Cómo utilizarlo?

  • Mezcla un chorrito de vinagre de manzana con agua helada y aplícalo sobre las quemaduras.
  • También puedes incorporar una o dos tazas del producto en el agua de la tina y sumergir el cuerpo durante 20 minutos.
  • Úsalo como tratamiento hasta que las heridas hayan sanado.

3. Gel de aloe vera

Aloe-vera

La aplicación directa de gel natural de aloe vera contribuye a reparar los tejidos dañados mientras ofrece un efecto refrescante para aliviar el dolor.

Esta planta se caracteriza por sus múltiples aplicaciones en la cosmética al ser una excelente fuente de antioxidantes y otros importantes nutrientes que ayudan a restaurar las células dañadas.

Su uso regular podría disminuir manchas y otros signos de la edad causados por el sol y la contaminación ambiental.

Además, acelera la recuperación de las lesiones en la piel y la protege para darle una mejor apariencia y evitar las cicatrices.

¿Cómo utilizarlo?

  • Extrae gel puro de aloe vera y extiéndelo con un suave masaje circular por toda la zona afectada.
  • Aplícalo mínimo 3 veces al día, el tiempo que sea necesario para lograr una recuperación satisfactoria.

4. Agua con sal

Una sencilla solución salina es una buena medida de emergencia para atender la piel cuando ha sufrido quemaduras graves.

La sal favorece la retención de la humedad y esto ayuda a evitar que los efectos de la quemadura se irradien hasta áreas más profundas.

¿Cómo utilizarla?

  • Diluye una cucharadita de sal en un litro de agua y úsalo para refrescar la piel dañada.
  • Aplícalo todas las veces que quieras al día.

Te recomendamos leer: 6 remedios caseros para tratar las aftas bucales

5. Infusión de manzanilla

Manzanilla (2)

La manzanilla es una planta con alto poder antiinflamatorio y sedante que puede aliviar la irritación mientras atenúa el dolor y la inflamación.

Su aplicación sobre la piel quemada ayuda a mejorar su estado en poco tiempo y le aporta nutrientes para evitar las marcas.

¿Cómo utilizarla?

  • Sumerge un paño limpio en una infusión fría de manzanilla y aplícalo sobre la zona quemada.
  • Otra buena opción es preparar cubitos de hielo con esta bebida, para posteriormente dar un masaje en la piel dañada.
  • Repite su aplicación hasta aliviar la piel.

Además de utilizar alguno de estos remedios, también es importante proteger la piel del sol en los días posteriores a las quemaduras.

Adquiere un protector solar con el factor más adecuado para tu piel y úsalo siempre que tengas que exponerte; así mismo, usa prendas ligeras que cubran la mayor parte del cuerpo.

En caso de considerar que la quemadura fue muy profunda y grave, ve de urgencias al médico para recibir el tratamiento más adecuado.

Te puede gustar