5 remedios caseros para tratar los sofocos

Para tratar los sofocos y disminuir su incidencia, además de estos remedios caseros también podemos aprovechar los beneficios del ejercicio físico y las terapias de relajación, cono el yoga o el taichí

Los sofocos están caracterizados por una sensación de calor corporal que puede venir acompañada con sudoración profusa, enrojecimiento de la piel y palpitaciones.

Están relacionados con los cambios hormonales que sufre la mujer en etapas como la menopausia, pero también se originan por cuestiones climáticas y enfermedades.

Por lo general aparecen de forma súbita, y pueden durar de segundos a minutos. Sin embargo, se consideran un problema, dado que suelen interrumpir el periodo de descanso.

Quienes los padecen pueden sufrirlos de manera repetitiva o esporádica; por suerte, hay algunos remedios caseros que pueden ayudar a controlarlos para que no afecten la calidad de vida.

A continuación te compartimos en detalle 5 interesantes opciones para que no dudes en prepararlas si últimamente te aqueja este síntoma.

¡Toma nota!

1. Infusión de flor de tilo

Flor de tilo

La flor de tilo es un buen complemento parta controlar los sofocos nocturnos. Tiene propiedades calmantes que promueven el descanso,por lo que evitan las interrupciones de sueño relacionadas con el calor y la sudoración.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de flor de tilo seca (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega la flor de tilo seca en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la bebida y espera que repose 10 minutos.

Modo de consumo

  • Ingiere una taza de infusión antes de ir a la cama.

Te recomendamos leer: 5 batidos naturales para decirle adiós a los sofocos nocturnos

2. Infusión de ortiga y salvia

Esta combinación de plantas es apropiada para disminuir los sofocos que se producen por cambios hormonales bruscos. Sus compuestos regulan la actividad hormonal y disminuyen la tendencia a tener aumentos de temperatura al dormir.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de ortiga seca (5 g)
  • 1 cucharadita de salvia (5 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Agrega las plantas en el agua y ponlas a hervir.
  • Apaga la bebida cuando llegue a ebullición y déjala reposar a temperatura ambiente.
  • Una vez esté tibia, cuélala.

Modo de consumo

  • Ingiere una taza de infusión en la mañana y repite su consumo a media tarde.

Nota: evita este remedio si tienes hipertensión o insuficiencia renal. 

3. Té de semillas de alfalfa y limón

Alfalfa

Las semillas de alfalfa tienen principios activos que ayudan a reducir los efectos de la disminución de los niveles de estrógenos en la mujer. Por esta razón, se pueden emplear como suplemento contra los sofocos.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de semillas de alfalfa (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de zumo de limón (5 ml)

Preparación

  • Agrega las semillas de alfalfa en una taza de agua y ponlas a hervir.
  • Cuando alcance su punto de ebullición, apaga el fuego y deja reposar la bebida 15 minutos.
  • Fíltrala con un colador y agrégale el zumo de limón.

Modo de consumo

  • Ingiere el té a media tarde o después de cenar.

4. Infusión de damiana

La damiana es una planta medicinal que se popularizó porque le da energía al organismo. Sin embargo, más allá de esto, se considera un remedio efectivo contra algunos de los síntomas principales de la menopausia.

Su infusión reduce la recurrencia de los calores nocturnos y, por lo tanto, contribuye a mejorar la calidad de sueño cuando se presentan interrupciones por este problema.

Ingredientes

  • 1 cucharada de damiana seca (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega una cucharada de damiana en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la infusión, déjala reposar 10 minutos y cuélala.

Modo de consumo

  • Ingiere una taza de infusión cada noche, hasta que cesen los sofocos.

Nota: Este remedio está contraindicado para personas con descontroles nerviosos, enfermedades renales y problemas cardiovasculares. En caso de estar tomando medicamentos, es conveniente consultar al médico.

Ver también: La salud del corazón en la menopausia

5. Infusión de manzanilla, milenrama y naranjo amargo

jengibre-manzanilla

Esta mezcla de plantas tiene varias propiedades. En primer lugar, resultan idóneas para paliar los efectos secundarios de los cambios hormonales. También son calmantes y ayudan a regular la actividad del sistema nervioso.

Ingredientes

  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • ½ cucharada de manzanilla (7 g)
  • 1 cucharadita de milenrama (5 g)
  • 1 cucharadita de naranjo amargo (5 g)

Preparación

  • Pon a hervir las tazas de agua.
  • Cuando lleguen a ebullición, apaga el fuego y agrégales las plantas.
  • Tapa la infusión, déjala reposar 10 minutos y fíltrala con un colador.

Modo de consumo

  • Ingiere una taza de infusión a media tarde y repite la toma antes de acostarte.

Mantener un estilo de vida saludable y usar ropa fresca también contribuye, en gran medida, a controlar este síntoma. Elige el remedio que consideres apropiado y aprovecha sus propiedades.

Te puede gustar