5 remedios naturales para controlar la presión arterial baja

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 11 diciembre, 2018
Para prevenir bajones de tensión y sufrir sus respectivas molestias, es imprescindible mantener buenos hábitos de vida y seguir las indicaciones del médico tratante.

Existen algunos remedios naturales para controlar la presión arterial baja a los que se puede recurrir en caso de experimentar malestar. Por supuesto, siempre y cuando el médico tratante así lo autorice. 

En su mayoría se trata de bebidas caseras y sencillas elaboradas a partir de ingredientes naturales, como la infusión de romero y miel, por ejemplo. ¿Te interesa conocer otras alternativas? En ese caso, ¡sigue leyendo!

¿Qué hay que saber sobre la presión arterial baja?

Aunque la presión arterial baja no suele ser un problema de salud notorio para muchas personas, hay quienes pueden llegar a experimentar diversas molestias cuando la presión es anormalmente baja (a lo cual se le conoce como hipotensión).

Como explican los expertos de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. «la presión arterial varía de una persona a otra. Una caída de solo 20 mm Hg puede ocasionar problemas para algunas personas«.

Algunas molestias que puede llegar a experimentar una persona con la presión arterial baja son: náuseas, mareos, vértigo, fatiga, somnolencia, palpitaciones, dolor de cabeza y desmayos.

Como el malestar no suele presentarse con la misma intensidad en todos los casos, por ello no se pueden aplicar las mismas estrategias para obtener el alivio. Sin embargo, es cierto que en primera instancia se suele recomendar tumbarse y colocar las piernas en alto durante un rato. 

elevar piernas para reducir las várices

5 remedios naturales para la presión arterial baja

Por suerte, hay algunos remedios de origen natural que pueden ser de ayuda a la hora de obtener cierto alivio. ¡Y a continuación te los revelaremos todos!

1. Infusión de romero y miel

Según creencias populares, la bebida preparada con romero y miel, por su contenido de antioxidantes, vitaminas y minerales podría ayudar a hidratar el organismo y regular la presión arterial. 

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml).
  • ½ cucharada de romero seco (5 g).
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g).

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua.
  • Una vez llegue a ebullición, retírala y agrégale el romero.
  • Deja que repose durante 10 minutos, cuélala y endúlzala con miel.
  • No beber más de una taza, ya que al tener efecto diurético puede hacer que la tensión se mantenga baja o incluso descienda más.

Descubre: Romero: descubre sus increíbles beneficios y usos

2. Agua de coco y limón para la presión arterial baja

Agua de coco.

Según la sabiduría popular, una refrescante bebida tropical, como la que se elabora con agua de coco y limón, puede ayudar a restablecer los electrolitos del organismo y regular la presión arterial.

Dado que ambos ingredientes contienen minerales esenciales (como el potasio) y antioxidantes que, tras ser asimilados, se cree que podrían ayudar a mejorar el paso de la sangre a través de las venas.

Ingredientes

  • 1 taza de agua de coco orgánica (250 ml).
  • 2 cucharadas de zumo de limón (20 ml).
  • Opcional: canela (en polvo o en rama).

Preparación

  • Mezcla el agua de coco orgánica con el par de cucharadas de zumo de limón.
  • Bebe con moderación.
  • También puedes beber el agua de coco tierno, sin limón.

Resulta interesante saber que se publicó un estudio titulado: El efecto del agua de coco tierna en la presión sanguínea sistólica y diastólica en mujeres prehipertensas, en el que se llegó a la conclusión de que el consumo regular de agua de coco tenía tendencia a disminuir la presión arterial sistólica, pero no la diastólica.

3. Jugo de zanahoria y miel

El jugo de zanahoria y miel es una bebida natural, muy fácil de preparar, que puede ayudar a recuperar la energía cuando hay bajones de tensión. La cantidad de miel que se suele utilizar puede variar, según las preferencias particulares.

Ingredientes

  • 1 pizca de sal.
  • 5 zanahorias grandes.
  • 2 cucharadas de miel de abejas (50 g).

Preparación

  • Obtén el zumo natural de las zanahorias, pasándolas a través de un extractor de jugos.
  • Mézclalo con las cucharadas de miel y sírvelo de inmediato.
  • En caso de que desees disfrutar de la bebida sin miel, puedes considerar prepararla con zanahorias cocidas en agua (ya que así adquieren un gusto muy dulce).

4. Bebida de extracto de albahaca y miel

albahaca y miel para hipotensión arterial baja

Otra bebida que, según creencias populares, podría resultar útil en caso de tensión arterial baja, es la bebida de extracto de albahaca y miel. Para prepararla, solo hace falta seguir la siguiente receta.

Ingredientes

  • 15 hojas de albahaca.
  • ¼ de taza de agua (62 ml).
  • 1 cucharada de miel (25 g).

Preparación

  • Tritura las hojas de albahaca.
  • A continuación, ponlas en una tela o colador fino para exprimirlas hasta obtener su jugo.
  • Vierte el líquido obtenido en el agua y agrégale la miel.

Descubre: ¿Beber agua tibia de limón cada mañana brinda beneficios?

5. Agua con limón, sal y azúcar

Esta bebida combina las propiedades del limón con la sal y el azúcar y ayuda a mejorar la presión sanguínea baja, sobre todo cuando tiene que ver con la deshidratación.

Por ende, estos alimentos ayudan a recuperar el nivel de energía y, entre otras cosas, benefician la circulación y el sistema nervioso.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml).
  • ¼ de cucharadita de sal (1,2 g).
  • 3 cucharadas de zumo de limón (30 ml).
  • ½ cucharadita de azúcar o miel (2,5 g).
  • Opcional: 1 rodaja de limón o naranja.

Preparación

  • Agrega todos los ingredientes en la taza de agua y remuévelos hasta que queden bien integrados.
  • Bebe bien fresca o con algunos cubos de hielo. 

Descubre: 5 batidos energizantes con aguacate

¿Tienes la tensión baja y te sientes mal?

Si sufres de tensión baja, te sientes mal y te has desmayado, debes acudir a consulta y comentarle a tu médico el problema. Posteriormente deberás seguir todas sus indicaciones. De forma complementaria, recuerda mantener buenos hábitos de vida, como una dieta equilibrada y una rutina de ejercicios acorde a tus necesidades.