5 remedios naturales efectivos contra los síntomas de la blastomicosis

Martín Perez · 21 julio, 2018
La blastomicosis es una infección origen fúngico cuyos síntomas podemos controlar con ayuda de algunos remedios naturales, aunque siempre es conveniente consultar con el especialista para obtener un diagnóstico adecuado.

Muchas veces, lo que parece ser una gripe común se extiende más de lo esperado, o termina afectando zonas ajenas a las vías respiratorias. Si este es tu caso, es recomendable que visites a tu médico de confianza para realizarte una evaluación.

Puede que estés en presencia de una infección fúngica, como es el caso de la blastomicosis. Para combatirla, te presentaremos en este artículo 5 remedios naturales efectivos contra los síntomas de la blastomicosis que puedes aplicar fácilmente.

¿Qué es la blastomicosis?

La blastomicosis es una enfermedad infecciosa que afecta principalmente los pulmones, la piel y los huesos. También conocida como enfermedad de Gilchrist, esta infección es causada por el hongo denominado Blastomyces dermatitides.

El sistema respiratorio es el más afectado, pues la forma de contagio más común es a través de las vías aéreas al inhalar el hongo. Dependiendo del estado de inmunidad del organismo huésped, el hongo puede pasar al torrente sanguíneo y diseminarse por otros tejidos como los huesos o la piel.

Este hongo se encuentra por lo general en donde hay material orgánico en descomposición, como hojas y ramas, en suelos húmedos. Rara vez el hongo se inocula a través de la piel, siendo entonces menos probable que llegue a otras partes del cuerpo. Este tipo de blastomicosis cutánea tiende a curarse espontáneamente.

Lee: Aprende a tratar los hongos con remedios caseros

Síntomas de la blastomicosis

La blastomicosis pulmonar no siempre presenta síntomas, a menos que comience a esparcirse a otros tejidos del cuerpo. En ese caso, los indicadores son parecidos a la gripe aguda o la neumonía, como:

  • Malestar general
  • Dolor muscular o fatiga
  • Dolencia en las articulaciones
  • Sensación de dolor en el área torácica
  • Fiebre
  • Tos (puede incluir moco con restos de sangre)
  • Disnea

Cuando se trata de blastomicosis cutánea, las lesiones pueden observarse en zonas como las axilas, el cuello, la cara o los miembros. Los síntomas suelen ser:

  • Las pústulas o manifestaciones en la piel pueden lucir como úlceras o verrugas.
  • No existencia de dolor.
  • Las verrugas pueden tener una coloración entre gris y violeta.
  • La nariz o la boca son los lugares donde más suelen aparecer las lesiones.
  • Las pústulas pueden sangrar fácilmente y formar úlceras.

5 remedios naturales para combatir los síntomas de la blastomicosis

Dadas las características de esta enfermedad, a veces se crea confusión con otras afecciones y puede resultar un poco complicado encontrar el tratamiento adecuado. Así, los remedios naturales pueden ser de mucha ayuda cuando el medicamento halopático no ha sido definido aun por un especialista.

A continuación se presentan algunas opciones:

1. Aceite de coco

Este aceite es muy conocido por sus múltiples propiedades, entre las que se encuentran las antimicóticas y antibacterianas. Por esto, resulta una herramienta muy útil en el tratamiento de infecciones causadas por hongos.

Ingredientes

  • Aceite de coco (cantidad necesaria)

¿Qué debes hacer?

  • Tomar una cucharadita de aceite de coco al día (5 ml).
  • Cuando hay lesiones cutáneas, aplicar un poco del aceite sobre la piel después de la ducha.

2. Consumir ajo

El ajo es un antimicótico por excelencia, razón por la cual es altamente recomendado en el tratamiento de enfermedades causadas por hongos, como es el caso de la blastomicosis. Gracias a su contenido de alicina, este vegetal favorece la estimulación del sistema inmunitario.

Ingredientes

  • 2 dientes de ajo o 1 cápsula de ajo (en caso de que resulte desagradable comer el ajo crudo)

¿Qué debes hacer?

  • Consumir 2 dientes de ajo al día o una cápsula de ajo tres veces al día.

3. Ingerir vitamina C

La vitamina C es una gran aliada en el tratamiento de infecciones,

pues tiene una importante acción fortalecedora del sistema inmunitario. Por tanto, el consumo de esta vitamina puede ayudar a reducir los síntomas de la blastomicosis.

Ingredientes

  • Frutos cítricos (mandarina, limón, naranja, etc.)
  • Cápsulas de vitamina C

¿Qué debes hacer?

  • Ingerir por lo menos una fruta cítrica al día.
  • Si lo prefieres, puedes tomar una cápsula de vitamina C diaria.

4. Inhalación de eucalipto

El eucalipto es una planta altamente destacada por sus propiedades antisépticas y antibacterianas. De la misma manera, es muy utilizado en el tratamiento de enfermedades de las vías respiratorias, ya que ayuda a eliminar las posibles causas de infecciones en estas áreas.

Lee: Bondades del eucalipto para nuestra salud

Ingredientes

  • 10 gotas de aceite de eucalipto
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • 1 toalla

¿Qué debes hacer?

  • Agregar las gotas del aceite de eucalipto al agua y calentar.
  • Cuando alcance el punto de ebullición, retirar del fuego.
  • Cubrir la cabeza con la toalla y colocar el rostro sobre la olla con la preparación.
  • Preferiblemente, la toalla debe cubrir la superficie de la olla para evitar que se pueda escapar el vapor.
  • Inhalar profundamente para que el vapor penetre las fosas nasales hasta que el agua se enfríe.

5. Sello de oro

La hierba conocida como sello de oro también cumple con los requerimientos de un antifúngico. Si se ingiere en conjunto con otros remedios que tengan las mismas propiedades, su efectividad es mayor.

Ingredientes

  • 10 gotas de tintura de sello de oro.
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Cápsulas de sello de oro (en caso de que el sabor te parezca desagradable)

¿Qué debes hacer?

  • Verter las gotas de la tintura de sello de oro en el agua y remover.
  • Beber esta preparación tres veces al día.
  • En su defecto, ingerir una cápsula la misma cantidad de veces por día.

Estos remedios naturales pueden ser muy útiles para tratar infecciones de origen fúngico, como es el caso de la blastomicosis. Sin embargo, no olvides consultarlo con tu médico de confianza.

Al conocer características específicas de tu enfermedad y encontrar la mejor manera de tratarla, los remedios naturales se convierten en el mayor recurso para lograr dicho objetivo.