5 remedios para el síndrome del ojo seco

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 30 noviembre, 2018
Aunque no lo asociemos, el tener los ojos secos puede evidenciar que nuestro sistema inmunitario está debilitado o, incluso, carencias en nuestra dieta.

El síndrome del ojo seco aparece cuando dejamos de producir suficiente secreción lagrimal, necesaria para humedecer los ojos.

Esto algo que nos puede suceder a todos en un momento dado. También podría estar asociado a enfermedades como la diabetes o, incluso, por la condición de “fumadores pasivos”.

Los ojos son órganos muy sensibles en general. Les afectan los factores externos como la contaminación. Y, si partimos de que el organismo funciona como un todo, se puede entender que nuestra salud también les influya. Así las cosas, un sistema inmunitario debilitado puede dar pie al padecimiento de este síndrome.

Por todo ello, queremos explicarte 5 sencillos remedios para tratar el síndrome del ojo seco.

Síndrome del ojo seco: sus causas y síntomas

síndrome del ojo seco

Una de las principales causas del síndrome del ojo seco son los cambios hormonales. Las variaciones que experimentamos con el paso de los años hacen de este problema uno de los más comunes entre los ancianos. Pero, no solo; también la gente joven lo sufre.

Causas más habituales

  • El lupus o la artritis reumatoide son dos enfermedades que alteran nuestro sistema inmunitario. Y, entre otras consecuencias, traen consigo una disminución de la secreción lagrimal.
  • Cuando sufrimos alergias también es común padecer el síndrome de ojo seco.
  • Los medicamentos para tratar resfriados constituyen otro de los aspectos determinantes para su padecimiento.
  • Pasar muchas horas al sol ocasiona resequedad en los ojos.
  • La exposición continua a ambientes donde otras personas fuman puede ser un desencadenante de este tipo de afección.
  • El viento e, inclusive, el aire acondicionado también podrían provocar el síndrome del ojo seco.

Síntomas del síndrome del ojo seco

Antes de hablar de qué síntomas suele presentar, es importante insistir en la necesidad de diferenciarlo de otros problemas. Pongamos por caso, una reacción alérgica o una infección ocular. 

Pues bien, entre los síntomas más frecuentes, cabría mencionar:

  • Visión borrosa
  • Picazón
  • Sensación como de tener arenilla en los ojos
  • Sentir molestia a la luz del sol
  • Dolor de cabeza

Si te interesa, puedes leer también los mejores consejos para reducir las bolsas en los ojos.

Remedios para tratar el síndrome del ojo seco

Bolsas-te-ojos-hinchados

1. Bolsitas de té negro

El té negro tiene propiedades antioxidantes que nos ayudarán a hidratar los ojos de manera muy efectiva.

Solo tendrás que hacer una infusión. Una vez que se haya enfriado, ponte las bolsitas sobre los ojos cerrados durante unos 20 minutos.

Descubre cómo mejorar tu visión día a día.

2. Manzanilla

La manzanilla es otro remedio natural muy efectivo para tratar problemas oculares como la inflamación o la sequedad.

En este caso, haremos lo mismo que en el anterior:

  • Pon a hervir dos cucharadas de manzanilla (20 g) mezcladas con un vaso de agua (200 ml).
  • Una vez hecha la infusión y el agua esté tibia, la echaremos en dos discos de algodón limpio para aplicarla sobre los ojos.
  • Cierra los párpados y ponte los discos empapados en infusión de manzanilla encima de los ojos.
  • Y, relájate.

3. Suplementos vitamínicos

Aceite de linaza

Además de los remedios naturales que comentamos anteriormente, es necesario seguir una dieta que incorpore los alimentos adecuados.

Como hemos señalado al inicio, una de las causas del síndrome del ojo seco podría ser un sistema inmunitario debilitado. También podría estar asociado a problemas de artritis.

Consumir alimentos ricos en aceites esenciales omega-3 ayudaría a paliar esta dolencia. Te explicamos por qué:

  • El aceite de linaza y el aceite de pescado contienen ácidos grasos. Estos ayudan a tratar la disfunción en las glándulas de Meibomio y favorecen la rápida evaporación lagrimal.
  • Además, estos ácidos grasos nos ayudan a reducir el riesgo de degeneración macular y cataratas.
  • El valor nutritivo del aceite de linaza estriba en su alto contenido en omega-3 (ácido alfa-linolénico).
  • Otros ácidos grasos, como el EPA y el DHA, son los encargados de fortalecer las membranas celulares.
  • Otra buena idea sería consumir una cucharada (14 g) de aceite de linaza cada día. También, podrías añadir semillas de linaza a tus ensaladas.

Si te apetece ampliar información, quizás te interese leer: los mejores cuidados para tener unos ojos radiantes.

4. Descansa la vista

Podrías complementar el tratamiento prescrito por tu médico con algunas estrategias caseras. Además de hacer uso de lágrimas artificiales, podrías seguir estos consejos:

  • Reduce el tiempo de exposición a la luz que despide la pantalla del ordenador o del móvil.
  • Duerme no menos de 7 horas.
  • Parpadea frecuentemente.
  • Humedece tus párpados a menudo. Utiliza, para ello, compresas empapadas con la infusión de manzanilla o bien, las bolsitas de té negro.

5. Pepino para lubricar y refrescar los ojos

He aquí uno de los remedios más efectivos y sencillos: poner una rodaja de pepino sobre cada ojo. La eficacia del pepino está cifrada en sus propiedades calmantes, hidratantes y antiinflamatorias.

Aplicártelo no te llevará más de 20 minutos. Podrías hacerlo hasta dos veces al día. Enseguida, notarás alivio.

A modo de conclusión, conviene recordar que, en cualquier caso, es importante contar con la supervisión de un especialista.

Kaufman P.L., and Alm, A. (2004). Adler: Fisiología del ojo: aplicación clínica. Madrid: Elsevier. Peters, E., and Colby, K. (2013). "The tear film". In: Tasman, W. ; Jaeger, E.A. (eds.), Foundations of Clinical Ophthalmology. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins. Rao, N.K.; Goldstein, M.H.; Tu, E.Y. (2014). "Dry eye". In: Yanoff, M., and Duker, J.S. (eds.), Ophthalmology. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier.