5 remedios que te ayudan a disminuir el cansancio muscular

14 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Carlos Fabián Avila
La fatiga en los músculos puede deberse a un esfuerzo o al ejercicio físico, así como a problemas de salud. Disminuir el cansancio muscular es fundamental para poder continuar con nuestras actividades cotidianas.

El cansancio muscular puede presentarse por diversas razones. Por ejemplo, después de haber comenzado a entrenar en el gimnasio o después de haber realizado un esfuerzo fuera de lo común. En cualquier caso, es importante saber cómo actuar para no tener que pasar el día con los músculos doloridos y otras molestias.

¿Por qué se produce cansancio muscular?

A veces suena el despertador y no hay manera de que nos levantemos de la cama. Y, si lo hacemos, cualquier movimiento nos parece imposible y requiere de mucha energía. La fatiga o cansancio muscular no tiene por qué deberse a un mal movimiento o a un esfuerzo grande que hayamos hecho.

En ocasiones, puede deberse al llamado «síndrome de fatiga crónica«, que afecta principalmente a mujeres. Otra razón es un debilitamiento en el sistema inmunitario o incluso por ciertas enfermedades tales como: la distrofia muscular o la miopatía inflamatoria.

Por supuesto, no podemos dejar de lado la artritis y la artrosis, que también son causantes de fatiga muscular. Las mujeres que han pasado o se encuentran en la etapa de la menopausia quizás no tengan el suficiente calcio en el organismo.

La falta de este mineral estimula la contracción de los músculos y puede provocar dolores o cansancio.

Descubre: ¿Qué son los calambres musculares? ¿Cómo evitarlos?

¿Cómo reducir el cansancio muscular?

En el caso de que la fatiga esté causada por el ejercicio o por un esfuerzo superior al habitual, es muy importante permitir que los músculos descansen y se recuperen. Espera entre 24 y 48 horas para volver a entrenar y, en ese tiempo, procura dormir bien y no realizar actividades físicas. También es fundamental estirar los músculos durante 15 segundos mientras acompañas con la respiración.

Cuando el cansancio muscular es producto del entrenamiento, puedes aplicar una técnica de hielo y calor durante 10 minutos. Esto sirve cuando no hay inflamación, ya que en tal caso solo es bueno usar frío.

La alimentación también es vital para disminuir el cansancio muscular: come alimentos que incluyan proteínas complejas, como legumbres, lácteos y carnes. Incluirás así aminoácidos esenciales que el organismo precisa para recuperarse. Y, por supuesto, no te olvides de la hidratación, esos dos litros de agua al día que seguro ya has oído o leído.

Remedios caseros para disminuir el cansancio muscular

Se dice que los siguientes remedios que vamos a comentarte pueden ayudarte a combatir el cansancio muscular y sentirte mejor.

Recuerda que los remedios caseros no funcionan por sí solos. Por ello, deben incluirse dentro de un estilo de vida saludable. 

1. Batido de avena, plátano y miel

Cómo hacer un batido de plátano y avena saciante

Ingredientes

  • 1 plátano (60-80 g).
  • 3 cucharaditas de miel (15 g).
  • 1 taza de copos de avena (100 g).

Preparación

  • Coloca en remojo los copos de avena con agua tibia durante unos minutos.
  • A continuación, añádelos en el recipiente de la licuadora junto con el plátano y la miel.
  • Procesa hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Disfruta al momento.

2. Batido de espinacas, melón y uvas

Ingredientes

  • 10 uvas.
  • Espinacas (50 g).
  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 1 taza y media de melón (150 g).

Preparación

  • Lava bien las espinacas.
  • Corta el melón en trozos pequeños y procésalos junto con el resto de ingredientes en la licuadora.
  • Bebe por las mañanas, mejor si es en ayunas.

3. Té de jengibre

Ingredientes

  • 1 rodaja de raíz de jengibre o 3 cucharaditas de la raíz picada (15 g).
  • 1 vaso de agua (250 ml).

Preparación

  • Añade el jengibre a una taza de agua y lleva a ebullición.
  • Deja que se realice la decocción durante 10 minutos.
  • Retira la raíz y bebe lo más caliente posible. Puedes consumir antes de dormir.

4. Polvo de maca

La maca es otra raíz de origen sudamericano con propiedades energizantes y vitamina B. Se consigue en varias presentaciones, pero te recomendamos el polvo de maca, que se puede añadir tanto a un zumo de frutas como a una tostada con queso o a un licuado.

  • Para aprovechar sus beneficios bastará con consumir de 1 a 3 cucharadas, al día.
  • Si la tomas a diario, procura descansar un día a la semana.

Descubre: Los 7 interesantes beneficios de la raíz de maca para la salud de la mujer

5. Té de ginseng

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml).
  • ¼ cucharadita de raíz de ginseng molida (1,25 g).
  • Opcional: 5 cucharaditas de miel (25 g).

Preparación

  • Para hacer el té de ginseng muele un gramo de la raíz y mézclalo con una taza de agua hirviendo.
  • Tras dejar reposar cinco minutos, bebe lo más caliente posible.
  • Puedes endulzar con un toque de miel de abejas.

Consulta con tu médico

Si el cansancio muscular es muy habitual, te recomendamos que consultes con un médico. Él podrá indicarte a qué se debe y qué puedes hacer para combatirlo adecuadamente.