5 removedores de placa que realmente funcionan

Para gozar de una buena salud bucal debemos cepillarnos los dientes durante un mínimo de 2 minutos, utilizar hilo dental y finalizar con un enjuague bucal con colutorio.

Tu boca es la única parte de tu cuerpo que no tiene un mecanismo natural para derramar su superficie. Esto hace que sea un lugar perfecto para las bacterias. Mientras lees esto, cerca de 600 especies de bacterias están al acecho en tu boca, muchas de ellas aferrándose a la superficie de los dientes. Conoce 5 removedores de placa que realmente funcionan.

1. El cepillo

Tu primera línea de defensa contra la placa es, por supuesto, el cepillado de los dientes. Para evitar la acumulación de placa es necesario cepillarse por lo menos dos veces al día durante un mínimo de 2 minutos con pasta de dientes con flúor y un cepillo de dientes de cerdas suaves, prestando especial atención a todas las superficies de los dientes y la lengua. Las cerdas del cepillo deben ser cortas y verticales pero no debes hacer mucha presión durante el cepillado.

Pasta dental

Cuando hayas terminado, enjuaga tu cepillo de dientes, agita y deja que se seque completamente. De acuerdo con Howard Sesemann, presidente de la Academia Americana de Odontología Cosmética, no importa si se utiliza un cepillo de dientes manual o eléctrico, siempre y cuando usen las técnicas adecuadas de cepillado.

2. El hilo dental

La placa se suele esconder entre los dientes e incluso el más meticuloso cepillado de los dientes no puede deshacerse de todo. Aquí es donde entra en juego el hilo dental. Los expertos recomiendan usar el hilo dental por lo menos una vez al día, con ayuda de cerca 45 centímetros de hilo envuelto alrededor de los dedos índices para conseguir limpiar todos los dientes y detrás de los dientes.

3. El enjuague bucal

Enjuague

Hay otro paso importante en tu lucha diaria contra la placa: el enjuague antimicrobiano. Después de cepillarte y usar el hilo dental, un buen enjuague bucal puede desinfectar tu boca. Algunos enjuagues bucales contienen combatientes de la placa, como el fluoruro, gluconato de clorhexidina, citrato de zinc y triclosan, pero los productos de venta con receta serán más fuertes. Se advierte, sin embargo, que muchos enjuagues bucales tienen un alto contenido de alcohol, así que si tienes niños, lo mejor es conseguir aclarados totalmente naturales. Busca productos con aceite de menta, aceite de árbol de té o extracto de semilla de pomelo.

4. La dieta adecuada

Algunos alimentos son obviamente malos para nuestra. Soda, barras de chocolate, magdalenas, etc. todos sabemos que van a causar estragos en nuestro sistema. Otros alimentos, por su parte, pueden ser buenos para tu cuerpo, pero no tan buenos para tu boca. Frutas de color oscuro, por ejemplo, pueden hacer que aumente la placa y las manchas dentales debido a su alto contenido de azúcar y ácido (aunque el azúcar natural es mucho menos dañino que el azúcar refinado). Las verduras, sin embargo, son buenas para todo nuestro organismo. Son bajos en azúcar y ácidos, por lo que no causan la placa y las manchas y, si son crujientes, el movimiento de masticación hace que los dientes se cepillen y produzcan saliva útil, que es la defensora de la placa natural de tu cuerpo.

5. Acudir al dentista dos veces al año

Para sacar el máximo provecho de tu buen cepillado, uso de hilo dental y hábitos de enjuague, consulta a tu dentista dos veces al año. Más allá de darte una limpieza a fondo, tu dentista identifica los puntos problemáticos y detiene la gingivitis, caries y enfermedades de las encías. Si eres una persona particularmente propensa a los ataques de la placa, tu dentista también puede aplicarte una fina capa de sellador en las superficies de masticación de los dientes.

Categorías: Belleza y cuidado personal Etiquetas:
Te puede gustar