5 posibles señales de nódulos en la garganta

Virginia Bruno·
08 Julio, 2020
Las protuberancias en las cuerdas vocales son mayormente conocidas con el nombre de: nódulos. Suelen confundirse con los pólipos, aunque son cuestiones distintas.

Los nódulos en la garganta son formaciones protuberantes, no cancerosas, localizadas en las cuerdas vocales que generalmente aparecen como consecuencia de un esfuerzo excesivo de la voz por un tiempo prolongado.

Su evolución y desarrollo comprende desde la inflamación hasta el endurecimiento y conversión en callosidades. Por ello, cuanto antes se detecten y se inicie un tratamiento, mejor. 

Veamos más acerca de los nódulos en la garganta, sus causas, síntomas más comunes y otros aspectos de interés.

Causas y factores de riesgo asociados

Chica tosiendo en la cama.

Algunas de las posibles causas de nódulos en la garganta pueden ser las siguientes:

  • Imitar voces.
  • Carraspear.
  • Tos crónica.
  • Forzar la voz (como cantando en un registro de voz que no es el nuestro, por ejemplo, o gritando).

En resumen, todo lo que tenga que ver con un esfuerzo excesivo de las cuerdas vocales produce un traumatismo de forma progresiva. Esto produce inflamación hasta que finalmente aparecen los nódulos en la garganta.

Factores que favorecen la aparición de los nódulos

Además de lo anteriormente mencionado, hay que tener en cuenta los siguientes factores, porque también pueden influir en la aparición de nódulos en la garganta.

  • Alergias.
  • Tabaquismo.
  • Cantidad insuficiente de aire.
  • Padecer reflujo gastroesofágico.
  • Lugares con exceso de humedad.
  • Ser profesional de la voz: maestros, locutores, cantantes.
  • Exposición a gases irritantes o productos químicos.

Síntomas más comunes

Aunque no todos los casos son iguales, de acuerdo con los expertos de la American Speech-Language-Hearing Association los nódulos en la garganta generalmente cursan con los siguientes síntomas que vamos a comentar a continuación.

1. Voz ronca

Cuando una persona tiene nódulos en la garganta, a menudo puede tener ronquera, de diferentes grados, por una disminución de la intensidad de la voz. Esto suele ser porque hay un mal manejo del aire, que no es suficiente para llegar hasta el final de la frase y la sensación de que la persona tiene falta de aire.

2. Cansancio vocal

En el mismo orden de ideas, la persona con nódulos en la garganta, además de tener ronquera, puede sentir con frecuencia resequedad, en la faringe y la laringe, así como también carraspera y cansancio vocal.

3. Tensión en los músculos del cuello

5 remedios caseros para combatir el dolor de garganta

Existen diversas causas para la tensión muscular, desde falta de hidratación, exceso de peso, malas posturas, movimientos bruscos, entre otros. Este es un problema muy frecuente que se manifiesta a través del bloqueo de los músculos del área afectada.

Una persona con nódulos en la garganta puede experimentar una gran tensión en la zona del cuello, lo cual puede derivar, a su vez, en dolores de cabeza y otros tipos de malestar.

Lee también: 4 ejercicios simples para reducir los dolores de cuello

4. Tos

También es común la sensación de tener un cuerpo extraño alojado en la faringe. Por esto mismo, la tos puede llegar a ser dolorosa. Sobre todo si se produce de forma constante, en lapsos de tiempo muy breves.

5. Fatiga corporal y de la voz

Cuando se fuerza el organismo, evidentemente surge la fatiga. En el caso de la voz, al llegar a la exhaución fónica las molestias se presentarán.

¿Qué debes hacer si tienes estos síntomas?

Si tienes ronquera durante más de dos o tres semanas debes consultar al médico en la brevedad posible para que te haga un chequeo y detecte qué es lo que está causándote molestias y cuál es el tratamiento más adecuado.

Además de hacerte un examen físico, el médico podrá solicitarte también la realización de:

  • Una evaluación neurológica.
  • Un examen realizado por un otorrinolaringólogo (quien se especializa en problemas de la voz).
  • Una evaluación de la voz efectuada por un patólogo del habla y el lenguaje, o fonoaudiólogo.
  • También podría utilizarse la laringoscopia con una luz intermitente para observar el movimiento de las cuerdas vocales.

¿Cuáles son los tratamientos para los nódulos en la garganta?

De acuerdo con el Dr. Clarence T. Sasaki, “el tratamiento de los nódulos, pólipos y granulomas de las cuerdas vocales consiste en evitar aquello que puede estar provocando la irritación de la laringe y en descansar la voz“.

Fármacos

Fármacos anti inflamatorios yo analgésicos

A veces puede ser necesario un tratamiento farmacológico para reducir el impacto en las cuerdas vocales, esto incluye el tratamiento del reflujo gastroesofágico, alergias, y los problemas de la tiroides.

Reeducación de la voz

La terapia incluye el aprendizaje de una buena higiene bucal, eliminación de los abusos de la voz, utilizar el tono y el volumen adecuado, y la función respiratoria para la buena producción de la voz.

Otros tratamientos

  • Reposo absoluto de la voz.
  • Medicamentos antiinflamatorios esteroides. Cuando los nódulos son pequeños o blandos se tratan con este tipo de fármacos.
  • Ejercicios foniátricos, para restablecer la función de las cuerdas vocales y evitar que vuelvan a salir.
  • Intervención quirúrgica. Consiste en extirpar el nódulo de la cuerda vocal este tratamiento recomendado cuando son muy grandes o han estado molestando durante un tiempo muy largo.

¿Cómo prevenir la aparición de nódulos en la garganta?

La mejor manera de prevenir nódulos en la garganta, es simplemente no abusando de tu voz. Si eres docente, cantante, locutor, tienes que tomarte un tiempo de descanso vocal a diario.

Adicionalmente, deberías considerar adquirir nuevas habilidades a nivel bucal para poder realizar tu trabajo con seguridad y tranquilidad.

Por otra parte, los padres deben preocuparse de que los hijos estén aprendiendo a utilizar la técnica de voz correcta, para evitar cualquier tensión desde una edad temprana ya que es un del problema puede comenzar a desarrollarse.

En todos los casos, nunca está de más eliminar los hábitos nocivos para la salud (como el tabaquismo) y en evitar la exposición a irritantes nasales, faríngeos o laríngeos.