5 síntomas comunes de retención de líquidos

¿Sabías que experimentar un cansancio acusado y una sensación de pesadez, así como inflamación en las extremidades, podría estar relacionado con la retención de líquidos?

La retención de líquidos es uno de los males que más afectan a la población actual. Es un trastorno metabólico que se caracteriza por la acumulación anormal de líquidos en los tejidos debajo de la piel o en los espacios dentro del cuerpo.

Se da con más frecuencia en las extremidades inferiores, aunque también puede afectar las manos, los brazos, la cara y el abdomen.

Si bien no se cataloga como una enfermedad, aparece como señal de afecciones de mayor cuidado como las dificultades circulatorias, obstrucciones en el sistema linfático y desbalances hormonales.

Aunque algunas veces pasa desapercibido, casi siempre desencadena una serie de reacciones en el organismo debido al descontrol que produce en los procesos inflamatorios.

Por esta razón, y para evitar complicaciones, es importante conocer cómo se manifiesta y qué hábitos lo pueden ayudar a controlar.

A continuación, queremos compartir sus principales síntomas y varios consejos para su prevención.

Síntomas de retención de líquidos que no debes ignorar

Los casos leves de retención de líquidos pasan desapercibidos o se confunden con un ligero aumento de peso corporal.

Sin embargo, cuando se empieza a complicar, se producen una serie de síntomas que pueden reducir la capacidad para llevar a cabo algunas tareas cotidianas.

1. Inflamación de las extremidades

inflamacion-extremidades

Una notoria hinchazón en las extremidades inferiores y superiores puede ser suficiente para descubrir un problema de retención de líquidos.

Estas lucen con más volumen de lo habitual y pueden presentar dificultades circulatorias debido a la presión que sufre el sistema valvular por el exceso de agua.

Otras zonas inflamadas pueden ser:

  • Abdomen
  • Pecho
  • Rostro

2. Sensación de pesadez

Debido a este trastorno es común sentir una fuerte sensación de pesadez en el cuerpo, sobre todo al realizar algunas actividades de exigencia física.

La acumulación anormal de líquidos produce una carga extra en el peso corporal, lo que afecta la salud muscular, linfática y circulatoria.

3. Celulitis

celulitis

Hay muchos factores que influyen en la aparición de la celulitis en los glúteos y las piernas. No obstante, producto de la retención, esta puede volverse más notoria y difícil de tratar.

Aunque muchos tratamientos externos ayudan a reducirla, es primordial tratar la acumulación de líquidos para poder notar una mejoría.

4. Cansancio y malestar general

Por las consecuencias que causa sobre el sistema circulatorio, este problema conlleva a fuertes episodios de cansancio físico y malestar general.

Su falta de control interfiere en el transporte del oxígeno y los nutrientes hacia las células, por lo que afecta al rendimiento físico y mental.

5. Reducción de la orina

produccion-orina

Como los riñones no consiguen procesar de forma óptima los líquidos que hay en el organismo, la orina se reduce y aumenta el riesgo de infecciones en el sistema urinario.

¿Cómo prevenir la retención de líquidos?

Hay muchos hábitos y remedios que pueden ayudar a prevenir y tratar este problema. Aunque muchos factores influyen en su aparición, mejorar el estilo de vida puede minimizar de forma significativa el riesgo.

Limitar el consumo de sal

El consumo excesivo de sal produce desequilibrios en el organismo que conducen a la acumulación de agua en los tejidos.

Por este motivo es importante limitar su consumo, no solo evitando la sal de mesa, sino reduciendo la ingesta de alimentos como:

  • Embutidos
  • Conservas en lata
  • Quesos curados
  • Alimentos de paquete
  • Bebidas carbonatadas

Incrementar el consumo de agua

beber-agua

Un bajo consumo de agua y bebidas saludables es un motivo principal por el que se produce la retención. Beber agua regula la circulación y optimiza el trabajo de los riñones para remover los residuos del cuerpo.

Consumir alimentos diuréticos

Hay una amplia variedad de alimentos diuréticos que pueden apoyar los procesos que remueven el exceso de líquidos del cuerpo.

Los más recomendados son:

  • Piña
  • Alcachofa
  • Remolacha
  • Espárragos
  • Sandía
  • Melón
  • Cola de caballo
  • Jengibre

Evitar el uso de prendas ajustadas

ropa-ajustada

La ropa demasiado ajustada impide la correcta circulación de la sangre y puede influir en la aparición de edema, varices y otras dificultades.

Hacer ejercicio físico

El sedentarismo, o permanecer por mucho tiempo en una misma postura, puede producir desequilibrios inflamatorios en el organismo, y dar lugar a problemas de circulación y retención.

Hacer ejercicio físico regular, por lo menos durante 20 o 30 minutos al día, activa la circulación, mejora el proceso de oxigenación celular y apoya los procesos que ayudan a mantener el organismo limpio y en equilibrio.

¿Tienes algún síntoma de retención de líquidos? Empieza a cambiar tus hábitos y toma las medidas necesarias para controlarlo.

Si el problema persiste o empeora, consulta al médico.

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar