5 síntomas de una enfermedad de la vesícula biliar

Un correcto funcionamiento de la vesícula biliar es fundamental para llevar a cabo el proceso de la digestión, ya que nos ayuda a asimilar y quemar los alimentos grasos.

Es un órgano muy pequeño, muchas personas ni tan solo saben que existe, pero la vesícula biliar es un elemento indispensable en nuestro cuerpo: almacena la bilis y nos ayuda a realizar la digestión. Cabe destacar que suele ocasionar más problemas a las mujeres, de ahí que valga la pena conocer cuáles son los principales síntomas de una enfermedad en la vesícula. ¿Te gustaría conocerlos?

¿Qué función tiene la vesícula biliar?

Tiene forma de pera y es un órgano pequeño situado en la parte derecha del estómago, debajo del hígado. Es una especie de saquito donde se almacena la bilis, que le llega precisamente desde el hígado, teniendo además un conducto que le permite desembocarlo en el intestino delgado del tracto digestivo.

Esta bilis que almacena la vesícula es además indispensable para ayudarnos en la digestión, actuando además como emulsionante de grasas. Es decir, nos permite digerirlas y quemarlas.

Te puede interesar: 4 causas y 5 síntomas de la falla hepática

Por lo general, las enfermedades de este órgano afectan en especial a mujeres que, por ejemplo, tienen algún problema de peso o sufren alguna disfunción gastrointestinal, además de un nivel alto de colesterol. Otro aspecto a tener en cuenta son los cálculos biliares, principal enfermedad de la vesícula, además de las infecciones.

Síntomas de una enfermedad en la vesícula biliar

1. Hinchazón y gases

Estomago

Como ya sabemos, la vesícula está asociada a nuestras digestiones. Cuando existe algún tipo de problema y no canaliza adecuadamente la bilis, está inflamada o incluso obstruida, es habitual que empecemos a sentir que nuestras digestiones son más pesadas, nos sentimos hinchados y más pesados.

Son muy habituales los gases y los eructos continuos. Para que sea significativo, estos síntomas debes tenerlos con frecuencia, cada día. Es normal sentirnos mal un día aislado, incluso dos. Si pasan diez días seguidos y ves cómo tu abdomen sigue hinchado y endurecido, vale la pena que se lo comentes a tu médico.

2. Náuseas y mareos

Mareos

Fíjate en cómo te sientes a media tarde, en especial al cabo de dos horas de haber tomado tu almuerzo o la comida principal del día. Es el momento en que nuestra digestión debe haber finalizado. Si te notas con cierta debilidad, si sientes naúseas y mareos, lo mejor es que te sientes y pongas la mano en tu abdomen.

¿Está duro? ¿Eructas con facilidad? Si además de las malas digestiones notas como cada día te vienen los mareos y las náuseas es probable que tengas un problema en la vesícula. Conviene que controles estos síntomas.

Visita este artículo: 5 jugos para desinflamar el estómago y evitar gases

3. Dolores puntuales en espalda, abdomen y brazo derecho

Dolor muscular

Es un síntoma muy característico. Una pesadez en el abdomen y un dolor que se extiende tanto en la parte derecha de la espalda como en el brazo de ese mismo lado. Hemos de recordar que la vesícula está situada en el lado derecho del abdomen y al lado del hígado. Si se inflama, toda esa zona va a estar afectada, y el dolor es muy particular.

Ten en cuenta, por ejemplo, que en ocasiones el dolor puede empezar repentinamente y en forma de ataque, si fuera por ejemplo un cálculo biliar. Un dolor intenso que puede durar 15 minutos, luego desaparece y vuelve a aparecer, una situación que puede alargase hasta 15 horas. El dolor puede empeorar con la respiración.

Si nuestra enfermedad biliar está muy avanzada, y disponemos de varios cálculos, el dolor puede ser verdaderamente atroz, afectando incluso a nuestros omóplatos.

4. Presta atención a tu orina y tus heces

Hemorroides

Lo sabemos, no es agradable prestar atención a nuestras intimidades cuando estamos en el baño, pero te aseguramos que es imprescindible observar la tonalidad de la orina para advertir posibles enfermedades. En caso de que la orina sea muy blanca puede haber un problema en la vesícula.

También lo puede indicar el hecho de que las heces sean muy grises, sin demasiado color y algo sueltas, lo que puede deberse a un bajo nivel de bilis. Es habitual también que las personas con problemas en la vesícula, padezcan numerosos episodios de diarrea. Debemos tenerlo en cuenta.

5. Mal aliento y fiebre

fiebre

Si notas que has empezado a sentir un malestar en tu boca o un sabor extraño y si percibes un aliento desagradable del que no puedes desprenderte, toma nota de cuánto dura. ¿Ha sido solo un día o dos? Entonces no hay problema.

Pero si son ya 10 días seguidos, entonces habla con tu médico, en especial si cuando te levantas por la mañana, has notado que tienes algunas décimas de fiebre. La fiebre se suele tener por la mañana y al final de la tarde. Basta con que tengas dos décimas para que debas ponerlo en evidencia de tu médico.

Conoce 5 trucos ideales para combatir el mal aliento

6. Ictericia

ictericia

¿Has notado quizá que el tono de tu piel se ha vuelto un poco amarillento? ¿O que tus ojos han adquirido de pronto esta tonalidad? Entonces, no lo dudes. Acude al médico. Esto es ictericia, y se debe básicamente a que algunos cálculos biliares bloquean el conducto biliar, ocasionando que la bilis se regrese al hígado, y de ahí al torrente sanguíneo. Es un tema serio y hemos de tenerlo en cuenta por nuestra salud. ¡No te descuides!

Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar