5 síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos

Raquel Lemos Rodríguez · 12 mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 26 noviembre, 2018
El síndrome de ovarios poliquísticos puede manifestar síntomas bastante molestos y que pueden afectar a la autoestima de la mujer.

Aunque no lo creas, es esencial que como mujer conozcas cuáles son los síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos para que, en caso de sospecha, acudas a tu ginecólogo para un chequeo. 

Cuanto antes te pauten un tratamiento, no solo mejor te sentirás sino que evitarás tener mayores complicaciones. Veamos más acerca de este tema a continuación con mayor detalle.

Síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos

Ovarios poliquísticos.

El síndrome de ovarios poliquísticos lo padecen muchas mujeres y es producto de un desequilibrio hormonal. Por lo tanto, estamos hablando de un padecimiento común.

Aunque muchos de estos quistes no lleguen nunca a crecer, en algunas mujeres esto sí sucede. En el caso de que se desarrollen pueden causar dolores y, si explota un quiste, la situación puede complicarse. Aunque no te preocupes, esto tienen solución.

Debido a todo esto, resulta imprescindible identificar cuanto antes los síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos para iniciar un seguimiento y tratamiento adecuados.

Generalmente, el médico suele recetar medicamentos anticonceptivos, ya que previenen la formación de quistes, al evitar que el ovario libere óvulos. Sin embargo, según sea el caso puede considerar otras opciones de tratamiento.

1. Acné

Uno de los síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos es la presencia de acné incluso después de la adolescencia.

Cabe destacar que si bien no en todos los casos se manifiesta de la misma manera, su presencia indica que existe un problema en el organismo y que se está reflejando en la epidermis para que le prestemos atención.

La piel grasa y el acné pueden ser dos síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos, por ello, ante su presencia es necesario acudir al médico para un chequeo. Adicionalmente, también podemos acudir al dermatólogo para saber cómo podemos cuidar la piel de ahora en adelante.

2. Vello en el rostro y otras partes del cuerpo

Otro de los posibles síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos es la aparición de vello –en abundancia– en zonas donde normalmente no debería aparecer de forma tan notoria. Por ejemplo, en el pecho, el rostro o el cuello. Una vez más, para confirmar nuestras sospechas, lo mejor será acudir al ginecólogo para un chequeo.

En vista de que el vello en estas zonas afecta la autoestima, muchas mujeres se precipitan a retirarlo de una forma u otra, sin saber que pueden estar agravando el problema.

Por ello, lo mejor que se puede hacer es observar y tomar nota para luego dar detalles al médico, una vez en consulta. Es bueno saber bien dónde el vello es más grueso en una zona u otra, el color, el sitio donde aparece, y todos los detalles afines.

Lee: Cómo eliminar vello de la cara de manera natural

3. Periodos irregulares

sangrado de implantacion

Si sufres de síndrome de ovarios poliquísticos, uno de los signos a los que tienes que prestar atención es a la menstruación irregular.

Esto no quiere decir que se atrase o adelante unos días la menstruación. Estamos hablando de circunstancias en los que puede pasar un mes en el que no tengas sangrado, otro en los que estés dos semanas menstruando y así.

Si tus periodos son irregulares y desconoces el por qué, debes acudir al médico cuanto antes para que te realicen una evaluación física y te ayuden a manejar la situación. Con un buen tratamiento podrás regular tu organismo y sentirte mejor.

4. Manchas en el rostro

Otro de los síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos son las manchas en la piel. Al igual que con el acné, es necesario cuidarse y mantener un control dermatológico adecuado para atenuar las marcas, poco a poco, hasta conseguir erradicarlas.

Las manchas que suelen salir en el rostro son como parches marrones que muchas personas considerarían marcas del sol por no ponerse protección solar.

Sin embargo, si nos cuidamos la piel y no hay motivo para sospechar de esto, acudir al médico será una muy buena opción para descartar que estas manchas aparezcan como síntoma del síndrome de ovarios poliquísticos.

5. Problemas con el peso

¿No puedes bajar de peso? Conoce por qué puede pasar esto

El último de los síntomas de síndrome de ovarios poliquísticos es el aumento de peso. Aunque a muchas mujeres no les sucede esto, es un síntoma muy habitual.

Si no tienen ningún otro problema como la tiroides y engordan sin motivo aparente, además de tener alguno de los síntomas anteriormente descritos, está claro. Es muy posible que estemos ante un caso de ovarios poliquísticos.

Descubre: Cómo tratar y mejorar la tiroides de manera natural

¿Sospechas que tienes estos síntomas?

¿Alguna vez has tenido que enfrentarte con alguno de los problemas anteriormente señalados? No des nada por supuesto. Sobre todo si tu menstruación es irregular.

En ocasiones, puede que los síntomas mencionados (que son los más comunes) se acompañen de otros como pérdida de cabello, manchas en axilas y nuca, colesterol o presión alta.

Si sospechas o tienes dudas acerca de si estas señales pueden ser (o no) síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos no esperes y acude al médico para un chequeo.

De no hacerlo, podría formarse un quiste en tu ovario con intenciones de desarrollarse y crecer. Recuerda que siempre es bueno atajar los problemas a tiempo para poder darles una solución eficaz.

  • Aguirre, M., Benvenuto, C., Urrutia, S., & Teresa, M. (2005). Calidad de vida en mujeres con síndrome de ovario poliquístico. Revista chilena de obstetricia y ginecología70(2), 103-107.
  • Apablaza, D. (2000). Síndrome ovario poliquístico. Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología Infantil y de la Adolescencia7, 50-56.
  • Builes, C. A., Diaz, I., Castañeda, J., & Pérez, L. E. (2016). Caracterización clínica y bioquímica de la mujer con Síndrome de Ovario Poliquístico. Revista colombiana de obstetricia y ginecología57(1), 36-44.
  • Vargas-Carrillo, M. A., Sánchez-Buenfil, G., Herrera-Polanco, J., & Vargas-Ancona, L. (2003). Síndrome de ovarios poliquísticos: abordaje diagnóstico y terapéutico. Revista Biomédica14(3), 191-203.