5 situaciones graciosas en la cama

27 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
La confianza con nuestra pareja será fundamental para, a la hora de la verdad, no sentirnos cohibidos y poder superar las situaciones embarazosas o graciosas de la mejor manera.

¿Alguna vez has pensado qué es lo más gracioso que te ha ocurrido en la cama mientras practicabas sexo?

No importa si estás iniciando una relación, si tienes encuentros sexuales con personas diferentes o si tu matrimonio ya superó los 30 años. Los momentos graciosos durante el sexo se convierten en historias para reír en el futuro.

Cuando se inicia una relación sexual con una nueva pareja, la ansiedad nos hace vulnerables a cometer errores. Estos pueden derivar en una situación graciosa.

Estos momentos de gracia nos conectan mucho más con la persona con la que decidimos compartir nuestra intimidad.

¿Por qué es saludable reír en la cama?

pareja riendo en la cama

La excitación sexual femenina y la risa comparten los siguientes aspectos:

  • En ambos casos la temperatura corporal suele aumentar. Además, puede ir acompañada del enrojecimiento de pecho, brazos y cuello.
  • Los ojos y los labios se humedecen rápidamente.
  • Aumenta la sensibilidad en la piel.
  • Los músculos faciales se contraen.
  • La respiración se entrecorta.
  • El cuerpo se relaja.

Reír en la cama es una de las maneras más efectivas de liberar la tensión en la relación sexual. Además, también puede ayudar a acabar con los prejuicios que podáis tener ambos.

Cuando la risa no se interpreta como una burla u ofensa, combinarla con el sexo puede desinhibiros a ambos y elevar el nivel de complicidad en la relación. En la mayoría de los casos, reír en la cama hace que la ansiedad disminuya y la creatividad fluya de forma espontánea.

Te puede interesar: 5 tips para tener una mejor vida sexual

¿Qué es lo más gracioso que puede ocurrir en la cama?

Ahora te comentaremos algunas de las situaciones graciosas más comunes que pueden presentarse cuando vas a la cama con tu pareja.

1. Sufrir un calambre

calambre en la pierna

Justo cuando ambos están dando lo mejor de sí mismos para alcanzar el máximo placer, uno de los músculos de tu pierna derecha decide contraerse. Así, el dolor termina por interrumpirlo todo.

Lo mejor en estos casos es tomar la situación con humor. Puedes pedirle a tu pareja un suave masaje para continuar.

2. La mirada de tu perro

perro en la cama

Los perros suelen ser animales curiosos gracias a su potente olfato e instinto explorador. Por ello, el intercambio de fluidos y las hormonas liberadas durante la relación sexual pueden atraer la atención de nuestros canes.

Una de las situaciones más graciosas que puedes experimentar en la cama es cambiar de posición y encontrarte con la mirada atenta de tu perro.

Si a uno de los dos le incomoda esta situación, la intensidad del momento se puede perder. En todo caso, podrás mandar a tu mascota fuera de la habitación y bromear con tu pareja sobre lo ocurrido.

Lee también: Sexo con los ojos vendados: un juego muy estimulante

3. Flatulencias vaginales

mujer avergonzada

Lo que hace que las flatulencias vaginales sean graciosas es que son totalmente involuntarias. Estas ventosidades se suelen producir cuando las piernas de la mujer están más elevadas. Justo en el momento en que menos esperas, tu vagina decide liberar el aire que minutos antes entró allí. Si esto ocurre, nuestra mejor opción es reír.

4. Intentar hablar “sucio”

mujer mordiendo la oreja de su pareja

Si tu pareja y tú no soléis pronunciar estas palabras en la cama, cuando uno de los dos pruebe a decir una frase sucia, el otro intentará no morir de risa. Para no arruinar el momento, ambos podéis acordar no reír hasta que todo haya acabado.

5. Cabezazos

A veces parece que es imposible realizar cualquier movimiento sin darse cabezazos. Uno se gira, el otro se hace a un lado y aún así, sus cabezas terminan encontrándose una y otra vez. Esto puede causar algunas risas, pero si ambos se centran, pronto recuperarán el hilo de lo que estaban haciendo.

En conclusión

Reír no solo es saludable sino que ayuda a crear un ambiente mucho más divertido en la cama. Por ello, hay que aprovechar cada momento para compartir unas risas con la pareja… y luego retomar la acción.