5 soluciones caseras para retirar el tinte del cabello

Si al aplicar el tinte del cabello el resultado no es el que esperábamos, podemos aprovechar las propiedades de algunos ingredientes naturales para facilitar la eliminación del color

Teñirse el cabello es una práctica muy habitual pero siempre existe el miedo de que el color no sea lo que se esperaba. Elegir el tinte del cabello correcto puede ser una tarea complicada, pero por suerte existen opciones para retirarlo si los resultados no han sido los esperados.

Muchas de estas alternativas pueden ser soluciones caseras para retirar el tinte del cabello. En este artículo te traemos cinco de ellas.

¿Por qué retirar el tinte del cabello?

Es común que no haya correspondencia entre el color deseado y el resultado luego de aplicar el producto. Esto se produce principalmente porque el tinte no se aplica sobre cabello blanco, sino que su resultado está basado en el color anterior del cabello. Esto causa que se produzcan combinaciones no deseadas, lo que representa una pérdida de tiempo y de dinero. Cuando esto ocurre, una de las mejores opciones es eliminarlo, para lo que te traemos varias soluciones sencillas que son fáciles de aplicar.

1. Aceite caliente

El aceite de oliva o el de coco tienen propiedades humectantes para tratar el cabello dañado. Si se utiliza un poco caliente, ayudará a que el tinte vaya cayendo poco a poco mientras humecta el cabello. No podemos pasar por alto que la mayoría de los remedios que se utilizan para decolorar el cabello tienden a resecarlo.

Ingredientes

  • 2 tazas de aceite de oliva o de coco (500 ml)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Calentar al baño maría un recipiente con el aceite de coco o de oliva, hasta que esté tibio. Es importante que no queme.
  • Lavar el cabello muy bien y retirar el exceso de agua.
  • Aplicar el aceite desde la raíz a las puntas, envolverlo con una toalla y dejar reposar durante una hora.
  • Enjuagar con agua tibia.

Puede que te interese: ¿Cómo hacer un tratamiento capilar con aceites calientes?

2. Vinagre

Los baños de vinagre son muy recomendados porque ayudan a aliviar los problemas de la piel y a reducir el mal olor. Además, pueden contribuir a otorgar brillo y suavidad al cabello. En este caso, utilizarlo en el cabello teñido ayudará a que el tinte se caiga poco a poco gracias a su acidez.

vinagre de manzana

Mezclarlo con el aceite de oliva humectará más el cabello y nos proporcionará excelentes resultados.

Ingredientes

  • 2 tazas de vinagre (500 ml)
  • 2 tazas de aceite de oliva (500 ml)

¿Qué debes hacer?

  • En un envase combinar el aceite y el vinagre y reservar.
  • Lavar bien el cabello con champú y, tras aclararlo, aplicar la mezcla como acondicionador y dejar reposar por 5 minutos.
  • Enjuagar con agua tibia. Este proceso se debe aplicar cada vez que se lave el cabello para que finalmente salga todo el color artificial.

Se recomienda volver a lavar el pelo con champú después de aplicar el vinagre. Esto ayudará a eliminar el posible olor a vinagre en caso de que no nos guste.

3. Pastillas de vitamina C

Este remedio es uno de los más económicos y sencillos, ya que solo se necesitan dos ingredientes. Se recomienda para bajar al menos 2 niveles de tono sin dañar el color natural del cabello. Es importante destacar que este remedio no funciona cuando el cabello está teñido con tintes que tienen amoníaco.

Ingredientes

  • 1 frasco de champú
  • 2 cucharadas de agua (30 ml)
  • 3 pastillas de vitamina C efervescentes

¿Qué debes hacer?

  • Disolver las pastillas de vitamina C en un poco de agua.
  • Verter la mezcla en el frasco de champú y usarla siempre que se vaya a lavar el cabello durante, al menos, una semana, hasta ver los resultados.

4. Detergente de ropa

El detergente en polvo no es recomendado para lavar con frecuencia el cabello porque tiende a resecarlo. Sin embargo, para quitar el tinte del cabello puede ser un buen aliado. Si se utiliza se debe tener cuidado de no aplicar mucho jabón ni usarlo con mucha frecuencia. Además, luego de usarse se debe aplicar un buen acondicionador que contrarreste la resequedad. Tampoco conviene utilizar detergentes blanquedores, solo aquellos simples y naturales.

Ingredientes

  • 1 cucharada de jabón para lavar ropa en polvo (15 g)
  • Abundante agua
  • Acondicionador

¿Qué debes hacer?

  • Mojar el cabello y aplicar el jabón en polvo desde la raíz a la punta.
  • Frotar con cuidado para que no entre en los ojos o la boca. Luego dejar reposar por 5 minutos.
  • Retirar con abundante agua.
  • Aplicar acondicionador y dejar actuar por 5 minutos. El detergente reseca el cabello, por lo que el acondicionador contrarrestará los daños.
  • Haciendo esto dejando días de por medio se podrán ver algunos resultados luego de una semana.
jugo de limon y limones

Ver también: Receta de detergente ecológico casero

5. Enjuague de limón

El limón tiene múltiples usos entre los que destaca aclarar el cabello. Además, es impredecible, pues solo aclarará el tono que tenga el cabello. Al ser una fruta cítrica, se debe tener mucho cuidado al utilizarlo pues puede caer en los ojos o en alguna herida abierta y provocar ardor.

Ingredientes

  • Zumo de 5 limones
  • 4 o 5 cucharadas de agua (60 o 75 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Lavar el cabello con el champú de la manera habitual.
  • Cuando haga suficiente espuma, agregar el zumo de limón y masajear.
  • Dejar actuar durante 5 minutos aproximadamente y lavar con abundante agua.
  • Aplicar un acondicionador y dejar reposar de 3 a 5 minutos.
  • Lavar con abundante agua. Se puede repetir este proceso las veces que se quiera y el resultado se dará de manera lenta pero permanente.

Se debe tener en cuenta que cualquier producto aplicado en exceso puede dañar la salud del cabello. Con el fin de evitar daños mayores, se recomienda usar remedios naturales y siempre mantenerlo humectado para conservar su salud y brillo natural.

La aplicación de remedios caseros para retirar el tinte del cabello es una opción sana y no invasiva. Siempre que se haga de la manera adecuada, no debería dañar más tu cabello, al contrario, debería fortalecerlo.