5 soluciones naturales para la rigidez en las articulaciones

Carolina Betancourth 22 noviembre, 2015
Aunque pueda parecer lo contrario, el ejercicio físico de bajo impacto es muy beneficioso para paliar el dolor articular. Es importante adaptarlo a las posibilidades de cada uno

La rigidez en las articulaciones suele deberse a uno de los tipos de artritis que puede desarrollar cualquier persona durante su vida.

Por lo general esta condición se da durante la vejez, pero hay quienes, por cuestiones genéticas, intervenciones quirúrgicas, lesiones u otros factores la desarrollan en edades más tempranas.

Se estima que existen alrededor de 100 tipos de artritis y enfermedades relacionadas, incluyendo aquellas que comprometen los huesos, los músculos y los tejidos que sostienen las articulaciones.

Sus principales síntomas son el dolor y la rigidez, a tal punto que pueden generar incapacidad de movimiento en los pacientes.

No obstante, también pueden venir acompañadas de inflamación, hipersensibilidad, enrojecimiento y otros signos que desmejoran la calidad de vida.

Si bien en la mayoría de los casos se recetan tratamientos farmacológicos para controlarlo, existen varios remedios naturales que actúan como complemento para disminuir la rigidez y las demás molestias que incluyen estas afecciones.

En este espacio vamos a compartir con todos una serie de soluciones caseras que se pueden tener en cuenta para lidiar con este tipo de trastornos.

1. Apio

Apio

El apio está considerado como el alimento estrella para la dieta y el tratamiento de aquellas personas que tienen algún tipo de enfermedad asociada a la inflamación.

Sus propiedades diuréticas favorecen la regulación de líquidos en el organismo para desinflamar los tejidos y controlar los síntomas de la artritis.

Entre otras cosas, su ingesta favorece la digestión, disminuye la presión arterial y podría tener un efecto positivo contra las células cancerígenas.

No olvides leer: Relaja tus músculos con esta bebida natural de zanahoria y apio

 ¿Cómo puedo utilizarlo?

¡Fácil! El apio se puede disfrutar de múltiples forma en la dieta, y algunas ideas incluyen:

  • Zumo natural.
  • Batido verde.
  • Ensaladas y sopas.
  • Arroces.
  • Sándwiches.

2. Zanahoria

Esta hortaliza tan consumida en el mundo puede ser un gran complemento para la hierba anterior. Cuenta con una acción antiinflamatoria muy poderosa que protege las arterias y disminuye el dolor.

Además, es una fuente de vitamina A, protege la salud visual y contribuye a mantener el buen estado de la piel al frenar el daño oxidativo.

¿Cómo puedo utilizarla?

Debido a su delicioso sabor y versatilidad, existen cientos de recetas para incorporarla casi a diario en la dieta. Sin embargo, para disfrutar al máximo todas sus bondades, cabe decir que lo mejor es comerla cruda.

Por esto, trata de añadirla en:

  • Jugos naturales.
  • Ensaladas.
  • Rallada en sopas (sin cocinar).

3. Jengibre

Jengibre

Las cualidades analgésicas y antiinflamatorias del jengibre se han podido utilizar como tratamiento interno y externo para aliviar las articulaciones.

Su consumo diario disminuye el dolor y reduce la inflamación que impide el movimiento; además, aplicándolo de forma local puede relajar la zona afecta para una mayor sensación de alivio.

¿Cómo puedo utilizarlo?

Esta especia cuenta con un ligero sabor picante que muchos añaden a sus recetas de panadería, sopas, jugos y otras comidas. Sin embargo, como remedio es mejor tomarla en té o infusión.

Para usarla de forma externa, sumerge un paño en la infusión tibia o caliente y aplícalo en la zona afectada.

4. Compresas de hojas de laurel

La aplicación de compresas o un cataplasma de hojas de laurel pueden disminuir la inflamación desde la parte externa para causar alivio y ayudar en el movimiento de las articulaciones.

Sus propiedades disminuyen la rigidez y alivian la tensión, en especial cuando existe algún momento de crisis.

¿Cómo puedo utilizarlo?

Las compresas se preparan a partir de la infusión de la planta y con la ayuda de un paño absorbente.

¿Qué necesitas?

  • 1 litro de agua
  • 20 g de hojas de laurel
  • 1 paño de algodón

Instrucciones

  • Coloca a hervir un litro de agua y, cuando llegue a ebullición, incorpora las hojas de laurel y déjalas a fuego mínimo durante cinco minutos adicionales.
  • Retira la infusión del fuego, déjala reposar otros 10 minutos y, cuando esté apta para su aplicación, sumerge el paño y colócalo sobre la zona dolorida durante 5 minutos.
  • Repite este proceso varias veces al día, todos los días.

¿Quieres conocer más? Lee: El laurel y sus propiedades digestivas

5. Cúrcuma

Cúrcuma

Esta maravillosa especia está en los primeros lugares de los antiinflamatorios naturales, ya que además es antioxidante y analgésica.

Está comprobado que puede ayudar a los pacientes con artritis y otras condiciones que afectan los músculos y las articulaciones.

¿Cómo puedo utilizarla?

Para disfrutar de sus cualidades cada día, se puede incorporar en varios tipos de recetas. Como el objetivo es complementar el tratamiento contra la rigidez y el dolor, no hay un tiempo límite para tomarla, siempre y cuando sea en cantidades moderadas.

Disfrútala en:

  • Sopas.
  • Ensaladas.
  • Batidos.
  • Té e infusión.
  • Arroces.

Como recomendación final, independientemente del caso, recuerda que debes procurar mover las articulaciones con la práctica de ejercicios de bajo impacto.

Aunque pareciera que la actividad física aumenta el dolor, lo cierto es que es una de las mejores terapias para controlar este tipo de enfermedades. ¡No lo olvides!

Te puede gustar