5 soluciones naturales para quitar los vellos encarnados

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 15 noviembre, 2019
Es importante tratar correctamente los vellos encarnados para evitar complicaciones, como una infección bacteriana, o problemas estéticos, como el oscurecimiento de la piel en la zona afectada.

Para poder elegir un procedimiento adecuado para quitar los vellos encarnados, primero debemos tener en cuenta algunos aspectos clave. Veámoslos a continuación.

Los vellos encarnados o enquistados son aquellos que, tras ser afeitados, en lugar de crecer hacia afuera, crecen por debajo de la piel. Esto puede producir irritación, dolor y hace que la piel se vea antiestética.

Este tipo de problema se produce por una obstrucción de los folículos pilosos que acumulan células muertas y residuos de sebo en su superficie.

¿Son inofensivos los vellos encarnados?

Cualquier persona puede tener vellos encarnados en algún momento de su vida, sobre todo si tiene rizos muy ceñidos o si no aplica ciertos cuidados para su piel antes y después de la depilación.

Aunque se consideran inofensivos y suelen aparecer de manera esporádica, en algunos casos se inflaman, enrojecen y se llenan de pus, con lo cual, resultan incómodos y antiestéticos.

Causas de los vellos encarnados

vello-encarnado

Los vellos encarnados aparecen porque, en lugar de crecer hacia arriba y hacia el exterior, crecen hacia adentro y no superan la barrera formada por la dermis. Esto puede ocurrir por la acumulación de piel muerta sobre el folículo piloso o porque el vello es demasiado grueso y rizado.

Otros factores asociados:

  • Depilación con pinzas.
  • Afeitado de la piel en seco.
  • Mal uso de máquinas o cuchillas de afeitar.
  • Estiramiento de la piel durante el afeitado o depilación.

Descubre: 8 métodos de depilación que no te causan agresiones

Síntomas de vellos encarnados

Los vellos encarnados aparecen en zonas de continua depilación como, por ejemplo, la barba, las piernas y la región del pubis.

Su síntoma principal es un pequeño abultamiento, similar a un grano de acné, el cual contiene un vello incrustado en su interior. También puede causar otras molestias:

  • Dolor o sensibilidad.
  • Sensación de comezón.
  • Oscurecimiento de la piel.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Lesiones pequeñas con pus, similares a las ampollas.

Afortunadamente hay varias soluciones de origen natural que pueden ayudar a extraerlos sin maltratar la zona. 

Soluciones naturales para quitar los vellos encarnados

Para extraer los vellos encarnados, en primer lugar puedes hacer lo siguiente.

  • Lava la zona afectada con un poco de agua tibia. Con un cepillo de dientes (de cerdas suaves) realízate un masaje suave con movimientos circulares para aliviar la inflamación y el dolor.
  • Aplícate una compresa de manzanilla durante unos minutos.
  • Toma una aguja esterilizada e insértala debajo de los rizos del vello para levantar con cuidado las puntas del vello incrustado.
  • Es recomendable dejar de afeitarse o depilarse la zona durante un tiempo prudente, por lo menos, hasta notar una mejoría.

De acuerdo con la sabiduría popular, puedes recurrir a los siguientes remedios naturales para tratar los vellos encarnados.

1. Compresa tibia

Torre de toallas de colores.
Puedes elaborar tu propia compresa tibia humedeciendo con agua caliente una toalla de manos.

La aplicación de una compresa tibia sobre la zona afectada puede ayudar a suavizar los tejidos alrededor de la inflamación, facilitando así la extracción del vello incrustado.

¿Cómo utilizarla?

  • Sumerge un paño o toalla en agua caliente y aplícalo sobre la zona afectada.
  • Déjala actuar 5 minutos, descansa otros 5 y repite el procedimiento.
  • Realiza este procedimiento varias veces al día, hasta que el pelo esté lo suficientemente cerca de la superficie de la piel.

2. Sal marina

Se dice que la sal marina es un exfoliante natural que ayuda a retirar las células muertas de la superficie de la piel para restablecer la función del folículo piloso afectado.

Se considera que la exfoliación también ayuda a mejorar la circulación y favorecer el crecimiento normal del vello.

¿Cómo utilizarla?

  • Humedece un poco de sal marina con agua y frótala, con suaves masajes, sobre la zona afectada.
  • Deja que actúe 5 minutos y enjuaga.
  • Repite el remedio todos los días, hasta eliminar el vello.

3. Vinagre de manzana

vinagre-de-manzana

Aunque esto no está científicamente comprobado, se considera que los ácidos orgánicos que contiene el vinagre de manzana ayudan a disminuir la inflamación de la zona donde están los vellos encarnados.

¿Cómo utilizarlo?

  • Sumerge un hisopo o trozo de algodón en vinagre de manzana y aplícalo sobre el vello incrustado.
  • Presiónalo con cuidado y déjalo actuar 5 minutos.
  • Toma una aguja esterilizada e insértala con cuidado debajo del vello encarnado, para levantar con cuidado la punta y proceder a su extracción.

4. Bicarbonato de sodio

A nivel popular, se considera que en lugar de vinagre, se puede utilizar bicarbonato de sodio. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con este producto, ya que de usarse en grandes cantidades o con demasiada frecuencia, podría abrasar la piel y empeorar el problema.

¿Cómo utilizarlo?

  • Prepara un poco de pasta de bicarbonato de sodio con agua y frótala sobre el área afectada. No es necesario cubrir toda el área de la piel, sino solamente el lugar donde está el vello encarnado.
  • Deja que actúe un par de minutos y enjuaga.

5. Té negro

te-negro

El té negro contiene ácido tánico, una sustancia que, según creencias, suaviza la piel a la vez que reduce la inflamación y el enrojecimiento. Por ello, se considera ideal para quitar los vellos encarnados.

¿Cómo utilizarlo?

  • Sumerge una bolsita de té negro en agua caliente y déjala reposar.
  • Cuando esté tibia aplícala sobre el vello afectado y déjala actuar varios minutos.
  • Repite su uso 2 o 3 veces al día.

¿Qué hacer si estas soluciones no funcionan?

En caso de que las soluciones no te hayan ayudado a quitar los vellos encarnados, lo más recomendable es que acudas al dermatólogo. El profesional te podrá brindar el tratamiento más adecuado, no solo en función del vello encarnado, sino de tu tipo de piel y otros factores importantes que hay que tener en cuenta.

Recuerda que es muy importante que no manipules el área con las manos constantemente, ni con ningún instrumento (pinzas, lápices u otros objetos con punta), ya que esto solo aumentará la inflamación.

Si se revienta la bola de pus, la herida puede volver a infectarse. Por ello es fundamental evitar manipularla y, en caso de tener hacerlo, habría que hacerlo con las manos limpias y con alcohol y algodón a la mano.