5 sopas frías de vegetales que debes incluir en tu dieta

Daniela Echeverri Castro · 28 marzo, 2019
Hay varias recetas para preparar sopas frías de vegetales. En esta oportunidad, te compartimos 5 interesantes opciones que te gustará disfrutar en tus almuerzos y cenas.

Las sopas frías de vegetales son recetas saciantes que puedes incorporar en tu alimentación regular. Aunque su elaboración es tradicional durante la época de verano, se pueden disfrutar en cualquier momento. De hecho, es un buen complemento para aquellas dietas cuyo objetivo es adelgazar.

¿Cómo se preparan en casa? Como has de suponerlo, no existe una receta única. Debido a la variedad de vegetales que podemos encontrar, hay muchas maneras de prepararlas combinando distintos sabores. Hoy queremos compartir 5 buenas opciones para que no dudes en probarlas.

Sopas frías de vegetales que puedes preparar en casa

Cuando necesitas hidratarte o añadir un «extra» de nutrientes en tu dieta regular puedes optar por preparar unas deliciosas sopas frías de vegetales. Estas recetas combinan ingredientes orgánicos, de alto valor nutricional, que rehidratan y remineralizan el cuerpo, incrementado el bienestar.

Su ventaja sobre otros tipos de platos es que son muy ligeras en calorías y pueden añadirse sin remordimientos en la dieta. Inclusive, apoyan el proceso de adelgazar, pues sus nutrientes aumentan el nivel de energía, optimizan las funciones del metabolismo y prolongan la sensación de saciedad.

1. Sopa fría de garbanzos con judías verdes

Sopas frías de vegetales: crema de garbanzos
Esta receta aporta nutrientes de alto valor nutricional, baja en grasas y con alto contenido en fibras.

Una de las sopas frías de vegetales que queremos compartir contigo es la que se elabora a base de legumbres como los garbanzos y judías verdes. Ambos vegetales son bajos en calorías, pero son fuente de nutrientes saludables como los hidratos de carbono, proteínas y vitaminas y minerales. 

Ingredientes

  • ½ bote de garbanzos (200 g)
  • 1 vaso grande de agua (200 ml)
  • 1 bote de judías verdes (220g)
  • Aceite de oliva virgen extra y sal (lo necesario)
  • Vinagre y pimienta negra molida (al gusto)

Preparación

  • Para empezar, escurre y tritura los garbanzos con agua fría y un chorrito de aceite.
  • Seguidamente, ponlos a punto de sal, pimienta y un poco de vinagre. Reserva en el refrigerador.
  • A continuación, escurre las judías verdes y córtalas en varios trozos.
  • Luego, sirve la sopa de garbanzos bien fría y rocíale por encima la verdura troceada.
  • Si lo consideras necesario, agrega más sal, aceite, vinagre y pimienta.

Te gustará probar: 4 sopas vegetarianas para disfrutar en familia

2. Sopa de tomate con nueces

Sopas frías de vegetales: Sopa de tomate.
En este caso hablamos de una receta con un bajo contenido calórico y los aportes beneficiosos de las nueces.

El tomate es uno de los ingredientes favoritos a la hora de preparar sopas frías de vegetales. Es muy versátil y su sabor se combina perfectamente con otros vegetales y especias. Por supuesto, al igual que otros vegetales, es bajo en calorías y aporta importantes nutrientes esenciales.

Ingredientes

  • 6 tomates grandes (500 g)
  • ½ pimiento rojo
  • ¼ de puerro mediano
  • ½ manzana golden
  • 1 manojo pequeño de cilantro (unos 50 g)
  • Sal y pimienta al gusto
  • Un puñadito de nueces peladas

Preparación

  • Primero, tritura las nueces en una procesadora hasta obtener un polvo fino.
  • Luego, vierte el pimiento, el puerro y la manzana. Continúa batiendo.
  • A continuación, agrega los tomates en cuartos y los demás ingredientes.
  • Por último, procesa hasta obtener una crema suave y sin grumos.
  • Enfríala en el refrigerador y consúmela.

3. Sopas frías de vegetales: Ajoblanco tradicional

Crema de verduras
Este tradicional plato andaluz es perfecto para acompañar con frutas.

El ajoblanco es una de las sopas frías tradicionales en la cocina andaluza. Está compuesta por pan, almendras molidas, ajo, agua, sal y aceite. A menudo se acompaña con trocitos de melón o uvas, sin embargo, cada uno puede elegir con qué complementarla. ¿Quieres probarla?

Ingredientes

  • 1 taza de almendras peladas (200 g)
  • Pan duro sin corteza (100 g)
  • 4 dientes de ajo picados
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • 1 vaso de aceite de oliva (200 ml)
  • 2 cucharadas de vinagre de Jerez (40 ml)
  • Sal al gusto

Preparación

  • En primer lugar, introduce el pan en agua fría y déjalo remojar durante 10 minutos. Luego, escúrrelo y resérvalo.
  • Posteriormente, extiende las almendras en una sartén y tuéstalas unos minutos hasta que luzcan más o menos doradas. Aparta unos 20 gramos como guarnición.
  • Incorpora el pan escurrido y las almendras tostadas en el vaso de la licuadora.
  • Añade un poco de agua y bate por unos minutos hasta que todo quede bien molido.
  • A continuación, agrega lentamente más agua y, después, el ajo, el aceite y el vinagre.
  • Bate bien hasta conseguir la textura deseada.
  • Deja que la sopa se enfríe unas dos horas en el refrigerador y sírvela en platos hondos adornados con las almendras que reservaste.

4. Sopa crudivegana de sandía

Sopa de sandía
Esta opción es una alternativa muy refrescante ideal para las temporadas más calurosas.

Si llevas una dieta vegana o simplemente quieres una cena ligera en calorías, esta sopa crudivegana de sandía es una excelente opción que, además, ayuda a reducir el apetito. Inclusive, puedes optar por disfrutarla a la hora de la merienda o cuando se te antoje algo refrescante.

Ingredientes

  • 3 tazas de sandía (600 g)
  • 2 tazas de mango en cubitos (400 g)
  • Zumo de lima (al gusto)
  • 3 cucharadas de menta fresca picada (60 g)
  • 1 cucharadita de jengibre fresco (3,5 g)
  • Miel de ágave (opcional)

Preparación

  • Para empezar, agrega el mango y la sandía en el vaso de la batidora.
  • Posteriormente, procesa un par de minutos hasta que todo quede bien integrado.
  • Luego, mezcla aparte el jugo de lima, la menta picada, el jengibre y el ágave.
  • Incorpora todo en la mezcla de sandía y mango y sigue batiendo.
  • Cuando obtengas una sopa cremosa, llévala al refrigerador por un par de horas.
  • Finalmente, sírvela fría y adornada con hojitas de menta.

Anímate a leer: Pierde peso en tu cena gracias a estas deliciosas cremas frías de melón

5. Sopa fría de pepino y aguacate

Crema fría de aguacate
El aguacate aporta nutrientes esenciales para elaborar una crema nutritiva y refrescante.

En el listado de sopas frías de vegetales nos encontramos con una muy especial: la elaborada con pepino y aguacate. Sus ingredientes son refrescantes y bajos en calorías. Además, contiene antioxidantes, aminoácidos, grasas saludables y minerales esenciales buenos para tu salud,

Ingredientes

  • 3 aguacates maduros
  • 3 pepinos
  • 2 dientes de ajo
  • 6 cucharadas de aceite de oliva extra virgen (120 ml)
  • Zumo de un limón
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

  • En primer lugar, pela los pepinos y córtalos en varios trozos.
  • Asimismo, extrae la pulpa de los aguacates y córtalas en pequeños cubos.
  • Incorpora todos los ingredientes en el recipiente que vas a utilizar para triturar la crema.
  • Luego, añade un ajo troceado o machacado, el aceite de oliva y el zumo de limón.
  • Salpimenta al gusto y procesa todos los ingredientes con una batidora hasta obtener una crema espesa y homogénea.
  • Lleva la sopa al refrigerador y déjala enfriar un par de horas.
  • Finalmente, sírvela en recipientes decorando con pequeños trocitos de aguacate.

¿Quieres cuidarte y disfrutar un plato sano y refrescante? No dejes de probar estas deliciosas sopas frías de vegetales. Como lo puedes notar, son fáciles de preparar y no te quitarán mucho tiempo.