5 técnicas para relajarte y llevar una vida más tranquila

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 31 diciembre, 2018
Daniela Castro · 31 diciembre, 2018
La actividad física es una de las maneras más cómodas y efectivas de relajarse. Si no te atrae el deporte puede bastar con salir a caminar media hora al día

La vida moderna ha incrementado el número de personas que sufren desequilibrios como la ansiedad y el estrés. Aunque estos trastornos se han vuelto comunes y su desarrollo varíe entre un individuo y otro, sus efectos provocan una disminución notable de la calidad de vida de estos pacientes. De ahí que sean tan necesarias las técnicas de relajación.

No suponen especial esfuerzo ni inversión y ayudan, sin embargo, a canalizar las malas energías que surgen en el día a día. Por fortuna, estas no son difíciles de incorporar a la rutina. Practicarlas apenas consume unos minutos de la jornada. A continuación, queremos compartir contigo las 5 mejores técnicas de relajación para cuando sientas que el estrés y las emociones negativas te invadan.

1. Hacer ejercicio físico

No olvides diseñar una rutina de ejercicio

La práctica diaria de ejercicios es uno de los métodos de relajación más eficaces que tenemos a la mano. Además de traer consigo beneficios para la salud física, es una de las mejores terapias para reducir el estrés y la depresión. Cuando los hacemos, conectamos cuerpo y mente. A cambio, las hormonas del bienestar potencian nuestra autoestima y rendimiento tanto físico como mental. Además,

  • también te ayuda a bajar de peso,
  • contribuye a regular el colesterol,
  • promueve la eliminación de toxinas,
  • y te ayuda a mantener la piel radiante.

Si te interesa ampliar información, lee: Con estos ejercicios podrás reemplazar los típicos abdominales. ¡Te encantarán!

2. Meditar

La meditación es una disciplina que conecta el cuerpo y la mente para transformar las malas vibraciones en energías saludables. Durante su práctica, se pueden hacer ejercicios de respiración que, de paso, ayudan a purificar los pulmones y las vías respiratorias. Está recomendada especialmente para disminuir el estrés y el nerviosismo, ya que controla síntomas como la ansiedad, la irritabilidad y los dolores físicos.

  • Siéntate en el suelo, con la espalda erguida y las piernas cruzadas, una sobre la otra.
  • Pon las manos sobre las rodillas, con las palmas hacia arriba, y cierra los ojos.
  • Inhala y exhala suavemente, mientras tratas de relajar la mente al máximo.
  • Conéctate con tu “yo interior”, mientras repites frases positivias que te ayuden a canalizar las malas vibraciones.
  • Repítelo durante 3 o 5 minutos.
  • Asegúrate de que el ambiente sea tranquilo y de que no haya ruidos externos.

3. Hacer una caminata diaria

Caminar

Aquellas personas que no tienen tiempo suficiente para practicar una rutina de ejercicio diaria pueden hacer una simple caminata de 30 minutos. Esta actividad no solo evita caer en el sedentarismo. De paso, mejora la circulación, evita los dolores articulares y libera del estrés. Caminar en lugares tranquilos, como un parque natural o el campo, disminuye la tensión física y mental. También, incrementa la segregación de las hormonas del bienestar.

¿Sientes que no tienes tiempo? Pues, entonces

  • levántate media hora antes de lo acostumbrado y hazte el hábito de caminar.
  • En lugar de usar el transporte habitual, ve caminando a tu lugar de trabajo.
  • Haz caminatas cortas en los tiempos que te queden libres.

4. Evitar los dispositivos electrónicos

Un gran número de personas con trastornos de estrés y ansiedad trabajan de forma constante con dispositivos electrónicos como computadoras y celulares. Afectados también son aquellas que, de alguna forma, son dependientes de estos dispositivos. No podemos negar que estos aparatos se han vuelto parte inseparable de nuestras vidas. Mas, se recomienda limitar su uso para evitar caer en la adicción. He aquí unos consejos que debes seguir en pos de una relación sana con esos aparatos:

  • En lugar de tanto tiempo en redes sociales concéntrate en actividades que te proporcionen placer. Pasear a tu mascota o compartir con tus amigos son solo ejemplos de algunas de ellas.
  • Practica tu deporte favorito en tu tiempo libre.
  • Al llegar a casa después del trabajo, desconéctate y descansa.

Te recomendamos leer: 5 estrategias personales para canalizar y aliviar la ansiedad en 15 días.

5. Alejar a las personas tóxicas

alejar-personas-toxicas

Sin duda, la práctica diaria de hábitos saludables redunda en un aumento de nuestra calidad de vida. Asimismo, la tranquilidad del entorno alimenta al cuerpo sano. De hecho, el estrés y la mala energía muchas veces provienen de las personas que nos rodean. Por eso, es fundamental identificar y alejar a las llamadas “personas tóxicas” que, con sus actitudes, enrarecen el ambiente. Hablamos de los envidiosos, los quejumbrosos y aquellos que no te aportan nada positivo.

¿No has incorporas aún estas técnicas en tu rutina? Pues, empieza a hacerlas parte de tu vida. Notarás cómo te ayudan a transformar el estrés y la mala energía en tranquilidad y bienestar.

  • Folkins, C. H., and Sime, W. E. (1981). “Physical fitness training and mental health”, American Psychologist, 36 (4): 373-389.
  • Márquez, S. (1995). “Beneficios Psicológicos de la Actividad Física”, Rev. De Psicol. Gral. y Aplic., 48 (1): 185-206.
  • Sociedad Española de Toxicomanías (2006). Tratado SET de trastornos adictivos. Buenos Aires: Médica Panamericana.
  • Vattuone, L. (2010). Adolescencia y salud. Buenos Aires: SM.