5 técnicas para relajarte y llevar una vida más tranquila

La actividad física es una de las maneras más cómodas y efectivas de relajarse. Si no te atrae el deporte puede bastar con salir a caminar media hora al día

El estilo de vida moderno, que incluye grandes cargas laborales y uso constante de dispositivos tecnológicos, ha incrementado el número de pacientes con desequilibrios como la ansiedad y el estrés.

Aunque estos trastornos se han vuelto comunes, y su desarrollo varía entre un individuo y otro, los efectos que producen en el bienestar físico y emocional pueden provocar una disminución notable en la calidad de vida.

Debido a esto muchos están buscando técnicas de relajación que, sin mayor esfuerzo o inversión, ayuden a canalizar esas malas energías que aparecen ante diversas situaciones, día a día.

Por fortuna, estas no son difíciles de incorporar en la rutina y, en apenas unos minutos, favorecen la relajación del cuerpo y la mente para llevar una vida más tranquila.

A continuación queremos compartir en detalle las 5 mejores para que no dudes en practicarlas cuando sientas que el estrés y las emociones negativas te invadan.

1. Hacer ejercicio físico

No olvides diseñar una rutina de ejercicio

La práctica diaria de una rutina de ejercicio es uno de los métodos de relajación más eficaces que podemos encontrar.

Además de traer consigo beneficios para la salud física, es una de las terapias que reducen el estrés, la depresión y otros problemas emocionales que surgen ante diversas situaciones de la jornada.

Al hacerlo tenemos la oportunidad de conectar cuerpo y mente, y obtener beneficios en la autoestima, el rendimiento y las hormonas del bienestar.

¿Necesitas más razones?

  • También te ayuda a bajar de peso.
  • Controla el colesterol alto.
  • Promueve la eliminación de toxinas.
  • Te ayuda a mantener la piel radiante.

Ver también: Con estos ejercicios podrás reemplazar los típicos abdominales. ¡Te encantará!

2. Meditar

La meditación es una disciplina que conecta el cuerpo y la mente para transformar las malas vibras en energías saludables.

Durante su práctica se pueden hacer ejercicios de respiración que, de paso, ayudan a purificar los pulmones y las vías respiratorias.

Está recomendada para disminuir el estrés y el nerviosismo, ya que controla síntomas como la ansiedad, la irritabilidad y los dolores físicos.

  • Siéntate en el suelo, con la espalda erguida y las piernas cruzadas, una sobre la otra.
  • Pon las manos sobre las rodillas, con las palmas hacia arriba, y cierra los ojos.
  • Inhala y exhala suavemente, mientras tratas de relajar la mente al máximo.
  • Conéctate con tu “yo interior”, mientras repites frases saludables que te ayuden a canalizar las malas vibras.
  • Repítelo durante 3 o 5 minutos, asegurándote que el ambiente sea tranquilo, libre de ruidos externos.

3. Hacer una caminata diaria

Caminar

Aquellos que no tienen tiempo suficiente para practicar una rutina de ejercicio diaria pueden hacer una simple caminata de 30 minutos.

Esta actividad no solo evita caer en el sedentarismo, sino que, de paso, mejora la circulación, evita los dolores articulares y libera del estrés.

Caminar en lugares tranquilos, como un parque natural o el campo, disminuye la tensión física y mental, e incrementa la segregación de las hormonas del bienestar.

¿Sientes que no tienes tiempo?

  • Levántate media hora antes de lo acostumbrado y práctica este hábito.
  • En lugar de usar el transporte habitual, ve caminando a tu lugar de trabajo.
  • Haz caminatas cortas en los tiempos que te queden libres.

4. Evitar los dispositivos electrónicos

Un gran número de personas con trastornos de estrés y ansiedad trabajan de forma constante con dispositivos electrónicos como las computadoras y celulares.

Los afectados también incluyen a aquellos que, de alguna forma, tienen adicción al uso de estos elementos.

Si bien no podemos negar que se han vuelto parte de nuestra vida, es bueno considerar limitar su uso para no sufrir sus consecuencias.

  • En lugar de gastar tiempo en redes sociales y similares, concéntrate en actividades que te provoquen placer, como pasear a tu mascota o compartir con tus amigos.
  • Práctica tus aficiones o deportes favoritos en el tiempo libre.
  • Al llegar a casa después del trabajo, desconéctate y descansa.

Te recomendamos leer: 5 estrategias personales para canalizar y aliviar la ansiedad en 15 días

5. Alejar las personas tóxicas

alejar-personas-toxicas

Sin lugar a dudas, la práctica diaria de hábitos saludables nos permite lograr una buena calidad de vida, con entornos tranquilos y un cuerpo sano.

No obstante, en ocasiones el estrés y la mala energía proviene de las personas que nos rodean, ya que no todos contribuyen a nuestro bienestar.

  • Es fundamental identificar y alejar las llamadas personas “tóxicas”, dado que sus actitudes impiden trascender y tener un ambiente feliz.
  • Los envidiosos, los quejumbrosos y aquellos que pretenden que te quedes con ellos en su zona de confort no te aportarán nada positivo.

¿Aún no incorporas estas técnicas en tu rutina? Empieza a hacerlas parte de tu vida y descubre cómo te ayudan a transformar el estrés y la mala energía en tranquilidad y bienestar.

 

 

 

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar