5 tips sencillos para eliminar la sal de tu alimentación diaria

5 tips sencillos para eliminar la sal de tu alimentación diaria

El limón o el vinagre pueden ser dos alternativas naturales para eliminar la sal de nuestra dieta y gozar de una mejor salud sin renunciar al sabor

La sal es un alimento muy importante en la cocina, ya que potencia el sabor de nuestros platos y, si elegimos una de calidad, también nos aporta nutrientes beneficiosos para la salud.

No obstante, hay muchas personas que desean reducir o eliminar el consumo de sal y, sin embargo, no quieren renunciar al placer de una comida sabrosa.

En este artículo ofrecemos 5 tips para eliminar la sal de tu alimentación con algunos consejos naturales y manteniendo el sabor de las recetas de siempre. 

Diferenciar la sal común de la sal marina

Diferenciar la sal común de la sal de mesa

Lo primero que debemos saber a la hora de reducir o eliminar la sal de nuestra dieta es que no todas las sales son iguales.

  • La sal común o sal de mesa que es un producto refinado formado por cloruro de sodio. Esta no solamente no nos aporta ninguna propiedad medicinal, sino que puede conllevar algunos efectos negativos para la salud.
  • Por el contrario, tenemos otras sales, como la sal marina, la del Himalaya, la celta, etc. que, aunque deberemos consumirlas en pequeñas cantidades, son alimentos ricos en minerales y oligoelementos muy saludables.

Lee también: 6 hábitos que pueden estar afectando tu salud renal

¿Por qué nos conviene eliminar la sal?

El consumo excesivo de sal común puede acarrear los siguientes efectos en nuestra salud:

  • Retención de líquidos.
  • Hipertensión arterial.
  • Cansancio.
  • Sequedad de la piel.
  • Problemas de riñón.
  • Trastornos cardiovasculares.
  • Sobrepeso.

Es importante conocer estos síntomas para que nos propongamos reducir o eliminar la sal de nuestra alimentación con convicción, de manera progresiva pero definitiva.

1. Condimentar con agua marina

El agua marina es la mejor alternativa a la sal, ya que es un alimento de una gran riqueza nutricional cada vez más popular por sus excelentes propiedades para la salud.

  • Entre otras patologías, el agua de mar nos ayuda a tratar todo tipo de infecciones y enfermedades como la artritis, la osteoporosis, la bronquitis o el asma.
  • A su vez, previene la obesidad y la desnutrición.
  • También regula el sistema digestivo y alcaliniza el organismo, lo cual es una garantía de buena salud.

2. Las algas

Las algas

Otra manera de obtener minerales y oligoelementos, entre otros nutrientes y de dar un toque salado a algunas recetas consiste en añadir algas a nuestros platos de sopa, guisos, arroces, pastas o ensaladas.

Además, cada una de ellas tiene algunas características concretas, adecuadas para diferentes recetas:

  • Wakame: Da cremosidad a las cremas de verduras.
  • Kombu: Ablanda las legumbres con más facilidad.
  • Espagueti de mar: Queda excelente en ensaladas.
  • Dulse: Se elabora con mucha rapidez.
  • Nori: Es el alga para hacer el sushi.

3. El limón

El limón es un alimento medicinal con mucha propiedades para la salud que nos permite potenciar el sabor de los platos y las virtudes de los alimentos.

Un chorro fresco de jugo de limón nos ayuda a reducir la cantidad de sal, así como a facilitar la asimilación de algunos nutrientes como el hierro.

Podemos añadirlo a ensaladas, salsas y vinagretas, sopas, carne y pescado. Lo haremos siempre en el último momento de la cocción, justo antes de consumirlo.

4. El vinagre

El vinagre

El vinagre es un condimento que da un toque agrio a los alimentos, de manera que, en pequeñas cantidades, puede facilitarnos la reducción de la sal en nuestros platos. 

Hay diferentes tipos de vinagre.

  • No obstante, si queremos beneficiarnos de las propiedades medicinales de este alimento, deberemos consumir vinagre puro de manzana sin pasteurizar.
  • Este es el que contiene enzimas y fermentos naturales que no se han perdido en el proceso de elaboración.

El vinagre es, además, muy depurativo, por lo que nos ayuda a eliminar toxinas del organismo.

¿Quieres conocer más? Lee: 3 dietas nocivas para tu organismo

5. Las especias picantes

Por último, las especias picantes son el condimento ideal para reducir o eliminar la sal de nuestras recetas sin perder el sabor.

A continuación destacamos las especias recomendadas:

  • Pimienta negra: Excelente combinación con carnes y pescados. Si la mezclamos con cúrcuma y aceite de oliva multiplicamos sus beneficios medicinales.
  • Pimienta de cayena: Más picante que la pimienta negra pero con muchas propiedades para la salud.
  • Jengibre: Ideal en los platos de carne y pescado. También aumenta su jugosidad y facilita la digestión.

Para introducir el picante en nuestra dieta deberemos hacerlo poco a poco, de manera progresiva, para no sufrir malestares digestivos y acostumbrar a nuestro organismo a estos sabores fuertes.