5 tips para comer legumbres sin que te des cuenta

Elena Martínez · 9 febrero, 2016
¿Sabías que puedes incluir legumbres en tus recetas de bizcochos? Al sustituir la harina normal por harina de garbanzo, además de aportarle un sabor original conseguiremos un extra de proteínas y vitaminas

En este artículo te explicamos cómo comer legumbres sin que casi lo notes, añadiéndolas a todo tipo de recetas, dulces y saladas, que te permitirán consumir este alimento tan saludable y nutritivo de manera habitual.

Descubre cómo puedes hacer recetas tan sorprendentes como aperitivos, bizcochos o crepes con legumbres.

Cómo comer legumbres sin aburrirte

Cómo comer legumbres sin aburrirte

Las legumbres son un tipo de alimento imprescindible para la salud, ya que contienen proteína vegetal y fibra, entre muchos otros nutrientes. Por este motivo es bueno comerlas dos o tres veces por semana.

Hay muchas personas que no las suelen tomar porque les causan gases, no les gustan o tardan en cocinarlas. Sin embargo, en este artículo te enseñamos cómo comer legumbres de una manera mucho más digestiva y atractiva, proporcionándote ideas sencillas para toda la familia.

Lee también: Beneficios de las legumbres y tips para facilitar su digestión

Cremas

¿Cómo comer legumbres si no te gustan? Añadiendo una pequeña cantidad cada vez que preparemos una crema de verduras. De este modo no notarás su sabor y añadirás una buena cantidad de proteína y fibra a la receta, además de darle cremosidad.

Puedes cocer diferentes tipos de legumbres y, cuando estén ya frías, congelarlas en pequeñas bolsitas. De este modo las podrás usar mucho más rápido y con mayor comodidad cada vez que quieras hacen la crema. Una vez batido todo, ni las notarás.

Las cremas de verduras y legumbres son una opción ideal para la cena, en especial si queremos un plato saciante y nutritivo que nos ayude a tener un peso equilibrado.

Nos aportan las cantidades necesarias de hidratos de carbono, proteína y fibra. Si las aliñamos con un chorro de aceite de oliva virgen extra también conseguiremos la cantidad de grasa saludable óptima.

Guisos variados

Guisos variados

Hace unas décadas era muy habitual preparar guisos con los ingredientes que había, que solían ser patata, legumbres, verduras y, cuando se podía, algo de carne.

Las legumbres eran y son un ingrediente barato y muy sano para añadir a nuestros guisos. Hoy en día podemos hacerlos con cereales (arroz, mijo, quinoa, etc.), carne o pescado y diferentes tipos de salsas y especias.

Si añadimos a nuestro guiso un poco de comino facilitaremos la digestión y evitaremos los gases.

Una de las legumbres que mejor quedan en los guisos son los guisantes. Muchas personas consideran a los guisantes como una verdura. Sin embargo, no solamente son legumbres, sino que tienen muchas propiedades y son muy digestivos.

Crema fría de aperitivo

Seguramente hemos oído hablar del hummus, una crema fría de garbanzo que es un aperitivo muy sano y delicioso para acompañar con tostaditas o vegetales crudos cortados en forma de barritas.

Podemos elaborar cremas frías con cualquier legumbre, batiéndolas bien y añadiéndoles los siguientes ingredientes:

  • Jugo de limón.
  • Ajo.
  • Sal marina fina.
  • Vinagre.
  • Comino en polvo.
  • Pimentón.
  • Aceite de oliva.
  • Agua (si queremos una textura más líquida).

La receta original de hummus también lleva tahín (crema de sésamo) para darle un toque de sabor y mucha más cremosidad. También podemos añadirlo a nuestras recetas personalizadas.

Bizcochos

Bizcochos

¿Qué tiene que ver un bizcocho con legumbres? Las personas que no pueden comer gluten lo saben muy bien, ya que es posible hacer un bizcocho con garbanzos o judías azuki en vez de harina.

El secreto está en añadir también chocolate fundido a la masa, para disimular el sabor de las legumbres, y batirlo todo bien. El resultado será un delicioso bizcocho de chocolate mucho más nutritivo y saludable.

Este dulce es ideal para tomar como desayuno o merienda.

Visita este artículo: 2 recetas de bizcocho para diabéticos

Crepes saladas

La harina de garbanzo, que podemos comprar en muchos supermercados, tiene la ventaja de que no necesita que se le añada huevo a la hora de realizar muchas recetas. De hecho, en muchas recetas veganas se usa precisamente por este motivo.

Esta harina es excelente para rebozar y para preparar unas sencillas crepes saladas.

Solo tenemos que mezclar bien la harina de garbanzo con agua suficiente para que quede una textura líquida, pero con consistencia, y hacerlas a la sartén con unas gotas de aceite.

Si queremos darle un toque de sabor a la masa podemos añadirle un poco de curry, pimentón o finas hierbas, además de la sal.

Podemos preparar deliciosas crepes saladas con queso, aguacate, atún, huevo duro, mahonesa, etc.