5 tips para controlar la taquicardia

Para prevenir y tratar la taquicardia es necesario mejorar al 100% el estilo de vida. Hoy te contamos qué medidas puedes tomar.

Sentir el ritmo cardíaco acelerado puede ser un motivo de preocupación. De hecho, si el síntoma se vuelve recurrente, es primordial solicitar exámenes médicos para determinar si se debe a un problema mayor. ¿Cómo se puede controlar la taquicardia?

Pues bien, aunque es determinante seguir las recomendaciones médicas, hay algunos hábitos y remedios caseros que pueden facilitar su alivio. Recordemos que esta condición se origina cuando los latidos del corazón van más rápido de lo normal, acompañándose con mareos, nervios y fatiga.

Puede producirse por un estado de mucha ansiedad y estrés, pero también es una señal de alerta de enfermedades cardiovasculares como cardiopatías, insuficiencia cardíaca o descontroles de la presión arterial. Descubre cómo sobrellevarlo.

Consejos para controlar la taquicardia

Los métodos naturales para controlar la taquicardia seguirán vigentes como complemento para contrarrestar sus síntomas. Aunque es necesario acudir al médico para llevar un control del mismo, aplicar estas recomendaciones controla y evita las crisis.

1. Consumir alimentos ricos en potasio

potasio para controlar la taquicardia

Como en cualquier tratamiento natural, la alimentación es la base. En el caso particular de la taquicardia se recomienda incrementar el consumo de fuentes de potasio. Esto se debe a que la deficiencia de este mineral es uno de los detonantes de dificultades cardíacas.

Algunos alimentos que lo aportan son:

  • Plátano
  • Manzana verde
  • Aguacate
  • Coco
  • Melón
  • Tomate
  • Avena
  • Semillas y frutos secos
  • Legumbres

2. Preparar infusiones naturales

Hay una amplia variedad de plantas que permiten controlar la taquicardia de forma natural. Sus principios activos optimizan la circulación de la sangre y, a su vez, contribuyen a regular la actividad del sistema nervioso. Elige alguna de las siguientes opciones:

  • Melisa o toronji
  • Valeriana.
  • Tila
  • Pasiflora o pasionaria

¿Cómo prepararla?

Vierte una cucharadita de la planta elegida en una taza de agua hirviendo. Posteriormente, tápala y espera que repose 10 minutos. Para terminar, fíltrala con un colador y consúmela. De modo opcional la puedes endulzar con stevia o miel de abejas.

Descubre: Arritmia cardíaca: síntomas y consecuencias

3. Hacer un masaje de pecho

Los efectos terapéuticos de los masajes de pecho son ideales para controlar la taquicardia en un momento de ansiedad. Se recomienda utilizar un aceite esencial con propiedades aromáticas y relajantes para potenciar sus efectos.  Se realiza de la siguiente forma:

  • Tumbados boca arriba, preferiblemente en el sofá o en la cama, pondremos la mano sobre nuestro pecho desnudo.
  • Presionaremos ligeramente con la palma de la mano sobre la piel para que el masaje no sea superficial, sino que podamos movilizar un poco el tejido que hay sobre las costillas.
  • Realizaremos círculos como si tuviéramos un reloj en el pecho, siguiendo lentamente el sentido de las agujas.
  • Lo repetiremos durante unos 5 minutos, o hasta que lo necesitemos. Evitaremos levantarnos de golpe.

4. Evitar la ingesta de estimulantes

Una de las causas principales de taquicardias es el consumo habitual de alimentos y sustancias estimulantes. Si bien muchas personas lo ignoran, ciertas sustancias incrementan la frecuencia de los latidos del corazón. Algunas de las más comunes son:

  • Té negro
  • Tabaco
  • Bebidas alcohólicas
  • Bebidas a base de cola
  • Café
  • Bebidas energéticas

5. Hacer ejercicio físico

Para nadie es un secreto que el ejercicio físico tiene múltiples beneficios sobre la salud cardiovascular. Por eso, no es raro que se recomiende como medida para controlar la taquicardia. De hecho, es uno de los complementos a los tratamientos médicos y la dieta.

La práctica de este hábito mejora la circulación de la sangre y fortalece el músculo cardíaco. Asimismo, favorece la reducción del colesterol alto y la presión arterial. Entre otras cosas, ayuda a prevenir el sobrepeso y obesidad, factores vinculados con el riesgo cardiovascular.

Algunas opciones para practicarlo son:

  • Yoga y Pilates
  • Caminar por lo menos 20 minutos
  • Hacer una rutina de gimnasio
  • Practicar natación
  • Montar bicicleta

Quizá te interese: Desfibrilación y cardioversión eléctrica

Consejo extra: aprovechar el agua fría

El agua fría tiene efectos terapéuticos que le aportan interesantes beneficios al organismo. No solo incrementa la sensación de energía, sino que reactiva la circulación de la sangre y regula la temperatura corporal. Por eso, se puede aplicar como aliada contra la taquicardia.

Para este caso en particular, aplica un chorro de agua fría sobre la cara y los ojos durante 10 segundos. Si estás ante una crisis de aumento de la frecuencia cardíaca, opta por mojar los brazos con agua fría o aplicar una compresa en la zona del corazón.

¡Para tener en cuenta!

La mayoría de los casos de taquicardia o palpitaciones no se consideran graves, ni escoden una enfermedad mayor. Ahora bien, si el síntoma es persistente o aparece de manera intermitente, lo mejor es pedir un chequeo médico.