5 tips para controlar la taquicardia

Elena Martínez 30 abril, 2015
Para prevenir la taquicardia aplicaremos un chorro de agua fría sobre la cara y los ojos durante unos 10 segundos. Si estamos en un momento de aumento de la frecuencia cardiaca, podemos mojarnos los brazos con agua fría.

Cuando el ritmo cardiaco es irregular o más rápido de lo normal decimos que sufrimos taquicardia. Los latidos del corazón, que aumentan su frecuencia hasta más de 100 por minuto, pueden ir acompañados de otros síntomas, como náuseas, nerviosismo y sudor excesivo.

En este artículo compartimos algunos tips para aprender a controlar la taquicardia, tanto en el momento preciso en que la sufrimos como con un tratamiento a largo plazo.

Alimentos ricos en potasio

Como en cualquier tratamiento natural, la alimentación es la base. Siempre que tengamos algún problema de salud posiblemente tendremos que cambiar algunos hábitos alimenticios. En el caso del corazón suele haber una deficiencia de un mineral, el potasio, por lo que recomendamos aumentar el consumo de los alimentos que lo contengan:

  • Plátano.
  • Manzana verde.
  • Aguacate.
  • Coco.
  • Melón.
  • Tomate.
  • Arroz integral.
  • Avena.
  • Semillas.
  • Legumbres.
  • Setas.

manzana peladura torbakhopper

Infusiones para el corazón

Las plantas medicinales con propiedades calmantes o ligeramente sedantes nos ayudarán a relajarnos. Elegiremos entre una de las siguientes:

Podemos prepararnos una infusión, endulzarla con un poco de estevia o miel de azahar e ir tomando pequeños sorbos cuando todavía esté caliente.

Estas infusiones nos ayudarán puntualmente, en el momento que sintamos la irregularidad cardiaca. De manera continuada podemos tomar infusiones de espino blanco, una planta excelente para problemas cardíacos y circulatorios, y de hojas de olivo, un protector cardiovascular que ayuda a mejorar las arritmias, a reducir la hipertensión y a dar una mayor flexibilidad a las arterias.

infusion Christian Kaden

Automasaje en el pecho

El masaje tiene efectos relajantes casi inmediatos, tanto si nos lo realizamos nosotros mismos como si nos lo realiza una persona de nuestra confianza.

  1. Tumbados boca arriba, preferiblemente en el sofá o en la cama, pondremos la mano sobre nuestro pecho desnudo.
  2. Presionaremos ligeramente con la palma de la mano sobre la piel para que el masaje no sea superficial, sino que podamos movilizar un poco el tejido que hay sobre las costillas.
  3. Realizaremos círculos como si tuviéramos un reloj en el pecho, siguiendo lentamente el sentido de las agujas.
  4. Lo repetiremos durante unos 5 minutos, o hasta que lo necesitemos. Evitaremos levantarnos de golpe.

Fuera los estimulantes perjudiciales

El consumo habitual de alimentos y sustancias estimulantes aumenta la frecuencia de los latidos del corazón. Por estimulantes nos referimos al café, en especial si es torrefacto, las bebidas a base de cola y otras bebidas como el alcohol, el té negro o el tabaco.

Si tomamos esos alimentos porque nos gustan, intentaremos buscar alternativas similares que sean saludables, como el café de cereales, los jugos naturales, la cerveza sin alcohol, el té blanco o el té verde, etc.

En cambio, si las tomamos porque nos sentimos agotados o con falta de vitalidad, optaremos por otros alimentos que no afecten a la salud de nuestro corazón, como los frutos secos, las semillas, los batidos, la espirulina, la maca, la levadura de cerveza, etc.

jugo de zanahoria Food Thinkers

Que no falte el ejercicio físico

El ejercicio físico es la mejor manera de regular nuestro organismo cuando este sufre algún tipo de desequilibrio. Tanto si nos gusta más el ejercicio relajante como el yoga, el taichi o pasear, como si preferimos el ejercicio intenso, es importante que lo realicemos cada semana, al menos dos o tres veces.

No debe ser un sacrificio que nos cause disgusto. Por eso es fundamental elegir bien la actividad que queremos hacer, solos o acompañados.

Es importante destacar que, según la medicina tradicional china, la hora de máxima actividad del corazón es de las 11 a las 13 horas, por lo que recomendamos no realizar ejercicio físico intenso en este horario de la mañana.

Benefíciate del agua fría

El agua es un elemento natural y saludable que debemos conocer mejor para beneficiarnos de sus excelentes y económicas propiedades. La clave está en saber jugar con su temperatura, la cual provoca diferentes efectos en nuestro organismo.

Para prevenir la taquicardia podemos aplicar varias veces al día, como prevención, un chorro de agua fría sobre la cara y los ojos durante unos 10 segundos. Si estamos en un momento de aumento de la frecuencia cardiaca, podemos mojarnos los brazos con agua fría, o bien, aplicar una compresa fría sobre la zona del corazón.

 

Imágenes por cortesía de torbakhopper, Christian Kaden y Food Thinkers.

Te puede gustar