5 tips para cuidar el pelo de tu bebé

El cabello del bebé es frágil y delicado y cuidarlo no tiene por qué ser complicado. Una rutina de lavado con champú neutro y secado es suficiente para que poco a poco crezca sano y fuerte.

Cuidar el pelo de tu bebé es muy fácil y sencillo. Forma parte de las rutinas de higiene y cuidado de tu hijo desde el mismo día que llega a tus brazos. Así haya nacido con mucho cabello o exhibiendo un luminosa calvicie, cabellos y cuero cabelludo constituyen una zona que hay que cuidar con la sutileza típica de los tratos que recibe el bebé.

Lo más importante dentro de las medidas que sigas para cuidar el pelo de tu bebé es preservar su salud. Esto con el fin de que en un futuro muy próximo crezca una sana y frondosa cabellera, sin que se desarrollen alergias u otro tipo de problemas comunes del cuero cabelludo.

Lo básico para cuidar el pelo de tu bebé

Artículos para el bebé.

El cabello del bebé es muy suave y delicado como todo en su cuerpo. Unos bebés nacerán con más cabello, otros apenas exhibirán unas pelusas. Todo tiene que ver con la genética que heredó de sus padres. A continuación te explicamos los tips fundamentales para cuidar el pelo de tu bebé.

Lee este artículo: Los cuidados en los primeros meses del bebé

1. Lava con los productos adecuados

Hay que lavar el cabello del bebé con los productos adecuados. Estos suelen ser champús o geles con pH neutro, para evitar alergias, irritaciones o picazón si cae en los ojos de tu hijo. Desde el primer día en que el bebé llega al hogar, la rutina del baño debe incluir el lavado del cabello y del cuero cabelludo.

Aunque el bebé no produce sebo, ya que este aparece a partir de la pubertad, la zona suda, se impregna del sudor y la suciedad de las manos de los adultos que lo tocan. Además, también está expuesta a agentes externos como la polución.

Para cuidar el pelo de tu bebé puedes lavarlo a diario o espaciar el lavado dos o hasta tres días, pero trata de que no sean muchos más. Aunque tu hijo esté en el grupo de los que tienen poco o casi ningún cabello, igualmente debes lavar el área con el champú neutro. Es parte de los cuidados básicos.

2. Atención con la costra láctea

Bebé riéndose.

La costra láctea es común en bebés recién nacidos y puede durar hasta los 3 años. A pesar del nombre que tiene, no está relacionada con el consumo de leche, la alimentación o la higiene del bebé. Es una dermatitis seborreica infantil que se presenta como escamas o costras en el cuero cabelludo, sin comezón.

No es contagiosa, no se le considera una enfermedad y, de hecho, tiende a curarse espontáneamente. En ocasiones al caer las escamas pueden traer consigo algunos cabellos de tu bebé. Hay que evitar ser agresivos en el tratamiento de la costra láctea.

Se puede cepillar el área con un cepillo de cerdas suaves después del baño. Asimismo, se puede masajear el cuero cabelludo con aceite de almendras o de oliva por unos minutos antes del baño. En lo que se ablanda la costra se lava la cabeza del bebé con una esponja. No hay que intentar arrancarla de una sola vez, sino poco a poco.

3. Desenreda y seca bien

Desenredar el cabello forma parte de los tips para cuidar el pelo de tu bebé. Este se les puede enredar, debido a que están la mayor parte del tiempo acostados.

Con un cepillo de cerdas suaves hay que cepillar el cabello del bebé. Evita tirar en exceso del cabello y que el niño sienta dolor. La idea es que el cepillado no se convierta en un momento desagradable para tu hijo. Asimismo, hay que secar bien el cabello después del baño, sobre todo si lo vas a acostar a dormir justo después.

Si después del lavado el pelo de tu bebé se enreda quizás debas incluir un poco de acondicionador a la rutina del baño. Lava con champú el cuero cabelludo y aplica un poco de acondicionador en las puntas. También hay cremas para peinar concebidas especialmente para bebés.

4.  Evita sujetadores, gomas o gorras

Las madres de toda niña sueñan con el día en que llenarán la cabellera con lazos, gomas y similares. Eso llegará a su debido momento. Mientras es bebé, evita amarrar el cabello mientras esté húmedo. Si tienes un bebé varón y acabas de bañarlo, evita ponerle gorras o sombreros si el cabello aún está mojado.

El cabello del bebé suele ser muy fino y cualquier accesorio que retenga la humedad puede maltratarlo. Igual ocurre con las gomas muy ajustadas, que tenderán a romperlo. Esta recomendación es necesaria incluso cuando ya han crecido.

Descubre: Consejos para que el cabello de tus hijos crezca fuerte y bonito

5. El primer corte

Madre con su bebé desnudo envuelto en una manta.

El cabello del bebé empezará a crecer después de nacer y en cualquier momento hará falta darle su primer corte para emparejar las puntas y el flequillo. Lo ideal es precisar cuál es el mejor momento para hacerlo. Después del baño es un gran momento porque está relajado.

Como pasan mucho tiempo acostados, es posible que algunos bebés pierdan cabello en alguna parte de la cabeza. Entonces quizás la mejor forma de emparejarlo sea raparlo para que crezca de forma uniforme.

En el caso de que optes por afeitar la cabeza de tu bebé, lo ideal es utilizar una máquina eléctrica. Evita utilizar afeitadora con hojillas filosas en la cabeza de tu bebé. En todo caso, no rapes el cabello de tu bebé creyendo que así crecerá más abundantemente o más grueso. Eso es un mito que en nada se corresponde con la realidad.

Detalle final

Haz que el momento del lavado, secado y cepillado del cabello sea divertido para tu bebé. En ningún caso fuerces una situación que haga que sienta malestar o dolor. Las situaciones negativas hacen mella en el niño y pueden convertir el momento del baño y el cepillado en una tortura.

Tampoco se trata de que el niño o la niña anden con una cabellera indomable. Con paciencia y cariño controlarás esas hermosas melenas. Con estos tips para cuidar el pelo de tu bebé, crecerá sano y fuerte.