5 tips para desinflamar el vientre

¡Qué sensación tan molesta y desagradable, la de tener el vientre hinchado! Los problemas intestinales son bastante habituales por diversas causas. Las más comunes son el estreñimiento y parásitos intestinales, los cuales inflaman los intestinos y nos causan un gran malestar.

En este artículo compartimos algunos tips imprescindibles para combatir esa inflamación con remedios caseros y naturales.

Cataplasmas de arcilla

Los milagros de la arcilla para la salud y la belleza han sido destacados en muchas ocasiones. La arcilla tiene la propiedad de desinflamar, absorber sustancias tóxicas y aportar minerales a través de los poros de la piel.

El cataplasma de arcilla lo aplicaremos como mínimo media hora y como máximo toda la noche, que es la manera más efectiva de usarlo.

  1. Mezclaremos arcilla en polvo, de venta en parafarmacias y herbolarios, con la cantidad necesaria de agua, que nos permita obtener una textura espesa pero que se pueda untar con facilidad. No usaremos utensilios de plástico ni de metal, sino que elegiremos los que sean de cristal, cerámica o madera.
  2. Aplicaremos el cataplasma en el vientre, con aproximadamente medio centímetro de grosor, y lo cubriremos con un trapo. Encima nos abrigaremos con una manta para facilitar el calor localizado.
  3. Cuando hayamos terminado nos quitaremos la arcilla con agua tibia.

barriga vientre Filip Bunkens

Enema de manzanilla

Los enemas son un remedio tradicional que consiste en aplicar agua o una infusión medicinal directamente en el intestino, a través del ano. De esta manera promoveremos la expulsión de las heces y a la vez permitiremos el beneficio directo de las propiedades de esas plantas en nuestro intestino. En este caso, elegimos la manzanilla por ser antiinflamatoria.

Para aplicarlos necesitaremos un irrigador o una pera de goma. Se venden en farmacias.

Necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • Un litro de infusión de manzanilla.
  • El zumo de un limón.
  • Una cucharada pequeña de sal marina (6 g)
  • Un litro de agua hervida.

¿Cómo lo hacemos?

  1. Deberemos introducirnos estos dos litros de líquido con la ayuda de la cánula del irrigador o la pera, previamente lubricada con un poco de aceite.
  2. Lo haremos lentamente y deteniéndonos cada vez que lo necesitemos.
  3. Deberemos aguantar el máximo posible a pesar de sentir ganas de evacuar.
  4. Evacuaremos si la sensación es muy molesta o dolorosa, o bien al cabo de diez minutos.
  5. Lo repetiremos hasta que hayamos utilizado todo el líquido.

manzanilla Chickens in the Trees

Masajes con aceites

En algunos casos la inflamación del vientre está relacionada con cuestiones emocionales o bien situaciones de estrés o nerviosismo. Cuando queremos tratar la parte física pero también la parte emocional, lo más adecuado son los masajes, que pueden ser realizados por otras personas o por nosotros mismos.

Con la ayuda de un poco de aceite (de oliva, almendra, coco, etc.) nos masajearemos suavemente el vientre, siguiendo la dirección del intestino.

Lo podemos hacer dos o tres veces al día, evitando los momentos de la digestión.

Beber mucha agua

Aunque pueda sorprendernos, uno de los remedios más sencillos, baratos y eficaces para limpiar nuestro organismo es beber agua con el estómago vacío. Del mismo modo, para desinflamar el intestino también deberemos beber entre un litro y medio y dos litros de agua al día, fuera de las comidas, para expulsar la acumulación de desechos.

Las personas que se alimentan de manera equilibrada también deberán seguir esta recomendación, ya que un exceso de fibra en la alimentación, sobre todo si es salvado añadido a los alimentos, también puede inflamar el intestino por la falta de agua.

agua Gabriele Diwald

Cuidado con los laxantes

Las personas que utilizan habitualmente laxantes deben saber que están causando una inflamación continuada del intestino que, a la larga, puede empeorar los problemas que ya tengamos, como pueden ser el estreñimiento o la parasitosis.

Estos laxantes destruyen la flora intestinal, la cual es imprescindible para un buen equilibrio intestinal.

Los laxantes más agresivos son los de origen químico, pero algunos naturales como la cáscara sagrada, la frángula o el sen también resultan muy irritantes, por lo que deben ser usados muy puntualmente.

En cambio, recomendamos dar preferencia a estos otros remedios naturales, los cuales podemos usar con más regularidad sin los efectos secundarios de los anteriores:

  • Semillas de lino.
  • Ciruelas pasas.
  • Agua de mar.
  • Cloruro de magnesio.

Además, después de purgarnos, deberemos tomar un suplemento de Lactobacillus para recuperar la flora bacteriana.

Imágenes por cortesía de Filip Bunkens, Chickens in the Trees y Gabriele Diwald

Te puede gustar