5 tips para detectar intolerancia a la lactosa en los niños

La intolerancia a la lactosa no suele presentarse en los niños puesto que, desde el nacimiento, su organismo cuenta con la suficiente lactasa. No obstante, existen algunas causas por las que un pequeño puede padecer este problema.

La intolerancia a la lactosa en los niños es un problema digestivo. Aunque no se clasifica como un trastorno mortal, sí afecta la calidad de vida de los pequeños, incluyendo su desempeño escolar y deportivo.

Qué es la lactosa

La lactosa es un azúcar compuesto por dos monosacáridos: glucosa y galactosa. Aunque es el principal carbohidrato en la leche, también se encuentra en productos derivados como el yogur, queso o la mantequilla, entre otros.

Ya en el organismo, el cuerpo absorbe la lactosa en el intestino delgado mediante lactasa activa. Esta sustancia, a su vez, separa los dos monosacáridos para que puedan ser procesados. Sin embargo, cuando no existe lactasa suficiente para realizar este proceso, o bien la leche tiene un alto contenido proteico, el organismo no puede absorber la lactasa, lo cual genera los molestos síntomas en el cuerpo.

Causas de la intolerancia a la lactosa en los niños

La intolerancia a la lactosa suele tener diversas causas. En primer lugar, puede manifestarse debido a la ausencia relativa o total de la actividad lactasa en niños de entre 2 y 7 años de vida. Esta condición se determina genéticamente o por herencia.

En segundo lugar, la intolerancia a la lactosa se presenta debido a una lesión de la mucosa intestinal.Como resultado, provoca la disminución de la actividad de la enzima lactasa. Esto, a su vez, desencadena otras enfermedades como la gastroenteritis, la remoción del intestino e incluso enfermedad celiaca. Aunque esta modalidad de intolerancia a la lactosa se presenta a cualquier edad, es más frecuente en los pequeños.

En tercer lugar, la intolerancia a la lactosa puede originarse debido a un trastorno genético. Esta condición ocasiona la reducción o ausencia de lactasa desde el nacimiento y se mantiene durante toda la vida. Dicha deficiencia congénita, aunque es muy rara, puede tener graves consecuencias en la salud de los niños.

Tips para detectar intolerancia a la lactosa en los niños

Es importante señalar que los síntomas de este trastorno dependen también de otros factores. Entre ellos figuran la cantidad de esta que se consume, la forma en que se ingiere y el grado de deficiencia de lactasa de cada pequeño.

Junto con las causas, estos tres puntos son muy importantes para detectar dicha intolerancia a la lactosa en los niños. No obstante, a continuación, te compartimos una serie de señales que te ayudarán en dicha tarea.

Te puede interesar: 8 trucos para calmar los cólicos del bebé

1. Tu pequeño siente dolor en la zona abdominal

Uno de los síntomas más frecuentes es el dolor abdominal, seguido por sensación de aumento de volumen en la región y flatulencias. Estos efectos se generan por la fermentación en el colon de la lactosa que el organismo no puede absorber, así como por el exceso de gases, líquidos o sólidos.

Si notas que el pequeño tiene dolores parecidos a cólicos intermitentes, de duración corta, después de algunos minutos u horas de haber consumido leche o productos lácteos, al igual que ruidos abdominales, es probable que tu pequeño padezca intolerancia a la lactosa.

2. Sufre de náuseas o vómitos

Las náuseas se presentan con una alta probabilidad, en cerca del 78 % de los casos de intolerancia a la lactosa en los niños. Aunque es un síntoma aparentemente insignificante, puede afectar la salud de tu pequeño al disminuir su apetito y tener como repercusión la pérdida de peso y desnutrición.

Se debe señalar que el objetivo de las náuseas y vómitos es proteger al cuerpo ante agentes patógenos; en este caso, de la imposibilidad del organismo para procesar la lactasa.

Así pues, lejos de ser un síntoma maligno, las náuseas son un indicativo de que el cuerpo del pequeño lucha para establecer de nuevo el equilibrio. No obstante, es importante la atención médica en esta situación.

3. Presencia de diarrea

Otro de los signos que se presentan en caso de intolerancia a la lactosa en los niños es el desecho de materia fecal blanda o diarrea acuosa con gases. De hecho, la incidencia diarrea en estos casos suele oscilar el 70 %. Así que, definitivamente, es otra señal en conjunto para sospechar de este padecimiento en los pequeños.

Es importante señalar que la diarrea aparece debido a la incapacidad del flujo sanguíneo para absorber agua; pues, en lugar de que las moléculas de agua circulen normalmente, el exceso de lactosa provoca que sean absorbidas por el intestino.

Por lo tanto, para remediar la diarrea y favorecer la mejor absorción de agua, será necesario reducir la ingesta de productos derivados de la leche.

Porque su salud es importante: Diarrea en los niños: ¿cómo tratarla?

4. Antecedentes familiares

Como se mencionaba al inicio, existe la probabilidad de que la intolerancia a la lactosa sea una condición hereditaria. Para detectar este problema puedes preguntar a tus familiares cercanos si tienen problemas para digerir la leche o sus derivados. Si es así, entonces este factor se suma a los síntomas que presenta el pequeño al consumir lactosa.

Por otra parte, debes tener cuidado con esta pauta, ya que algunas veces no es posible asegurar el resultado de esta manera. Según los especialistas, más del 75% de la población mundial padece esta intolerancia; Se excluye a las personas con ascendencia del norte de Europa, quienes pueden digerir bien los lácteos hasta la edad adulta.

5. Realiza la prueba de las dos semanas

Otro tip importante es suprimir de la dieta de los niños los alimentos que contengan lactosa. Elimina los productos que contengan entre sus ingredientes:

  • Lactosa
  • Suero lácteo
  • Cuajadas
  • Productos derivados de la leche
  • Sólidos de leche en polvo
  • Leche en polvo descremada

Si notas mejoría, es muy probable que tu pequeño padezca este trastorno digestivo. No obstante, en muchos de los casos, la intolerancia es un problema temporal. Así pues, con el tiempo es posible reincorporar la lactosa en pequeñas cantidades a la dieta del pequeño.

Esperamos que estos 5 tips para detectar intolerancia a la lactosa en los niños hayan sido de utilidad. Sin embargo, si tienes la sospecha de que tu hijo padece este trastorno digestivo, te sugerimos consultar con un especialista en el tema. Él podrá analizar su historia clínica, así como realizar pruebas de diagnóstico específicas para detectar esta condición.