5 tips para disfrutar de una sexualidad plena y segura

Raquel Lemos Rodríguez · 7 junio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 1 abril, 2019
Atrévete a disfrutar de una sexualidad sin preocuparte por nada. Presta atención a estos consejos. ¿Los habías tenido en cuenta?

Disfrutar de una sexualidad plena y segura está al alcance de todo el mundo. Sin embargo, para conseguirlo es necesario tener presentes una serie de consejos de los que, tal vez, nos hemos olvidado. Por eso, a lo largo de este artículo hemos recopilado 5 claves para que disfrutes de una sexualidad mucho mejor.

Cuidar de nuestra sexualidad y vivirla de una manera saludable es muy importante para sentirnos bien. Pero, a veces, no sabemos qué debemos tener en cuenta para conseguir esto. A continuación, descubrirás algunos consejos fundamentales.

¿Cómo disfrutar de una sexualidad plena y segura?

Como bien señala el artículo Abordaje de la sexualidad en la adolescencia, la sexualidad es parte de nuestra personalidad. Por esta razón, cada uno de nosotros la expresa de una manera diferente. No obstante, existen consejos que pueden ser aplicados en todos los casos.

Algunos de ellos son muy importantes que los tengamos en cuenta, dado que la irresponsabilidad en estos casos puede comprometer gravemente nuestra salud.

1. Protege tu salud

Pareja con preservativo: disfrutar de una sexualidad plena y segura
Las Infecciones de Transmisión Sexual son un grave problema de salud sexual que predominan en los grupos más jóvenes.

Este es uno de los primeros puntos importantes para disfrutar de una sexualidad plena y segura. Se trata de protegernos frente a las posibles infecciones o enfermedades de transmisión sexual que, en la actualidad, afectan a un gran porcentaje de la población.

De hecho, como señala el artículo La vigilancia y el control de las infecciones de transmisión sexual: todavía un problema pendiente, el VPH o Virus del Papiloma Humano cada año afecta a miles de personas. Esto es grave, ya que hay una cepa de este virus que provoca cáncer de útero.

2. Conoce tu cuerpo para disfrutar de una sexualidad plena y segura

Para disfrutar de una sexualidad plena es imprescindible que conozcamos nuestro cuerpo. Esto incluye nuestros genitales. Nos sorprendería saber cómo muchas personas nunca se han mirado sus propios genitales y, mucho menos, los han tocado.

Masturbarse, tocarse y verse es una manera saludable de conocer nuestro cuerpo para saber qué nos gusta, qué no y descubrir nuevas formas de placer. Esto nos permitirá disfrutar más de las relaciones sexuales.

Quizá te interese: Los beneficios de la masturbación para tu cuerpo y mente

3. Utiliza métodos para prevenir embarazos

Mujer con píldora anticonceptiva y preservativo
Los métodos anticonceptivos suponen una mejora de las relaciones sexuales para disfrutar de ellas sin riesgos.

Si no deseamos tener un hijo y tan solo queremos disfrutar de una sexualidad plena y segura es imprescindible utilizar métodos para prevenirlo. La píldora es muy efectiva y, combinada con el preservativo (que nos ayuda a prevenir el contagio de ETS o ITS), formarán un cóctel que nos permitirá centrarnos solo en disfrutar del momento.

Recomendamos siempre consultar con el médico la opción anticonceptiva que mejor puede funcionar en nuestro caso. Puede que un método nos vaya mejor que otro. En el caso de que queramos tener un bebé, tan solo debemos dejar de utilizar el método anticonceptivo escogido.

4. La comunicación es esencial

El cuarto de los consejos para disfrutar de una sexualidad plena y segura está en comunicarse adecuadamente. Si preferimos cambiar de postura o que nos toquen en otro lugar podemos decirlo, es más, debemos comunicarlo.

Esto nos permitirá disfrutar de una relación sexual mucho más placentera. Cuando sabemos lo que nos gusta y lo expresamos, sin duda, las cosas cambian. Además, aprenderemos a expresar con asertividad lo que queremos, algo que será muy beneficioso en otros ámbitos de nuestras relaciones.

Quizá te interese: Hablar durante el sexo: Entérate porque es bueno

5. Juega y experimenta

Lubricante y juguetes sexuales
Para aportar un plus a la excitación sexual podéis emplear juguetes sexuales o lubricantes que incrementen la libido.

Para disfrutar de una sexualidad plena es muy positivo jugar y experimentar con cosas completamente nuevas. Una de las formas más sencillas de hacer esto es optar por juguetes sexuales que pueden aportar esa chispa dentro de la relación tan necesaria.

A veces, esto puede darnos vergüenza o hacernos sentir mucha inseguridad. Si esto sucede, debemos revisar nuestra autoestima. En ocasiones, los inconvenientes para disfrutar de una sexualidad plena vienen dados por no sentirnos bien con nuestro cuerpo. Esto es necesario ponerlo en conocimiento de un profesional.

Esperamos que estos 5 consejos para disfrutar de una sexualidad plena y segura te hayan permitido prestar atención a determinados aspectos que, quizás, pasabas por alto. La comunicación, utilizar preservativos, cuidar nuestra autoestima y conocer nuestro cuerpo serán lo que nos garanticen una sexualidad saludable.

¿Ya disfrutas de una sexualidad plena y segura? ¿En qué aspecto de los mencionados nunca te habías detenido a pensar? Escucha tu cuerpo, descúbrelo y disfruta siempre de forma segura de tu sexualidad sin barreras y sin inseguridades.

  • Álvarez de la Cruz, Caridad. (2010). Comunicación y sexualidad. Enfermería Global, (19) Recuperado en 29 de marzo de 2019, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1695-61412010000200018&lng=es&tlng=es.
  • Calero Yera, Esmeralda, Rodríguez Roura, Sandra, & Trumbull Jorlen, Aniocha. (2017). Abordaje de la sexualidad en la adolescencia. Humanidades Médicas17(3), 577-592. Recuperado en 29 de marzo de 2019, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-81202017000300010&lng=es&tlng=es.
  • Montero V, Adela. (2011). Educación sexual: un pilar fundamental en la sexualidad de la adolescencia. Revista médica de Chile139(10), 1249-1252. https://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872011001000001